sábado, 15 de mayo de 2010

Sabelio

Por Julio César Clavijo Sierra


Cuando la "teología" de la trinidad triunfó en el seno del Catolicismo Romano, los escritos de Sabelio (y demás autores que se opusieron al dogma trinitario) fueron destruidos

Sabelio fue un predicador y teólogo del siglo tercero, que enseñó en Roma alrededor del 215 d.C., pero pudo haber sido un africano de Libia. Basilio y otros le llaman un libio de Pentápolis, pero según Dionisio de Alejandría c. 260, esto parece basarse en el hecho de que Pentápolis fue un lugar donde las enseñanzas que compartía Sabelio prosperaron. Lamentablemente, actualmente no contamos con copias de los escritos de Sabelio, pues cuando la teología de la trinidad triunfó en el seno del catolicismo romano, los escritos de todo opositor fueron destruidos. Lo que se sabe de Sabelio, se extrae principalmente de los escritos polémicos de sus oponentes. Hay una distinción muy marcada entre lo que alguien escribe, y lo que un oponente crítico enemigo de sus pensamientos, escribe acerca de esa persona.

Generalmente su creencia ha sido etiquetada como “herejía”, pero debemos recordar que a nuestra sociedad, "nos ha venido la costumbre de designar con el nombre de “herejía” las doctrinas que se separan de la Iglesia Católica, tal cual esta doctrina ha sido consagrada por los concilios [católico romanos], por los papas y por el asentimiento general de los fieles [católico romanos]" [1]  No obstante, aquellos que disienten de la posición trinitaria del catolicismo romano, dicen que "nada hay tan contrario a la recta razón como la que se enseña entre los cristianos referente a la Trinidad... [pues] esa doctrina ininteligible no se encuentra en lugar alguno de la Escritura. No se puede mostrar pasaje alguno que la autorice y al cual se pueda, a menos de apartarse de uno u otro modo del espíritu del texto, dar un sentido más claro, más natural, más conforme a las nociones comunes y a las verdades primitivas e inmutables. Sostener... que hay varias personas distintas en la esencia divina... es introducir en la Iglesia de Jesucristo el error más grosero y peligroso, puesto que es favorecer abiertamente al politeísmo" [2]


Teología 

“Teodoroto nos enseña que Sabelio, al considerar a Dios decretando salvar a los hombres, le mira como Padre.” [3] Llama Hijo a la manifestación de Dios como un hombre; humanidad que nació, padeció y murió. “Y cuando le miraba [a Dios] como santificando a los hombres, le llamaba Espíritu Santo” [4]

La Enciclopedia Británica describe la creencia de Sabelio de esta manera: “su propósito central era al efecto de que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son la misma persona, los tres nombres siendo unidos así a uno y el mismo ser. Lo que pesaba más con Sabelio era el interés monoteísta.” [5]

Se ha dicho que Sabelio fue tan lejos como para llamar a Dios el huiopater (Hijo-Padre). Sin embargo, Eusebio señala en su Teología Eclesiástica I.1.2 que Sabelio no utilizó dicho término, sino que éste le fue atribuido por sus críticos. Pero sus críticos no tomaron en consideración el hecho de que Sabelio consideraba definitivamente las distinciones relativas a la encarnación. [6]

Durante el tiempo de Sabelio, había en el imperio Romano, muchas personas que compartían la misma creencia monoteísta. Ya en el Adversun Praxeas, Tertuliano había indicado que el número de creyentes que se adherían a esa doctrina, “constituyen la mayoría de creyentes”. [7] Por esta razón, es un error manifestar que Sabelio fue el originador de la fe que confesaba, ya que más bien él fue un predicador y teólogo de esa fe a la que en su momento muchos se adherían, confesando que era la misma de los apóstoles y la Iglesia Primitiva. Puesto que Sabelio fue un prominente predicador de su fe, los historiadores a menudo llaman a la doctrina el Sabelianismo. También ha sido conocida con el término modalismo “acuñado en el s. XIX” [8] por opositores trinitarios, y actualmente se conoce como la Unicidad de Dios.

Los cristianos que compartían las ideas de Sabelio, “desplegaron una cierta actividad en Roma; fundaron una escuela mediante la cual hacían propaganda de su teología. En la misma Refutatio [que fue escrita por Novaciano] aparece Sabelio, como contemporáneo de Calixto y del mismo Hipólito. El personaje debería ser suficientemente popular ya que, a juicio de Hipólito no necesita presentación. De su teología apenas nos informa la refutatio”. [9]

Voltaire nos dice que para “el año 300, Sabelio habíase levantado ya contra el dogma de la trinidad, doctrina misteriosa, en verdad, no fácil de comprender. Sabelio que ante todo quería poner a salvo la unidad de Dios, tan defendida por los sabios y filósofos de la antigüedad, enseñaba que en la Divinidad había, no tres personas, sino tres aspectos y nombres diferentes. [10]

“Sabelio confiaba mucho en la Escritura, especialmente los pasajes como Exodo 20:3, Deuteronomio 6:4, Isaías 44:6, y Juan 10:38. El dijo que Dios se reveló a Sí mismo como el Padre en la creación, el Hijo en la encarnación, y el Espíritu Santo en la regeneración y la santificación. Algunos interpretan que esto significa que él creía que estas tres manifestaciones eran terminantemente sucesivas en tiempo. Si es así, El no refleja las creencias del modalismo primitivo ni de la Unicidad moderna” [11] 

Algunos seguidores de la teología de la Trinidad, de acuerdo con su punto de vista parcializado, han explicado que el modalismo es la representación de Dios colocándose tres máscaras o disfraces en diferentes épocas de la historia. "Explicamos brevemente: Cuando un actor se pone diferentes máscaras o disfraces en una misma obra de teatro para representar a diferentes personajes, el actor sigue siendo la misma persona. Hay una misma persona detrás de las máscaras o disfraces. De acuerdo con el modalismo, el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo, son tres diferentes máscaras o disfraces que Dios se ha puesto en el escenario teatral de la historia. De acuerdo con la herejía existe una sola persona detrás de cada máscara" [12] 

Sin embargo, escritores modernos de la teología de la Unicidad, niegan que su creencia sea la posición de un Dios colocándose tres máscaras de manera secuencial, al confesar que los creyentes en la Unicidad de Dios no creen en "tres manifestaciones sucesivas durante la historia, sino que [dicen] que Dios tuvo el poder de ejercer simultáneamente los oficios de Padre y de Hijo durante el plan redentor, de manera que Jesús es simultáneamente Dios y hombre, Padre e Hijo. [Dicen que] Dios no sólo es Padre en la creación, pues ahora mismo es nuestro Padre y actúa como nuestro Padre, en razón de que hemos sido adoptados como hijos suyos por causa del nuevo nacimiento. Dios sólo tomó la forma humana como Hijo, por causa de la redención, pues sólo un humano puro y perfecto podía representar a toda la humanidad (Isaías 53:4-6, Ezequiel 22:30). Dios no sólo es Espíritu Santo en razón de que él llena nuestras vidas en la regeneración, sino que él siempre ha sido, es y será Espíritu y Santo, por eso él es el Espíritu Santo... Jesús es el Padre y el Hijo, [pero] Padre no es igual a Hijo. [Esto es similar a la situación en la que] Un solo hombre puede ser ingeniero y también músico, pero a ninguno se le ocurriría pensar que ingeniero es igual a músico. Jesús como Padre es el único Dios creador que existe, pero Jesús como Hijo, es el único Dios que fue manifestado en carne como un verdadero ser humano." [13]


Sabelio y los Pentecostales del Nombre de Jesucristo

El término "sabelianismo" es un término engañoso para ser aplicado a los Pentecostales del Nombre de Jesucristo, porque ellos no afirman ser seguidores de Sabelio, sino que sostienen que su fe es la misma que la de los apóstoles y la Iglesia Primitiva.

Los Pentecostales del Nombre de Jesucristo, (también conocidos como apostólicos), se refieren a un grupo de denominaciones y creyentes en el cristianismo pentecostal, y a todo aquel que se suscriba a la doctrina teológica de la unicidad. Este movimiento reivindica un estimado de 24 millones de seguidores en la actualidad. [14] Las principales Iglesias Pentecostales del Nombre de Jesucristo en número de miembros son: la Iglesia Pentecostal Unida Internacional, las Asambleas Pentecostales del Mundo, la Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo de la Fe Apostólica, la Iglesia del Camino Bíblico de Nuestro Señor Jesucristo, la Asamblea Apostólica de la Fe en Cristo Jesús, Las Asambleas del Señor Jesucristo, la Verdadera Iglesia de Jesús, la Iglesia del Espíritu Santo de Jesús, la Iglesia Apostólica de Pentecostés de Canadá, la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia y la Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús. Otras denominaciones pentecostales del Nombre de Jesucristo, se listan en Pentecostales del nombre de Jesucristo.

Los pentecostales del nombre de Jesucristo, creen en la doctrina acerca de la Deidad o naturaleza de Dios, que es popularmente conocida como la doctrina de la Unicidad. [15] Esta doctrina establece que hay un Dios, que es un Espíritu singular que se manifiesta él mismo de muchas maneras diferentes (más de tres), incluyendo como Padre (por ser el Creador y Originador de todo), Hijo (por su manifestación en carne) y Espíritu Santo (por su naturaleza espiritual y santa). [16] Otras manifestaciones o roles de Dios, son el Todopoderoso (por poseer todo el poder), el Omnisciente (por poseer todo el conocimiento), el Omnipresente (por estar en todo lugar simultáneamente), la Roca (por ser el apoyo de su pueblo), el Proveedor (por ser el sustentador), etc. Los creyentes de la Unicidad se bautizan en el nombre de Jesucristo, conocido comúnmente como el bautismo del nombre de Jesús.

Notas

[1] Voltaire. Diccionario Filosófico. Traducción, prólogo y notas de Juan B. Bergua. Segunda Edición. Págs. 578 y 579.
[2] Voltaire. Diccionario Filosófico. Traducción, prólogo y notas de Juan B. Bergua. Segunda Edición. Págs. 97 y 98.
[3] El Albate Bergier. Diccionario de Teología 4. Sabelianismo. Segunda Versión en Castellano. Imprenta de D. Primitivo Fuentes. Madrid, 1846.
[4] El Albate Bergier. Diccionario de Teología 4. Sabelianismo. Segunda Versión en Castellano. Imprenta de D. Primitivo Fuentes. Madrid, 1846.
[5] Enciclopedia Británica, XIX, 791. Sabelio.
[6] William B. Chalfant. Respuesta a Jason Dulle Sobre el Artículo Evitando el Talón de Aquiles del Monarquianismo Modalista.
http://jesus-messiah.com/html/chalfant-dulle.html
[7] Puede consultarse la traducción completa de esta obra al inglés en
http://www.tertullian.org/anf/anf03/anf03-43.htm%20tertullian.org
Véase también Milner, ''Historia de la Iglesia de Jesucristo, durante los tres primeros siglos'', 1826.
[8] Gran Enciclopedia Rialp. Ediciones Rialp. Modalismo
[9] Gabino Uríbarri Bilbao. Monarquía y Trinidad: El Concepto Teológico “Monarchia” en la Controversia. Pág. 391. Universidad Pontificia Comillas. Impreso en Madrid España.
[10] Voltaire. Diccionario Filosófico. Traducción, prólogo y notas de Juan B. Bergua. Segunda Edición. Pág. 579.
[11] David K. Bernard. La Unicidad de Dios. Pág. 233. Impreso en los Estados Unidos por Word Aflame Press.
http://www.pentecostalesdelnombre.com/Unicidad_de_Dios.pdf 
[12] Pablo Santomauro. Los Pentecostales Unicitarios. Una Vista Panorámica a sus Doctrinas.  http://www.recursosevangelicos.com/showthread.php?threadid=5153
[13] Julio César Clavijo Sierra. La Trinidad: Un Dogma de Errores y Contradicciones. Pág. 4.
http://www.pentecostalesdelnombre.com/trini.pdf
[14] Eric Patterson, Edmund Rybarczyk. El Futuro del Pentecostalismo en los Estados Unidos. Pág. 124. Lexington Books. Año 2007.
[15] Eric Patterson, Edmund Rybarczyk. El Futuro del Pentecostalismo en los Estados Unidos. Pág. 124. Lexington Books. Año 2007.
[16]  Esto incluiría la Chekiná, Gloria de Dios en el Templo.