miércoles, 1 de junio de 2011

¿Con Quién Habló Dios Cuando Dijo: "Hagamos al Hombre" en Génesis 1:26?

Por Julio César Clavijo Sierra

"Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra" (Génesis 1:26).


Un visitante de nuestros sitios web, me ha hecho la siguiente pregunta:

"Tú mencionas que el plural Elohim debe entenderse según el contexto. Pues la Escritura afirma: "...dijo Elohim: Hagamos al hombre". ¿Con quién hablaba Elohim, al decir "hagamos"? ¿A quien se refiere el "hagamos"?"

Esta es nuestra respuesta.

Existen varios mitos que el dogma trinitario ha desarrollado para negar que Dios es uno, y en contravía a la Escritura promulgar el error de que Dios es "tres en uno" o la horrosa posición de que Elohim aplicado al Dios verdadero significa "Dioses".  (Para más información vea el artículo titulado: "La Palabra Hebrea Elohim" [1]).

Un escritor trinitario llamado Pablo Santomuaro, sostiene la posición imaginaria de que Génesis 1:26 habla de "tres personas divinas", diciendo que:

"Los elementos de prueba para demostrar que la frase “Hagamos al hombre a nuestra imagen” (Gn. 1:26) es una referencia a una pluralidad en la Deidad son irrefutables. Los nombres y pronombres plurales aplicados a Dios como ELOHIM… NUESTRA… y los verbos y adjetivos plurales que detallamos en el estudio completo, muestran la silueta de la Trinidad dibujada tenue pero indeleble en el Antiguo Testamento. La doctrina luego fue revelada claramente en el Nuevo Testamento" [2]

Este argumento de Pablo Santomauro, no solo es antibíblico sino que es también muy fácil de refutar por medio de la Santa Escritura. Note usted que ninguna parte de Génesis 1:26 dice que hayan "tres personas distintas y un sólo Dios verdadero" o que "Dios sea una trinidad", pero el trinitario lleva consigo esa idea imaginaria cuando lee aquella porción de la Escritura, y por eso hace eixégesis o reinterpretaciones que lo conducen a concluir lo que la Biblia jamás enseña. Por eso es que Pablo Santomauro, afectado por esas ideas extrabíblicas, dice que en el Antiguo Testamento hay una "silueta de la Trinidad tenue pero indeleble" y que la Trinidad "fue revelada claramente en el Nuevo Testamento", aunque en otro de sus escritos se desmiente por completo, cuando no le queda más remedio que aceptar que "…la doctrina de la Trinidad no aparece totalmente formada… en la Biblia" y que "…todo trinitario acepta que en el AT la doctrina [de la Trinidad] no aparece definida en una fórmula que podamos poner en un pizarrón [es decir, que pueda ponerse por escrito]". [3]       

Así que respecto a su pregunta de con quién hablaba el único Dios cuando dijo: "hagamos" (en Génesis 1:26), lo que se puede responder de inmediato y siendo completamente bíblicos, es que no hablaba con ningún otro "Dios" (pues sólo hay un Dios verdadero), ni tampoco hablaba con "personas divinas" coiguales a Él, pues no existe nadie igual a Dios. La Biblia nunca habla de un misterio de "personas divinas" (lo cual es un invento trinitario), y por el contrario, expresa muchas veces de manera muy clara que Dios es uno. Isaías 44:24 dice que sólo Jehová creó los cielos y la tierra por sí mismo. Malaquías 2:10 dice que todos fuimos creados por un sólo Dios.

José de la Cruz Ríos, en su Tratado Sobre la Divinidad, hace una reflexión sobre este asunto, cuando dice:

"…lo que sí se demuestra claramente por medio de las Escrituras es que, Dios no habló con otra deidad, porque Él no conoce a otro Dios, ni existe con otro igual a Él:

Deut.4:39, "… Jehová es Dios arriba en el cielo y abajo en la tierra; no hay otro."

Deut.32:39, "… yo, yo soy, y no hay dioses conmigo…"

Is.37:16, "Jehová de los ejércitos… sólo tú eres Dios… tú hiciste los cielos y la tierra."

Is.42:5 y 8, "Así dice Jehová, Dios, Creador de los cielos y el que los despliega; el que extiende la tierra y sus productos; el que da aliento al pueblo que mora en ella y espíritu a los que por ella caminan… Yo Jehová… a otro no daré mi gloria…"

Is.43:10-11, "… antes de mí no fue formado dios, ni lo será después de mí. Yo, Yo Jehová…"

Is.44:6; 8 y 24, "… Yo soy el primero, y yo soy el postrero, y fuera de mí no hay Dios… No hay Dios sino yo. No hay Fuerte; no conozco ninguno… Yo Jehová, que lo hago todo, que extiendo solo los cielos, que extiendo la tierra por mí mismo".

Is.45:5-6; 12 y 21-22, "Yo soy Jehová, y ninguno más hay; no hay Dios fuera de mí… para que se sepa desde el nacimiento del sol, y hasta donde se pone, que no hay más que yo; yo Jehová, y ninguno más que yo… Yo hice la tierra, y creé sobre ella al hombre. Yo, mis manos, extendieron los cielos, y a todo su ejército mandé… no hay más Dios que yo; Dios justo y Salvador; ningún otro fuera de mí… yo soy Dios, y no hay más."

Is.46:9, "… yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí".

Is.48:11, "… mi honra no la daré a otro." [4]

Julio César Clavijo Sierra, en su libro Un dios Falso Llamado Trinidad, nos explica como la "interpretación" de la "teología" trinitaria a Génesis 1:26 tiene un grave sabor politeísta, por sus grandes semejanzas con las ideas mitológicas y paganas de varios dioses, y una negación de la Biblia por imaginar más allá de lo que está Escrito:

"En el lenguaje hablado y escrito, existen por ejemplo, unos plurales gramaticales conocidos como plurales de modestia y plurales mayestáticos, que de ningún modo involucran a más individuos que aquel que se está expresando. Una enciclopedia define estos plurales así:


“plural. (Del lat. plurālis)… ~ de modestia. m. Gram. plural del pronombre personal de primera persona, o de la flexión verbal correspondiente, empleado en vez del singular cuando alguien quiere no darse importancia.
~ mayestático. m. Gram. plural del pronombre personal de primera persona, o de la flexión verbal correspondiente, empleado en vez del singular para expresar la autoridad y dignidad de reyes” (Definición de Plural. Diccionario de la Lengua Española. Real Academia Española www.rae.es)

Así, dependiendo de las circunstancias, un solo hombre puede hablar en plural, y a nadie se le ocurriría pensar que al expresarse de esa manera, es porque ese individuo consiste en tres personas distintas y un solo hombre verdadero. Ninguna parte del Antiguo Testamento dice que Dios sea una trinidad para que uno asuma eso, y aun mas, en las escasas ocasiones en las que vemos a Dios hablando en plural, la Biblia no nos dice que él sea una trinidad para que nosotros lleguemos a esa conclusión. Por nuestro propio bien, no debemos pensar mas allá de lo que está escrito (Proverbios 30:6).

Aun si nosotros llegáramos a pensar de manera extrabíblica, que si Dios habla en plural es porque él es un ser multipersonal, entonces ¿Con cuantas personas divinas hablaba? En ningún caso se podría afirmar que fueran tres personas las que hablaban, pues podrían ser dos o cualquier número superior a tres.

La enseñanza de tres personas conversando y poniéndose de acuerdo para ejecutar acciones, es un pensamiento absolutamente politeísta, pues involucra a tres mentes, tres pensamientos y tres voluntades que siempre deben consensuar para lograr sus objetivos. La “teología” de la trinidad tiene bastante relación con la mitología, en la que los dioses conversaban y se ponían de acuerdo…

… El pensamiento trinitario es politeísta. Por ejemplo, un escritor trinitario escribió:

“Y, por eso, no solo es Dios mismo el que se encarga de hacerlo, sino que le place expresarse como si llamara a consejo para considerar el asunto de hacer al hombre: Hagamos al hombre. Las tres personas de la Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, consultan sobre esto y convienen en ello.” (Mattew Henry, “Comentario Bíblico de Mathew Henry” p. 17. Traducido y adaptado al castellano por Francisco Lacueva. c 1999 por Editorial Clie. Barcelona, Espana).

La proclamación de tres personas divinas llamando a consejo, consultando, y conviniendo entre sí, es una enseñanza netamente politeísta que en nada se diferencia de la mitología." [5]

Daniel L. Segraves, en su artículo titulado "Elohim y los Pasajes Plurales", nos dice que:

" La gente judía, que desde luego es estrictamente monoteísta, ha sostenido desde hace mucho tiempo que en Génesis 1:26, ELOHIM se dirigió a los ángeles en una amable consideración para los asistentes de su tribunal celestial, cuando Él dijo, "Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza". Esto no es irrazonable, pues Job 38:7 indica que los ángeles estuvieron presentes en la creación y se regocijaron en las obras de Dios [La palabra "hagamos" es traducida del hebreo ASAH ("hacer") como opuesto a BARA ("crear"). Dios permitió a los ángeles participar en el sentido de ASAH, pero no en el sentido de BARA. Los ángeles no crean pero Dios sí].
Otros proponen que deberíamos tomar los pronombres plurales del mismo modo como el plural ELOHIM, es decir como plurales de majestad. Apelan a Esdras 4:18 como apoyo. Aquí, en respuesta a una carta, el rey Artajerjes dice, "la carta que nos enviasteis fue leída claramente delante de mí". La carta fue dirigida solamente a Artajerjes, y en la misma frase él usa tanto un pronombre plural como un pronombre singular para referirse a sí mismo. Históricamente, los reyes de la tierra han usado los pronombres plurales para referirse a sí mismos. Quizá ese sea el empleo que el Gran Rey hace de verbos y pronombres plurales en aquellos pocos versículos de la Escritura donde estos aparecen..." [6]

Alfonso M. Suárez, nos explica la posición de que Génesis 1:26 puede estarse refiriendo a Dios hablando consigo mismo, según el misterio de la voluntad de Dios, también conocido como el misterio de la Piedad (o del amor y la misericordia de Dios). Veamos:

"...la pregunta que usted ha hecho es una pregunta muy pero muy importante, yo diría clave en el conocimiento de la Palabra de Dios, la demostración de su amor, misericordia y salvación para con el primer hombre y luego para con todo la raza humana.

Vamos a empezar entonces con el orden de "...la imagen y semejanza de Dios..." como se encuentra en las Sagradas Escrituras:

Al único Dios que existe dese la eternidad como Espíritu eterno, le plació realizar el misterio (o secreto, según el original en Hebreo) de su voluntad CONSIGO MISMO, desde las edades eternas, "...antes de la fundación del mundo..."

Este misterio de su voluntad, (Efesios 1. 9-11), fue solamente posible por "la  supereminente grandeza de su poder" (Efesios 1.19) y por "la multiforme sabiduría de Dios" (Efesios 3.10). Misterio" que fue revelado y declarado por los apóstoles y profetas en esta dispensación de la gracia o de la iglesia y que también permite que ahora, en este tiempo de la iglesia, que los Gentiles sean incorporados a la promesa de Cristo por el evangelio (Efesios 3.1-6).

Fue en este plan de Dios original (en esa "pasada" eternidad, antes de crear el universo, los cielos y la tierra, Adán, etc.) que Dios llevó a cabo todo lo concerniente  a su propia imagen, la imagen del Dios invisible, según el consejo de su propia voluntad, en orden para la redención, pues Dios siempre ha sido y será Espíritu.

Y esta imagen del Dios invisible junto con todo el plan de Dios que él mismo llevaría a cabo en un tiempo futuro en el tiempo del hombre o de la humanidad, quedó guardada en Dios mismo, por edades eternas, según lo expresó Pablo en Romanos 16:25. No ha habido ni habrá jamás ningún teólogo que pueda decirnos cuántas edades eternas (en años cronológicos, humanos) fue que esta imagen de Dios y el plan de Dios quedó guardado en Dios mismo, pues ¿quién puede contar el "tiempo" en la eternidad? También es desde este punto de vista, que las Escrituras hablan del Hijo en la figura de un Cordero inmolado diciendo que "fue muerto, desde el principio del mundo" (Apocalipsis 13.8). Se sobreentiende que se refiere a su plan eterno. 

¿Recuerda usted lo que el Señor Jesús dijo una vez estando aquí en la tierra?,

"...Salí del Padre, y he venido al mundo: otra vez dejo el mundo, y voy al Padre..." (Juan 16. 28). una clara referencia a que la "imagen de Dios" estaba  EN DIOS MISMO; y no una "segunda persona divina, distinta y eterna ", al lado de él, o  peor (como dicen algunos) "creada" por él.

¿Un eterno creando otro "eterno"? ¿podía Dios "hacer " otro "Dios" como él?

Y si era  un hijo "eterno" junto con el Padre, ¿cómo fue que "murió" antes de la fundación del mundo?

¿Puede la naturaleza eterna morir literalmente, como muere la naturaleza humana?

Ahora es más entendible la declaración poderosa y única de Jesús de que el Padre y el  Hijo, ES UNO Y EL MISMO:
 

"¿No crees que yo soy EN EL PADRE y el Padre  EN MÍ ?" (Juan 14. 10).

Si el Señor Jesucristo (o el Hijo) es "...el resplandor de su gloria y la misma imagen de su sustancia..." según Hebreos 1.3, entonces eso es lo que significa ese texto: que el Padre habita en el Hijo y el Hijo en el Padre POR EL MISMO ESPÍRITU, sin hacer "dos eternos o "dos" divinos.

En esto consiste el misterio de la voluntad de Dios o de la Piedad"
[7]

David Bernard en su libro La Unicidad de Dios, nos da un resumen de las posibles explicaciones al plural "hagamos" de Génesis 1:26, ratificando que es absolutamente antibíblico tomar dicho texto para especular sobre una "pluralidad de personas divinas" en Dios:

"En resumen, Génesis 1:26 no puede significar una pluralidad en la Deidad, pues eso contradiría a las demás Escrituras. Hemos ofrecido varias otras explicaciones armonizantes. (1) Los judíos y muchos cristianos lo consideran como una referencia a los ángeles. Otros muchos cristianos lo consideran como (2) una descripción de Dios aconsejando con su propia voluntad, (3) una pluralidad majestuosa o literaria, (4) un pronombre que simplemente concuerda con el sustantivo Elohim, o (5) una referencia profética a la futura manifestación del Hijo de Dios" [8]


Referencias

[1] Julio César Clavijo Sierra. La Palabra Hebrea Elohim.
http://unicodios.blogspot.com/2011/06/la-palabra-hebrea-elohim.html
[2] Pablo Santomauro. ¿Con quién habló Dios en Génesis 1:26? Extractado de El Abuso Unicitario del Antiguo Testamento.
http://pastordanielbrito.wordpress.com/2009/11/07/%C2%BFcon-quien-hablo-dios-en-genesis-126/
[3] Pablo Santomauro. La Deshonestidad Intelectual de los Pentecostales Unicitarios. Recursos Cristianos Iglesia Triunfante.
http://www.recursosevangelicos.com/showthread.php?threadid=10595
Nota: Para ver una refutación completa a ese artículo, lea el material titulado: "Pablo Santomauro y su Falso Testimonio de Deshonestidad Intelectual", que también se ha titulado "La Honestidad Intelectual de los Pentecostales Unicitarios (o del Nombre de Jesús)", en:
http://unicodios.blogspot.com/2011/05/pablo-santomauro-y-su-falso-testimonio.html
[4] José de la Cruz Ríos. Tratado Sobre la Divinidad.  págs. 23-24. Publicado en la Megapágina Pentecostales del Nombre de Jeucristo.
http://www.pentecostalesdelnombre.com/libros/divinidad/Divinidad.pdf
[5] Julio César Clavijo Sierra. Un dios Falso Llamado Trinidad. págs. 383-387. Publicado en la Megapágina Pentecostales del Nombre de Jeucristo.
http://www.pentecostalesdelnombre.com/libros/dios_trino.pdf
[6] Daniel L. Segraves. Elohim y los Pasajes Plurales.
http://unicodios.blogspot.com/2011/06/elohim-y-los-pasajes-plurales.html
[7] Alfonso M. Suarez. Adán lo Perdió Todo, el Postrer Adán lo Recuperó Todo. Mensaje enviado al foro Pentecostales Apostólicos del Nombre. La Red de Unción, Bendición y Verdad.
htttp://www.pentecostales.notlong.com    
[8] David K. Bernard. La Unicidad de DiosSerie Sobre la Teología Pentecostal Tomo 1. pág. 150. Impreso por Word Aflame Press.
http://www.pentecostalesdelnombre.com/Unicidad_de_Dios.pdf