jueves, 2 de abril de 2009

Pecados Contra el Espíritu Santo

Por Edwing López

En mi último mensaje, compartí con ustedes acerca de “La Blasfemia contra el Espíritu Santo.” Hoy estaré compartiendo sobre otros pecados que se pueden cometer contra el Espíritu Santo.

Otro pecado es: RECHAZANDO AL ESPÍRITU SANTO.....

Hechos 7:51 “Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros.”

Este es el pecado de rechazo y es cometido por el pecador cuando el Espíritu Santo trata con él. Cuando esto sucede, ya no hay esperanza de salvación para él. El Espíritu de Dios no contenderá con el hombre para siempre (Génesis 6:3).

La historia del pueblo de Israel nos enseña que en repetidas veces el pueblo rechazó y se negó a obedecer a su Dios y a su Palabra revelada. En vez de someterse al Espíritu de Dios, lo rechazaron, y sus corazones se volvieron a los caminos y costumbres de las naciones impías alrederdor de ellos. También mataron a los profetas que los llamaron al arrepentimiento.Eso es lo que significa rechazar al Espíritu Santo. Nosotros como la iglesia de Jesucristo bajo el nuevo pacto (Israel espiritual) tenemos que tener cuidado de no cometer el mismo error de Israel bajo el antiguo pacto. Cuando los creyentes de la iglesia de Jesucristo se alejan de Él y de Su Palabra, y ya no quieren escuchar Su Voz, es ahí cuando se está rechazando al Espíritu Santo.

Otro pecado es: DESPRECIANDO AL ESPÍRITU SANTO....

Hebreos 10:29 ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?

Cuando usted estudia el contesto de este capítulo diez de Hebreos, aclara que este pecado es cometido por el descarriado. El siente desprecio por lo que Dios ha hecho por él. Este pecado se puede ilustrar con el de Esaú. Despreció su primogenitura y por lo tanto no hayó lugar de arrepentimiento (Hebreos 12:17). El descarriado que ha cometido este pecado nunca podrá ser restaurado.

Seguir pecando deliberadamente después de recibir el conocimiento de la verdad, es despreciar la sangre, vida y muerte de nuestro Señor Jesucristo.

Otro pecado es: AFLIGIENDO AL ESPÍRITU SANTO....

Efesios 4:30 “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuistes sellados para el día de la redención.”

El Afligir al Espíritu Santo se relaciona con la vida de santidad. El Espíritu Santo es fácilmente afligido con cualquier vivir mundano y negligente. Cuando se aflige al Espíritu Santo, se le entristece o se le apena.

Los creyentes hacen que el Espíritu Santo se entristezca o sufra cuando hacen caso omiso de su presencia, voz y dirección. El entristecer al Espíritu lleva a resistir al Espiritu que a su vez, lleva a apagar el fuego del Espíritu y finalmente a insultar al Espíritu de gracia. Esta última acción puede identificarse con la blasfemia contra el Espíritu, para lo cual no hay perdón.

Otro pecado lo es: APAGANDO AL ESPÍRITU SANTO....

1 Tesalonicenses 5:19 “No apaguéis el Espíritu.”

Esto de apagar al Espíritu Santo se relaciona con la acción de los dones del Espíritu, con el ministerio y el servicio. “Apagar” significa extinguir el fuego. Esto se hace al no permitir que el Espíritu Santo haga su voluntad en el ministerio, en el testimonio, y en los dones del Espíritu.

Pablo compara el apagar al Espíritu con el desprecio y el rechazo de las manifestaciones sobrenaturales del Espíritu Santo tales como la profecía. Reprimer y rechazar los dones del espirituales dará como resultado la pérdida de toda manifestación del Espíritu entre los creyentes.

Otro pecado es: MINTIENDO AL ESPÍRITU SANTO....

Hechos 5:3 “¿Por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo?

Mentir al Espíritu Santo se relaciona con la consagración y la sumisión. Es fingir una consagración que nosotros sabemos que no se está haciendo. Este pecado de fingir consagración y santidad se está practicando mucho entre los creyentes de nuestra epoca moderna.

Gálatas 6:7 dice: “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.”

Ananías murió no porque se quedara con parte del precio de la heredad que vendió, sino porque dijo que lo había traído todo, mientras que se había quedado con parte del dinero. Se dice que esto también tienta al Espíritu Santo (Hechos 5:9).

La muerte de Ananías y Safira tuvo la intensión de dar un ejemplo de la actitud de Dios hacia cuaquier corazón engañoso entre los que dicen haber nacido de nuevo y ser creyentes llenos del Espíritu Santo.

Como pueden ver además del pecado de la Blasfemia, hay otros pecados que se cometen contra el Espíritu Santo.