miércoles, 1 de junio de 2011

El dios "Ellos" de los Trinitarios - Debate Entre Julio César Clavijo y un Pastor Trinitario


(Conversación entre el Hno. Julio César Clavijo y un Pastor Trinitario)

La siguiente conversación, realizada a través de Internet, nos sirve para ilustrar de una manera muy práctica, el concepto errado que tienen los trinitarios sobre Dios y lo apartados que están de la Biblia. En dicha conversación, participa junto conmigo un pastor trinitario.

La intención de esta publicación es que usted cuente con información sencilla pero muy ilustrativa, que le permita refutar los argumentos de la herejía conocida como la Trinidad. Note como el pastor trinitario expone conceptos antibíblicos como “Dios Hijo”, “Hijo eterno”, imagina que algunos títulos o roles de Dios son “personas divinas y distintas”, deposita su fe en escritos extrabíblicos (a los que llama Credos) para suplantar lo que dice la Escritura, y finalmente dice creer en el dios “ellos” en vez de en el único Dios de la Biblia.


-.Moisés (Pastor Trinitario).- Hola amigo pentecostal. Me veo con la necesidad de escribirte, porque buscando en Internet información sobre la Trinidad, vine a dar con que tú me dices que la Trinidad no existe. Veo que tú niegas la Trinidad, porque ignoras las bases del por qué se habla de una Trinidad en la Biblia. Es cierto que jamás encontrarás la palabra Trinidad en la Biblia, y aunque le des vuelta a todas las páginas no la hallarás. Sin embargo, eso no es pretexto para decir que la Biblia no habla de Trinidad. Dime entonces ¿Cómo es posible que la Biblia se refiera a Dios llamándolo Padre, Hijo y Espíritu Santo? ¿Cómo le llamas tú a esa forma de revelarse de Dios? ¿Me vas a negar la divinidad del Padre, la del Hijo y la del Espíritu Santo? o ¿Me vas a decir que son tres dioses? Veo que has investigado sobre el tema, pero lastimosamente no logras entender las verdades bíblicas. Ten mucho cuidado al interpretar las Escrituras, pues ellas hablan acerca del Dios Trino. Dios te bendiga y espero que le pongas mucha atención a la Sagrada Escritura.


-.Julio César (Pentecostal del Nombre de Jesús).- Hola Moisés, lo saludo en el nombre de Jesús. Gracias por escribirme. Es mi deber, también como un creyente de la Santa Palabra de Dios, decirle a usted, que dirige una congregación de personas a las cuales tiene la obligación de predicarles la verdad, que la Trinidad no existe y que es una invención humana. Note usted que es la Biblia la que en cientos de porciones dice que Dios es uno, pero nunca dice lo que el dogma de la trinidad ha inventado, al decir que “Dios es tres en uno”. De manera tal, que yo estoy dentro de la Biblia, pero usted permanece dentro de la especulación religiosa humana. Mire que usted mismo, reconoce que su creencia trinitaria se encuentra en aprietos bíblicos, cuando escribe que:

“Es cierto que jamás encontrarás la palabra Trinidad en la Biblia, y aunque le des vuelta a todas las páginas no la hallarás”.

Entonces, las advertencias de tener mucho cuidado al interpretar la Palabra de Dios, no debe recordármelas sólo a mí, sino que tiene que aplicárselas diligentemente a usted, porque está viendo que la Biblia no menciona a ninguna trinidad, y aún así usted quiere creer lo que no está Escrito. Paso a contestar sus interrogantes. Escribe usted:

“Dime entonces ¿Cómo es posible que la Biblia se refiera a Dios llamándolo Padre, Hijo y Espíritu Santo? ¿Cómo le llamas tú a esa forma de revelarse de Dios? ¿Me vas a negar la divinidad del Padre, la del Hijo y la del Espíritu Santo?”

Debe usted entender que hay un Solo Dios, quien es el Padre (1. Corintios 8:6). Padre es un título de Dios que indica que Él es el Creador y origen de todo, y que Él cuida de su creación. Ese único Dios, se manifestó en la carne como el varón perfecto (Efesios 4:13), así que el Hijo es una referencia a la manifestación de Dios en carne como ese varón perfecto. El Hijo de Dios, es el modelo que deben seguir todos los demás hijos de Dios. Note que cuando un ser humano desea ser un hijo de Dios, en realidad no desea convertirse en una segunda persona divina, sino que desea seguir el ejemplo de la humanidad perfecta y sin pecado, que nos muestra la Biblia en el Hijo de Dios. Recuerde que el único Dios y Padre fue manifestado en carne, no otro (Isaías 9:6). Espíritu Santo es un título de Dios, que nos indica que Dios es Espíritu y es Santo. Indica que Dios prometió a venir a morar en nuestros corazones, llenándolos de su Espíritu.

Del mismo modo, también hay otros muchos títulos de Dios, tales como el Omnipotente, el Omnisciente, el Alfa, la Omega, La Roca, el Pastor, etc., pero eso no indica que haya tantas personas divinas, según cada título divino. Si usted logra entender los diferentes roles de Dios, que lo identifican por medio de los diferentes títulos divinos, estará muy cerca de comprender la doctrina del Dios único y podrá salir del pecado de creer en un dios trino, desobedeciendo por completo el principal mandamiento que nos enseña que Dios es uno (Deuteronomio 6:4, Marcos 12:29-30).

Si en verdad usted ama las Escrituras, comience obedeciendo el principal mandamiento. Despójese de los dogmas de tradición humana, y venga a Jesús, el único Dios que por amor de nosotros se manifestó en carne. Crea lo que dijo Jesús: “Si no creéis que Yo Soy, en vuestros pecados moriréis” (Juan 8:24). Usted hasta ahora ha creído que Jesús es una segunda persona de una trinidad, algo que usted mismo reconoce que no está escrito en la Biblia. Pero Jesús es el Yo Soy, es Jehová el Padre, que se manifestó en carne como el Hijo, o el varón perfecto. Dios no es tres en uno, ni tres seres. Dios es uno, y Jesús es Dios, porque Dios fue manifestado en carne.


-.Moisés (Pastor Trinitario).- Apreciado en Cristo Jesús, creo que sigues siendo muy etéreo, y es necesario que tú seas un intérprete correcto de las Escrituras. Con todo lo que me dijiste, sigo creyendo en la Trinidad y mi corazón se arraiga todavía más a la Trinidad. Fíjate que esos títulos que tú dices que Dios tiene, me suena a lo que dijo Miguel Servet. Te pido en el amor de Dios que no niegues algo que la Biblia afirma con mucha verdad. Si no entiendes la Trinidad, estudia la Biblia con más ahínco, con más prontitud, con más deseo de saber algo nuevo. Si de plano ya no entiendes nada y sigues con tu necedad de que la Trinidad es un concepto filosófico, te pediría en el amor de Dios Padre - Dios Hijo - Dios Espíritu Santo, que tengas un encuentro personal con el Dios verdadero, ese Dios manifestado en las personas del Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Me es necesario decirte que la Escritura muestra al Espíritu Santo como una persona. Recuerda que dice la Biblia: “no contristéis al Espíritu Santo de Dios” (Efesios 4:30). Si es cierto que Dios solo tiene una serie de títulos, y que el Hijo, el Padre y el Espíritu Santo son una serie de títulos, ¿Por qué me dice la Biblia que el Espíritu Santo se pone triste? ¿Acaso un título se pone triste? ¡Claro que no! Para que alguien se ponga triste necesita ser una persona ¿No lo crees así? Y luego dice la Biblia que Jesús estuvo con nosotros, anduvo con nosotros; y es más, vimos su gloria, gloria como del unigénito Hijo de Dios, siendo un hombre que sufrió así como tú has sufrido ¿Crees que si solo Jesús es un titulo, tendría que pasar hambre y dolor? ¡Recuerda! ¡Ten cuidado, porque al final tú eres el que va a rendir cuentas ante Dios! Espero que puedas reconocer al Dios Trino y Uno. Estudia la Biblia, interprétala correctamente, has una sana hermenéutica.


-.Julio César (Pentecostal del Nombre de Jesús).- Hola Moisés. Nuevamente saludos cordiales ¡Qué bien que vamos avanzando!

Acerca de la comprensión y el entendimiento de las Escrituras, yo estoy en la Biblia al creer que Dios es uno, pero usted está lejos de la Biblia, al creer algo que la Biblia no dice, pensando que Dios es tres en uno. Respecto a lo que haya dicho o no, Miguel Servet, no es el tema que nos atañe. Recuerde usted que si de doctrina de hombres se trata, la Trinidad no fue expuesta en su forma final, sino hasta aproximadamente el 475 d.C. en el Credo de Atanasio, en el cual usted cree y le da más honor que a la Biblia. Mire nada más el concepto extrabíblico que usted aplica, al decir “Dios Hijo”. Si pudiera mostrarme un sólo versículo de la Biblia que diga “Dios Hijo”, seguro que usted demostraría que está en la Biblia. Pero por el contrario, la Biblia habla acerca del Hijo de Dios (Dios manifestado en carne como un hombre verdadero y sin pecado); nunca habla del “Dios Hijo”. Recuerde que usted es un pastor y debe sustentar sus creencias con la Biblia. Como no puede mostrarme un solo texto que hable de ese “Dios Hijo” o que mencione la expresión “segunda persona divina”, existe una fuerte tendencia a que usted esté pensando más allá de lo que está Escrito, y que su creencia no sea más que pura especulación humana.

Ciertamente usted está confundido respecto a mi fe bíblica, y eso le impide entender la verdad de un solo Dios. Me dice usted que el Espíritu Santo se pone triste, y que por eso el Espíritu es una persona divina y distinta de otras dos. Me dice usted que un título no se pone triste, y entonces piensa que con ese argumento tan simple ha refutado mi creencia bíblica. En realidad con sus declaraciones, lo que ha hecho es demostrar que no sabe lo que yo creo, a pesar de que ya se lo he explicado. Se lo ilustraré con un ejemplo. Usted es un pastor, y por eso alguien de su congregación podría decir que el pastor en ciertos momentos se pone triste. Entonces, ¿Ya que el pastor se pone triste, esto quiere decir que sólo un título se pone triste? ¡Por supuesto que no! Lo que quiere decir, es que Moisés quien es pastor, se pone triste. Porque Dios (quien es Espíritu y es Santo) tenga sentimientos, eso no lo hace tres personas distintas como usted especula extrabíblicamente ¿Comprende?

Aún más, un hijo suyo podría decir: “mi papá se puso triste”. Mientras tanto, alguien de su congregación podría decir: “mi pastor se puso triste”. Solo a alguien que quiera imaginarse más allá de la realidad, se le ocurrirá pensar que en este caso, el pastor y el papá son dos personas distintas y un solo Moisés verdadero. Dese cuenta como la especulación y la imaginación religiosa están afectando su vida, y no lo dejan descubrir la verdad del Dios único que se manifestó en la carne.

Como los dos tenemos que dar cuentas a Dios, entonces saquemos lo mejor de esta conversación. En caso de que yo creyera que Dios es uno y trino, estaría creyendo en una herejía y me condenaría. Pero gracias a Dios, confío en su Palabra y obedezco al principal mandamiento, que declara que Dios es uno (Marcos 12:29-30). En cambio usted no lo obedece, porque pensando más allá de lo que está Escrito, declara erróneamente que Dios es tres en uno. Por favor, medite en la Biblia, estudie y entienda. Los dos estamos vivos y tenemos oportunidad de hacer la voluntad de Dios; pero para hacer esa voluntad, uno debe empezar por entenderle y conocerle (Jeremías 9:23-24, 24:7), obedeciendo el principal mandamiento.


-.Moisés (Pastor Trinitario).- Me da la impresión de que desconoces todos los documentos históricos. Para hacerte mención, no sé si conoces el Credo de los Apóstoles y el Credo Niceno, que fueron escritos mucho tiempo antes que el Credo de Atanasio. En estos documentos se expone claramente la doctrina de la Trinidad.

Te envío un enlace en el que podrás encontrar los Credos o Símbolos de Fe, y también otro enlace donde podrás encontrar algunas reflexiones de Juan de Valdés en su obra “Diálogo de Doctrina Cristiana” sobre el Credo de los Apóstoles. Si quieres, me contestas lo que entendiste.

Los Credos (El Credo de los Apóstoles, El Credo Niceno, El Credo de Calcedonia, El Credo de San Atanasio).
http://www.iglesiareformada.com/Credos.html

El Credo o Símbolo de los Apóstoles. de la obra, Diálogo de Doctrina Cristiana. Juan de Valdés (1509-1541)
http://www.iglesiareformada.com/Valdes_Dialogo_Credo.html


-.Julio César (Pentecostal del Nombre de Jesús).- Hola Moisés. Lo saludo en el nombre del Señor Jesús, quien es el único Dios en el cielo y en la tierra, y en cualquier otro lugar, pues no hay más que un Dios.

En su mensaje anterior, esperaba de usted algo más que dos enlaces remitiéndome a unos archivos. Yo deseaba contar con respuestas de fondo a mis demandas, pero definitivamente usted no cuenta con ellas. Fíjese que usted que no ha podido enviarme ni una sola porción de la Escritura que hable del tal “Dios Hijo”, porque usted sabe muy bien que la Biblia habla es del Hijo de Dios. Asimismo, no me envió ninguna porción de la Escritura que diga que Dios es tres personas distintas, porque sabe muy bien que no se encuentra. Tampoco fue capaz de reconocer, que ha tenido confusión en el tema de los distintos roles o títulos de Dios, e intentando eludir la cuestión, ha saltado hacia otros temas. Entiendo su temor de enfrentarse con la posibilidad de estar en una doctrina de error, pero si le presta atención a la Palabra de Dios, podrá entender que sólo hay un Dios que fue manifestado en carne para venir a salvar (Mateo 1:23, 1. Timoteo 3:16). Solo hasta cuando entienda eso, comenzará por fin a comprender la plenitud del evangelio.

Al leer los documentos a los que usted me ha remitido, observo que lo único que ha hecho es ratificar que usted no se apoya en la Biblia, sino en escritos extrabíblicos que aborrecen por completo la verdad bíblica, pues cambian la enseñanza de la Escritura. Los trinitarios, al igual que todas las demás sectas, reemplazan la Escritura por otros escritos a los cuales les dan mayor honor que a la Biblia, y en este caso, los trinitarios tienen esos escritos a los cuales llaman Credos o Símbolos de Fe. Entienda que el llamado Credo de los Apóstoles no fue obra de los Apóstoles, pues data de los últimos años del siglo III, y tiene un origen occidental posiblemente romano. El Credo de Nicea es de principios del siglo cuarto (año 325 d.C.) y el Credo de Atanasio (de finales del siglo quinto) es un escrito elaborado alrededor de cuatrocientos años después de que la Biblia fue terminada de escribirse.

Para mayor información, lo invito a que lea los siguientes escritos elaborados por mí, que le ayudarán a entender por qué usted no le cree a la Biblia, sino que la reinterpreta para acomodarla a las declaraciones de dichos credos. Para usted no es más importante lo que dice la Biblia acerca de Dios, sino lo que dicen esos escritos extrabíblicos.

Los Trinitarios y su Concepción Infantil de la Biblia
http://unicodios.blogspot.com/2011/05/los-trinitarios-y-su-concepcion.html

Los Errores del Credo de Atanasio
http://unicodios.blogspot.com/2011/05/los-errores-del-credo-de-atanasio.html

De otro lado, el escrito de Juan de Valdés sobre el Credo de los Apóstoles, expone varios errores antibíblicos, propios del dogma trinitario. Le muestro algunos:

Aquel artículo dice: “¿Es lícito llamar al Padre, Espíritu?... Sí, ¿por qué no?”.

Con esta declaración, expone que los trinitarios creen en la herejía de dos Espíritus Divinos, contradiciendo a la Biblia que dice que sólo hay un Espíritu Divino. "un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación" (Efesios 4:4).

Juan de Valdés, escribe: “el Espíritu Santo es verdadero Dios, juntamente con el Padre y con el Hijo; y… de tal manera son tres personas, que es una misma esencia, quiero decir, un mismo ser”.

La doctrina de un dios, al lado de otros dos que también son tan dios como él, es una herejía totalmente ajena a la Biblia. La Biblia nunca dice que haya tres que deban ser reconocidos a la vez como Dios, para que uno se imagine eso. El Espíritu Santo es verdadero Dios, pero no Dios juntamente con otros, sino que es el Dios único. Recuerde que Dios es Espíritu y es Santo.

Juan de Valdés, dice: “Porque así convenía que naciese Dios”.

Esta es una herejía que se ha proclamado en varios círculos, especialmente en el catolicismo romano, argumentando que Dios tiene una madre y que María es la madre de Dios. Lamento muchísimo que usted crea en esa herejía, pero usted debe entender que Dios es Eterno y no tiene principio ni fin, ni padre ni madre. Es un pecado pensar que Dios nació o que María es la madre de Dios. ¿Qué fue lo que nació de María? Una humanidad pura y sin pecado, que fue llamada el Hijo de Dios, y que fue la manera que escogió el Dios único para manifestarse en carne.

En otro aparte de ese escrito de Juan de Valdés sobre el llamado “Credo de los Apóstoles”, se encuentra el siguiente diálogo, donde un personaje llamado Eusebio, es enseñado en la fe católica romana por un arzobispo.

“Eusebio.- ¿Por qué la Sagrada Escritura llama al hijo Hijo?
Arzobispo.- Porque es propio del Hijo ser engendrado y nacer del eterno Padre.
Eusebio.- ¿Por qué lo llama único?
Arzobispo.- Por hacer diferencia entre el Hijo natural, que es Jesucristo, y los hijos adoptivos que son todos los que están allegados y unidos con El por unión de amor”.

Ese dialogo, expone otra de las contradicciones de la herejía trinitaria. Juan de Valdés, dice que el Hijo es llamado Hijo, porque fue engendrado y nació del padre. Pregunta: ¿Alguien engendrado puede ser eterno? No, porque el engendramiento indica que tuvo un origen en el progenitor. ¿Entonces por qué los trinitarios creen en la herejía del Hijo Eterno? Porque no les interesan para nada las contradicciones de su dogma. Por el contario, piensan que entre más enredado y más confuso sea, más cierto es. Aun más, Juan de Valdés habla de los hijos adoptivos, refiriéndose así a quienes han creído en Dios. Como estos hijos adoptivos fueron engendrados por Dios (Juan 1:13, 1: Juan 5:18), ¿entonces aquellos hijos son también personas divinas de un Dios multipersonal? ¿Sino, por qué no? Así que ya no habría ninguna Trinidad, sino un Dios compuesto de millones de personas divinas. Cómo usted no ha entendido que el título de Hijo aplicado a Jesús, es una referencia a su manifestación en carne como un ser humano perfecto y sin pecado, el cual es el modelo perfecto que deben seguir todos los demás hijos de Dios; por eso no ha comprendido la verdad que encierra ese título y esa manifestación de Dios. Es por esta razón que lo invito a que salga de su error, a que corte de una vez por todas con el dogma antibíblico de la Trinidad, a que venga a la verdad y a que guíe a otros hacia la verdad.


-.Moisés (Pastor Trinitario).- ¿Pero sabe? Los documentos a los que le remití, declaran lo que la Biblia dice. Al final de cuentas, si usted niega que la Trinidad no existe, entonces está diciendo automáticamente que Jesús no es Dios y que el Espíritu Santo no es Dios ¿Entonces de qué le sirve ir a una Iglesia?


-.Julio César (Pentecostal del Nombre de Jesús).- Moisés, aunque se lo he explicado, usted no ha prestado la suficiente atención y no ha querido entender lo que le digo.

Creo con todo mi corazón que Jesús es Dios, pero lamentablemente el que no cree eso es usted, porque usted cree que Él no es Dios Único, sino una persona que comparte su gloria con otras dos. Eso es politeísmo. De igual modo, creo con todo mi corazón que Dios es el Espíritu Santo, pero lo que no puedo creer (porque es antibíblico), es la herejía de que el Espíritu Santo es una persona en compañía de otras dos personas divinas.

¿De qué me serviría decir que creo en Dios, si me imagino que Él es un diosesito acompañado por otras dos personas? ¿De qué me serviría decir que soy hijo de Dios, si creo en una herejía de hombres como es la trinidad, que no tiene sustento en la Escritura? ¿De qué me serviría suplantar la enseñanza bíblica, por los Credos de tradición humana, como son el de Atanasio, el Niceno, y el llamado Credo de los Apóstoles?

¡Por favor piense, medite y reflexione con atención! Parece que en su afán por responderme lo más rápido posible, no está leyendo con cuidado lo que yo le he dicho, y está suponiendo una cantidad de absurdos sobre mi creencia bíblica. Usted es un pastor, y tiene la obligación de enseñar a un grupo de personas, pero primero tiene que aprender lo que la Biblia dice acerca del Dios verdadero, para poder enseñar a otros.

¿De qué le sirve esforzarse en todo lo que hace, si ni siquiera cree en el primer mandamiento? “Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento” (Marcos 12:29-30). Hasta que no obedezca el principal mandamiento, no podrá estar en la doctrina de Cristo.

Note que el principal mandamiento nos insta a creer que Dios es uno; nunca en la herejía que usted proclama, de que es tres en uno. Por favor, lea de manera completa los artículos a los que lo remití, y estudie con razones. No es con caprichos que se llega a la verdad, sino con afán y deseo por aprender. Aún está a tiempo, y si ama a Dios, todavía podrá conocerle. Salga de la herejía del dios trino, y alabe a Jesús reconociéndole como el único Dios que se manifestó en carne para venir a salvar.


-.Moisés (Pastor Trinitario).- Mira, Dios no comparte su gloria. Ellos reciben la misma gloria. Pero en fin, una mente cerrada como la tuya no puede comprender lo grande que es Dios y la forma en que él se revela en su Palabra. Gracias a Dios que yo creo en él. Creo que Dios Padre me creó, creo que su Hijo murió por mí y creo que el Espíritu Santo ha aplicado la redención a mi vida. Ahora vivo para él y si muero, muero para él. Si no creyera que Jesús es Dios, ¿quién podrá salvarme?


-.Julio César (Pentecostal del Nombre de Jesús).- Moisés, me aterra la forma como usted se refiere a Dios, diciéndole “ellos”. Dios no es “ellos”, sino Él. Cada vez más queda confirmado, y es con sus propias palabras, que usted se aparta de la Biblia y utiliza un lenguaje que contradice la enseñanza de la Escritura. Vaya a las religiones paganas, y usted encontrará “ellos” para referirse a las deidades paganas. Vaya a la Biblia, y usted encontrará la referencia a Dios como Él ¿Se da cuenta en los caminos que usted anda? Ciertamente no es con los apóstoles y los profetas bíblicos, pues aquellos hombres nunca se refirieron al tal dios “ellos”, en el que usted cree. Aún hay tiempo de que venga a la Biblia y se despoje de toda esa tradición religiosa humana. A usted no lo creó el dios “ellos” (el dios Trino). A usted lo creó Jesús, el verdadero Dios y la vida eterna. Sírvale a Él, y despójese del dios falso al que usted se refiere como “ellos”, exhibiendo abiertamente su politeísmo.

Usted dice: “Creo que Dios Padre me creó, creo que su Hijo murió por mí y creo que el Espíritu Santo ha aplicado la redención a mi vida. Ahora vivo para él y si muero, muero para él. Si no creyera que Jesús es Dios, ¿quién podrá salvarme?”.

Sin embargo, lamentablemente usted no cree lo que acaba de decir, porque en realidad lo que usted cree es que un dios Trino es el que lo salva, desconociendo lo que dice la Biblia. Lo que usted en realidad cree es lo siguiente:

Cree que una primera persona divina de un dios Trino, creó todo. Con esto demuestra que piensa que las otras dos personas no lo crearon todo, o por lo menos tuvieron menor participación. Por el contrario, la Biblia declara que Dios creó todo sin la ayuda de nadie (Isaías 44:24, 45:11-12). Entonces solo el deseo de contradecir la Biblia, es el que lleva a los trinitarios a imaginarse a tres personas divinas.

Cree que una segunda persona divina lo salvó, pero no cree que Jesús es el único Dios que se manifestó en carne para salvarlo. Así que cree que esa segunda persona asumió el papel principal en su salvación, mientras que las otros dos asumieron un papel secundario.

Cree que una tercera persona divina aplica la redención a la vida de los creyentes, pero no cree que sea el Único Dios el que llena los corazones de los suyos, porque Él es Espíritu y es Santo.

Para finalizar, usted lo que me dice es que el dios “ellos” no comparte su gloria con nadie más, pero que los “ellos” si comparten su gloria entre sí. ¿Nota lo lejos que usted está de la Biblia? La Biblia habla de una gloria exclusiva (Isaías 42:8), mientras que el dogma de la Trinidad habla de una gloria compartida.

Yo creo que Dios como Padre creó todo (Isaías 64:8), que al manifestarse en carne como un Hijo (un ser humano perfecto y sin pecado) pudo salvarme (Hebreos 2:14-15), y ahora llena mi vida porque Él es Espíritu y es Santo (Hechos 2:17-18). Todo eso lo puede hacer Dios, sin que tengamos que pensar en Él como “ellos” y sin tener que recurrir a la herejía trinitaria.