martes, 31 de mayo de 2011

Respondiendo Acusaciones de los Trinitarios contra los Creyentes en la Unicidad

Por Cohen Gary Reckart


1.) Ustedes son “Testigos de Jehová”, Porque no Creen en la Trinidad.

Respuesta: Ésta es una acusación falsa. Los “Testigos de Jehová” creen que Jesús fue un ángel creado llamado Miguel. Ellos creen que Miguel se convirtió en Jesús. Creen que el ángel Miguel-Jesús murió en la cruz y resucitó. En cambio, NOSOTROS CREEMOS QUE JESÚS ES DIOS MANIFESTADO EN CARNE. NOSOTROS NO CREEMOS QUE JESÚS SEA UN ÁNGEL. Consideramos a Jesús en su humanidad como el Hijo de Dios que murió en la Cruz. Nosotros no creemos que un ángel murió por nuestros pecados.

2.) Ustedes son Unitarios, Porque no Creen en la Trinidad.

Respuesta: Ésta es una gran mentira. Los Unitarios no creen que Jesús sea Dios. Ellos creen que Él sólo fue un hombre. Un unitario es aquel que diciendo creer en Dios, cree que Jesús fue solamente un hombre. Los judíos, los musulmanes, los Sowderitas (Asamblea Evangélica), los Unitarios Universalistas, La Iglesia Ni Cristo de Filipinas, éstos son todos Unitarios ya que ellos creen que Jesús fue sólo un hombre. Por esta razón ellos no creen en la Trinidad. Es un falso testimonio acusar a los creyentes de la Unicidad de Dios de ser unitarios. Sin embargo, sabemos que algunos trinitarios dicen mentiras para procurar que la gente crea en la trinidad. NOSOTROS CREEMOS QUE JESÚS ES DIOS MANIFESTADO EN CARNE. NOSOTROS NO CREEMOS QUE JESÚS HAYA SIDO SIMPLEMENTE UN HOMBRE. NOSOTROS CREEMOS QUE ÉL ES DIOS Y HOMBRE, PADRE E HIJO, SEÑOR Y CRISTO.

3.) Ustedes Creen que el Hijo Se Oró a Sí Mismo.

Respuesta: Ésta es una imputación falsa. Jesús es Dios y hombre (algo que todos los trinitarios dicen creer). Si Jesús hubiera sido el eterno Dios Hijo (como dicen los trinitarios) entonces Él hubiera sido coigual a Dios y no hubiera necesitado orar al Padre sobre algo. Pero Jesús fue hombre y como hombre Él oró. ¿Se oró a sí mismo si él también era Dios? Esto es realmente lo que dan a entender los trinitarios cuando dicen que Jesús era Dios el Hijo y que se oró a sí mismo como Dios el Hijo. Pero Él fue hombre, con carne humana, de la simiente de David, y los seres humanos oran. Dios no ora. No hay ninguna porción de la Escritura que diga que Dios ora. El hombre ora a Dios. Así que este simple concepto nos da a entender por qué oró Jesús.

Los cristianos exigen tener a Dios morando en su corazón. Exigen que Dios vive dentro de ellos. Pero a la vez exigen que Dios también está presente en el cielo y se sienta en su trono. Dejamos esta pregunta para los cristianos. ¿Dado que el mismo Dios que está en su trono está dentro de ellos, entonces ellos se oran a sí mismos cuándo oran a Dios? No, ellos oran y esperan que donde Dios esté, en ellos y en el cielo, su oración será oída. Esto nos ayuda a comprender las oraciones de Jesús. El Hijo tenía a Dios morando en Él, pero aún así, Dios estaba al mismo tiempo presente en su trono. ¿Cuándo el Hijo oró, se oró a sí mismo? ¡No! Nosotros no enseñamos que el Hijo se oró a sí mismo y cualquier mentira de que nosotros enseñamos eso, es falso testimonio. Nosotros enseñamos que Jesús como hombre oró al Padre y el Padre estaba al mismo tiempo en Él, en el universo entero y también en el cielo. Se apareció a nosotros en forma perfecta según 1. Timoteo 3:16.

4.) Ustedes Enseñan que el Hijo era su Propio Padre.


Respuesta: Ésta es otra falsa acusación que nos presenta como si nosotros no diferenciáramos entre la función de Padre y la función de Hijo, sino que las intercambiáramos indistintamente. Nosotros enseñamos que en cuanto a la carne Jesús es humano, es el Hijo de Dios y proviene de la simiente de David. Nosotros nunca enseñamos que Jesús tuvo relaciones sexuales con su madre María y que ella concibió de Él convirtiéndose así en su propio Padre. Ésa es una calumniosa mentira de incesto, que algunos trinitarios deben dejar de difundir.

Ahora vamos a establecer lo correcto. Jesús nació en Belén como un hijo, como un hombre, y su Padre fue el Espíritu Santo (Lucas 1:35). El Espíritu Santo cubrió con su sombra a María y ella concibió. El mismo Espíritu Santo que estaba en ella, ocasionó que su útero fuera fecundado. El Espíritu Santo es mencionado como el Padre. Los trinitarios tienen aquí un problema. ¿Es la primera persona de la trinidad el Padre de Jesús o el Padre es la tercera persona de la trinidad? ¿Quién es entonces el Padre de Jesús? El Espíritu Santo es el Padre. Jesús como hombre nunca se engendró a sí mismo y nosotros no enseñamos esa absurda mentira. Jesús nunca tuvo relaciones sexuales con su madre, mucho menos antes de que Él naciera. Dios es el Padre de la humanidad de Jesús y a la vez Dios mismo estaba en Cristo, reconciliando al mundo con Él (2 corintios 5:19). Nosotros enseñamos que el Padre que habitó en el Hijo, era el Padre de Jesús, porque Dios fue el Padre de la humanidad de Jesús. Nosotros enseñamos que Jesús es Dios y hombre.

5.) Ustedes Niegan al Padre y al Hijo y Eso los Hace Anticristos.

Respuesta: Ésta es otra mentira. Nosotros confesamos al Hijo y al Padre, pero nosotros nos negamos a hacer como los trinitarios, que exigen que se trata de personas divinas y distintas dentro de una deidad triuna. Así que la inculpación es falsa. Lo que se debería decir es: La Unicidad niega lo que proclama la doctrina de la trinidad, que el Padre y el Hijo son dos personas divinas y distintas. Entonces ahí sí, nosotros estaríamos de acuerdo. Pero el texto de 1. Juan 2:22 nunca identifica a una persona como un anticristo por negar la trinidad. Una persona que niega al Padre y al Hijo es un anticristo. Nosotros confesamos al Padre y al Hijo, declarando al Padre como el Dios único y al Hijo como el Mesías (Dios manifestado en carne). Así que nosotros no somos anticristos ya que nosotros estamos de acuerdo con el apóstol Juan. Este texto nunca dice que nosotros debemos confesar al Padre y al Hijo como dos personas divinas y distintas de una trinidad.

6.) Ustedes Niegan la Evidencia Bíblica de la Trinidad (Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo) en el Bautismo de Jesús.


Respuesta: Me llama la atención la manera en que los trinitarios dicen: Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo. Esto demuestra que los trinitarios no creen en un Dios sino en tres dioses. Así que la trinidad no consiste en un Dios que tiene tres personalidades, sino en tres dioses separados. Los trinitarios no comprenden que Jesús estuvo de pie en el agua como el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Él no estuvo allí en su función de Padre, sino como el CORDERO, el sacrificio humano. Pero los trinitarios pasan esto por alto, en su afán de hacer acusaciones falsas contra los creyentes en un Dios. Jesús no estuvo allí de pie como un eterno Dios Hijo, como demanda la declaración trinitaria. ¿Por qué tenemos entonces nosotros que creer que tres personas divinas estuvieron presentes en el bautismo de Jesús? El Espíritu Santo no es un pájaro, pues es el Espíritu de Dios el Padre. La aparición no se dio sino hasta después de que Dios habló desde el cielo y entonces el Espíritu del Padre bajó sobre él. El Espíritu Santo es el Espíritu del Padre, así que el Espíritu Santo que descendió sobre Jesús y que fue manifestado en forma de paloma, no es ninguna tercera persona con verdadera apariencia de pájaro. Todas las imágenes del Espíritu Santo como un dios-pájaro son ridículas. Nosotros negamos que tres personas divinas estuvieran presentes en el bautismo de Jesús. Sólo un Dios estuvo presente y un Cordero de Dios que es el hombre Cristo Jesús.

7.) Hay Muchas Porciones de la Escrituras que identifican al Padre separado del Hijo y esto significa que hay dos. Aún así, ustedes dicen que el Padre y el Hijo son uno y el mismo. ¿Quién está en lo correcto, ustedes o la Biblia?


Respuesta: Los trinitarios encuentran algunas porciones de la Escritura que nos hablan del Padre, del Hijo, e incluso del Espíritu Santo y las reinterpretan con el dogma trinitario. La confusión aquí se corrige, cuando comprendemos el sentido de lo que está Escrito. Cuando nosotros decimos Padre y lo leemos en la Biblia, nosotros entendemos que se está hablando del único Dios divino y santo, que Él es exclusivamente Dios y que no hay ningún otro. Cuando nosotros decimos Hijo y lo leemos en la Biblia, nosotros entendemos que se está hablando de Dios manifestado en carne, del hombre perfecto, del único Hijo engendrado por Dios, nacido de María en Belén. En la salvación planeada por el Padre, el Hijo nos trajo salvación por ser el Mesías, y así sus respectivos modos de actuar durante la redención, necesitan ser entendidos para no confundirnos. Ninguna porción de las Escrituras referida al Padre y al Hijo hace alguna declaración trinitaria que diga que se trata de dos personas divinas y distintas. Así, cuando los trinitarios demandan que las menciones al Padre y al Hijo son referencias a la trinidad, ellos están realmente haciendo violencia contra la Palabra de Dios. Ya he declarado que nosotros creemos en el Padre y en el Hijo, y ya he explicado cómo nosotros creemos que el Padre es Dios y que el Hijo es el Mesías de la simiente de David (Dios manifestado en carne). Eso es lo que nosotros confesamos y la Biblia nos da la razón, pero los trinitarios están equivocados.

Los trinitarios exigen que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son uno. Entonces ¿Por qué se enfadan contra nosotros cuando decimos que el Padre y el Hijo son uno? De hecho, Jesús dijo que Él y el Padre son uno (Juan 10:30). Él le dijo a Felipe “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre”. Aquí está la Escritura sobre esto:

“Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto. Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta. Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre? ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras. Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras” (Juan 14:7-11).

Nosotros no tomamos nada fuera de contexto ni le agregamos nada. Jesús y el Padre son uno. Dios estaba en Cristo. Cristo es Dios manifiesto en carne. Jesús es Dios el Padre revelado. Así, ¿quién está correcto? Nosotros tenemos la razón siguiendo a la Biblia. Los trinitarios están equivocados cuando ellos dicen que Jesús es una persona divina y distinta y que el Padre es una persona divina y distinta aparte de Él. No había dos personas divinas manifestadas en el cuerpo humano de Jesús. Sólo un Dios fue manifestado en Cristo.

Jesús es entonces Dios por naturaleza y es el Hijo de Dios por su humanidad. Cuando nosotros miramos a Jesús, vemos al Padre y al Hijo. Jesús en cuanto a su deidad es el único Dios, y en referencia a su carne es el único Dios que asumió forma de siervo y condición de hombre. Si Jesús no fuera el Padre manifestado en la carne, entonces Él le mintió a Felipe.

Jesús dijo: “Yo y el Padre uno somos” (Juan 10:30). Nosotros aceptamos esto y lo usamos para rechazar la teoría de que Jesús es una persona divina y distinta y que el Padre es otra persona divina y distinta. Por consiguiente, nosotros rechazamos la teoría de la trinidad.

8.) Ustedes son Sólo Jesús, Pues Niegan al Padre y al Espíritu Santo.

Respuesta: Esta es una imputación falsa y una absoluta mentira. Continuamente a lo largo de los numerales 1 al 7, yo he demostrado que nosotros creemos en el Padre, en el Hijo y en el Espíritu Santo, pero no según la teoría trinitaria pagana. ¿Nosotros sólo creemos en el Hijo? No, eso es falso. Jesús es Dios y hombre. Nosotros no creemos solamente en el Hijo, porque eso sería creer solamente en su condición humana. Él es el Padre en el Hijo y por eso nosotros creemos que Jesús es el Padre encarnado. Entonces ¿Por qué el trinitarismo nunca dice que nosotros creemos que solamente el Padre está en Jesús? ¿Por qué no lo declaran correctamente? El trinitarismo no lo hace, porque quiere que otros piensen que nosotros confundimos la función de Hijo (la humanidad de Jesús) con la función de Padre, y que no tenemos en cuenta el rol de Padre y de Espíritu santo. La misma declaración está desenfocada, es falsa y está diseñada para hacer que las personas duden de Jesús cuando Él específicamente declaró: “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre”. Para que el trinitarismo diga lo correcto, debe decir que nosotros creemos en la doctrina de que sólo el Padre se manifestó como el Hijo, que sólo el Padre está en Jesús, que el Padre habitó sólo en Jesús para reconciliar al mundo consigo mismo, que sólo en Jesús el Padre ha provisto su salvación, y que sólo en el nombre de Jesucristo nosotros cumplimos con el mandamiento de ser bautizados en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, según Hechos 2:38. Jesús es la imagen expresa del Padre.

Así, la imputación de que nosotros somos sólo Jesús, pretende hacer pensar que nosotros creemos sólo en la humanidad de Jesucristo (el Hijo), negando las funciones de Padre y de Espíritu Santo, y por tanto es falsa.

________________
De lo anterior, usted puede ver fácilmente que la trinidad es una enseñanza falsa. Nadie debe creer en la doctrina de la trinidad. Ese dogma no merece nuestra aceptación o respeto. Usted no se irá al infierno si no lo cree. Usted no es un miembro de una secta por negar la doctrina del dios trino. Usted no está engañado si cree en un Dios y que Jesús es ese Dios. Usted no está siendo controlado o poseído por el demonio si hace todas las cosas en el nombre de Jesús. Jesús le dijo a Felipe que Él y el Padre son uno, y Él nos dice lo mismo a todos nosotros.

Confesión de fe:

Habiendo estudiado este curso sobre la trinidad, yo creo que la teoría de la trinidad vino del paganismo. Yo creo que hay un Dios y que Jesús es Dios manifestado en carne en forma humana. Yo también creo que el Santo Espíritu del Padre está en Jesús, y esto enseña que Jesús es Dios. Yo creo que Jesús es la imagen de Dios, y yo creo que cuando llegue al cielo, veré a Dios cuando vea a Jesús sentado en el trono. Yo espero que Jesús me diga allí: “Cuando tú me ves a mí, estás viendo al Padre”.