domingo, 8 de agosto de 2010

Bueno le es al Hombre Llevar el Yugo Desde su Juventud (Lamentaciones 3:27)

Por Julio César Clavijo Sierra

“Bueno le es al hombre llevar el yugo desde su juventud. Que se siente solo y calle, porque es Dios quien se lo impuso” (Lamentaciones 3:27-28).


¿Qué significado tiene el versículo de Lamentaciones 3:27 para los jóvenes cristianos? Vamos a contestar dicha pregunta por medio de este artículo.


EL YUGO

Una yunta es un par de bueyes, mulas u otros animales que sirven en la labor del campo o en los acarreos


Yunta de Burros

Primera Definición: El yugo, es el instrumento de madera, al cual, formando yunta, se uncen por el cuello las mulas, o por la cabeza o el cuello, los bueyes, y en el que va sujeta la lanza o pértigo del carro, el timón del arado, etc.

Las yuntas funcionan bien, si se unen dos animales de la misma especie. Si por ejemplo, se unieran en yunta una mula y un  buey, se presentarían problemas, pues los dos animales no podrían trabajar adecuadamente.

La ley de Moisés establecía:

“No ararás con buey y con asno juntamente.” (Deuteronomio 21:10).

De la misma manera, la Biblia enseña que

“No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?” (2. Corintios 6:14).

Segunda Definición:  Instrumento con el cual se sujetaba a los esclavos y se les obligaba a obedecer.

En el dibujo, se puede apreciar una de las formas de los yugos para sujetar a las personas. Había otros yugos que sujetaban de manera simultánea la cabeza y las manos. 


Tercera Definición:  Carga pesada, prisión o atadura

Cuarta Definición:  Ley o dominio superior que sujeta y obliga a obedecer


LA BIBLIA UTILIZA EL TÉRMINO YUGO, CON IMPLICACIONES NEGATIVAS Y POSITIVAS

A) Implicaciones Negativas

1) Obediencia y servidumbre: Por ejemplo, cuando Isaac le dice a Esaú que ha de obedecerle a su hermano Jacob, pero que cuando se haga fuerte se librará de él.

“Y por tu espada vivirás, y a tu hermano servirás; Y sucederá cuando te fortalezcas, Que descargarás su yugo de tu cerviz” (Génesis 27:40).

La cerviz, es la parte dorsal del cuello, que en el hombre y en la mayoría de los mamíferos consta de siete vértebras, de varios músculos y de la piel.

2) Esclavitud y opresión: Por ejemplo, en referencia a la esclavitud que los israelitas vivieron en Egipto, y luego en Babilonia.

“Yo Jehová vuestro Dios, que os saqué de la tierra de Egipto, para que no fueseis sus siervos, y rompí las coyundas de vuestro yugo, y os he hecho andar con el rostro erguido.” (Levítico 26:13).

“Porque así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: Yugo de hierro puse sobre el cuello de todas estas naciones, para que sirvan a Nabucodonosor rey de Babilonia, y han de servirle; y aun también le he dado las bestias del campo.” (Jeremías 28:14).

3) Injusticia: Por ejemplo, Babilonia abusó en extremo de las naciones sometidas.

“Me enojé contra mi pueblo, profané mi heredad, y los entregué en tu mano; no les tuviste compasión; sobre el anciano agravaste mucho tu yugo” (Isaías 47:6).

4) Querer Guardar la Ley Ceremonial en el tiempo de la Salvación por Gracia

“Pero algunos de la secta de los fariseos, que habían creído, se levantaron diciendo: Es necesario circuncidarlos, y mandarles que guarden la ley de Moisés… Pedro se levantó y les dijo… Ahora, pues, ¿por qué tentáis a Dios, poniendo sobre la cerviz de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar?” (Hechos 15:5-10).

“Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. He aquí, yo Pablo os digo que si os circuncidáis, de nada os aprovechará Cristo. Y otra vez testifico a todo hombre que se circuncida, que está obligado a guardar toda la ley.” (Gálatas 5:1-3).

5) Sujeción al pecado:

“Mas no habrá siempre oscuridad para la que está ahora en angustia… el pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos… Porque tú quebraste su pesado yugo, y la vara de su hombro, y el cetro de su opresor, como en el día de Madián…”  (Isaías 9:1-4).


B) Implicaciones Positivas

Obediencia y sujeción a Dios

El Señor Jesucristo dijo:

“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.” (Mateo 11:28-30).

Cuando nos entregamos al Señor, sometemos nuestra voluntad a la de él, y por eso llevamos en verdad el yugo del Señor para que no hagamos lo que nosotros queremos sino la voluntad de Dios.

“¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ninguna manera. ¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia? Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados; y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia. Hablo como humano, por vuestra humana debilidad; que así como para iniquidad presentasteis vuestros miembros para servir a la inmundicia y a la iniquidad, así ahora para santificación presentad vuestros miembros para servir a la justicia.
Porque cuando erais esclavos del pecado, erais libres acerca de la justicia. ¿Pero qué fruto teníais de aquellas cosas de las cuales ahora os avergonzáis? Porque el fin de ellas es muerte. Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna. Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. (Romanos 6:15-23).

El yugo del pecado es un yugo muy duro y pesado y hace mucho daño. El yugo del Señor es fácil y su carga es ligera. Todos aquellos que se encuentren cansados y aturdidos por el peso del pecado, deben venir a Jesús para descansar.


ES BUENO LLEVAR EL YUGO DESDE LA JUVENTUD   


“Bueno le es al hombre llevar el yugo desde su juventud. Que se siente solo y calle, porque es Dios quien se lo impuso” (Lamentaciones 3:27-28).

Es bueno que el hombre se sujete a la voluntad de Dios desde que es joven, pues haciendo así, estará protegido de muchos males que se presentan en el hombre que no conoce a Dios. El texto dice que Dios es el que impone el yugo a los que quieren obedecerle. Si en algún momento llega la tentación de soltar el yugo de Dios de nuestras vidas, el texto dice que debemos humillarnos ante la voluntad de Dios y debemos reflexionar acerca de su poderosa obra en nuestras vidas (que se siente solo y calle). De esa forma entenderemos que es mejor estar con nuestro Señor Jesús que estar en el mundo.

El error de Israel fue haberse desligado de la voluntad de Dios.

“Porque desde muy atrás rompiste tu yugo y tus ataduras, y dijiste: No serviré” (Jeremías 2:20).

Y por eso fueron entregados a la esclavitud en Babilonia.