martes, 9 de septiembre de 2014

Lámpara es a mis Pies tu Palabra y Lumbrera a mi Camino

Por Edwing López
"Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino" (Salmo 119:105).

Les saludo a todos en el Poderoso Nombre de Jesucristo. Hoy quiero compartir con ustedes una reflexión titulada "LA BIBLIA"

La Biblia contiene la mente de Dios, el estado del hombre, el camino de salvación, la condenación de los pecadores y la felicidad de los creyentes. Sus doctrinas son santas, sus preceptos son comprometidos, sus historias son verdaderas, y sus decisiones son inmutables. Léela para ser sabio, créela para ser salvo y practícala para ser santo. Contiene luz para guiarte, aliento para sostenerte y consuelo para alentarte.

Es el mapa del viajero, el cayado del peregrino, la brújula del piloto, la espada del soldado, y el itinerario del cristiano. Aquí se restablece el Paraíso, y las puertas del infierno son desmanteladas.

Jesucristo es su gran tema, nuestro bien su diseño, y la gloria de Dios su finalidad.

Debe llenar la memoria, gobernar el corazón y guiar los pies. Léela cuidadosamente, frecuentemente y en oración. Es una mina de riqueza, un paraíso de gloria y un río de placer. Es dada para ti en vida, será abierta en el juicio, y recordada para siempre. Ella encierra la responsabilidad más alta, recompensará la labor más grande, y condenará a todos los que menospreciaron su contenido sagrado.

"Escudriñad las Escrituras..." (Juan 5:39). No deje que su Biblia permanezca "nueva" todo el tiempo. "Estúdiela de tal manera que ella sienta el toque y el uso de sus manos".

¡Que el Señor Jesús les bendiga rica y abundantemente!