viernes, 7 de noviembre de 2014

La Didaché ("Enseñanza de los Doce") y el Bautismo en el Nombre de Jesús


Por Julio César Clavijo Sierra
Fragmento ampliado de las páginas 150-151 del libro Un dios Falso Llamado Trinidad.
© 2007 Todos los Derechos Reservados.
No se puede publicar en otro sitio web sin permiso del autor

Algunos trinitarios citan a menudo una fuente antigua para justificar su adherencia a la "formula triple" y negar la enseñanza bíblica del bautismo en el nombre de Jesús. Veamos la siguiente cita de una reconocida escritora trinitaria:

"Un libro muy antiguo llamado La enseñanza de los apóstoles (Didaché) dice: “Ahora concerniente al bautismo, bautizad de esta manera: después de dar enseñanza en primer lugar de todas estas cosas, bautizad en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” Dice también: “El obispo o presbítero debe bautizar de esta manera, conforme a lo que nos mando el Señor, diciendo: Id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”" [1]

Respecto a esta cita tomada del Didaché, podemos afirmar que:

1. Es increíble ver como los trinitarios confían tanto en escrituras extrabíblicas como el Didaché y no pueden confiar en lo que enseña la propia Escritura con relación al bautismo.

La Biblia enseña la necesidad del bautismo como es mostrado en Mateo 28:19, Marcos 16:16, Lucas 24:47, Hechos 2:38, 1. Pedro 3:21, etc. El modo del bautismo es por inmersión completa en el agua invocando el Nombre de Jesucristo, pues esto fue lo que hizo la iglesia primitiva. Los cinco registros de bautismos en el libro de los Hechos de los Apóstoles demuestran que la Iglesia Primitiva utilizó la invocación del Nombre de Jesús y nunca una "fórmula triple" (Hechos 2:38, Hechos 8:16, Hechos 10:48, Hechos 19:5, Hechos 22. 16, Santiago 2.7). El bautismo es parte del plan de Salvación que incluye también el arrepentimiento, la recepción del Espíritu Santo y la dedicación de una vida plena para Dios (Hechos 2:38)

2. La copia en idioma griego mas antigua que se conoce del Didaché data del año 1056 d.C. y la copia más antigua en latín es del siglo decimo, sin embargo entre las copias existentes se presentan marcadas variaciones textuales. Es evidente que los cristianos de los primeros siglos no consideraron importante al Didaché, pues no tuvieron suficiente cuidado en su preservación. Debido a la ausencia de otras copias, no se puede asegurar que el texto sea confiable, pues no se escapa que con el paso del tiempo, el texto haya sido intervenido con doctrinas católico-romanas.

3. Aun cuando el Didaché reclama ser la enseñanza de los doce apóstoles, es evidente que el Didaché no fue escrito por ellos pues de otra forma habría hecho parte del canon. Incluso no fue escrito en el primer siglo, sino que probablemente data del segundo siglo. La autoría de ese documento es engañosa lo que hace que su contenido pierda credibilidad. Así no es una fuente confiable de la Iglesia Primitiva.

4. El Didaché imparte otras enseñanzas extrabíblicas con relación al bautismo, como por ejemplo que el candidato al bautismo debe ayunar uno o dos días antes de su bautismo, que en lo posible se debe usar agua fría, que es preferible ser bautizado en una corriente de agua (agua viva), y que si es imposible que la persona se sumerja totalmente, entonces se le debe verter agua en tres tiempos. Para mayor ilustración, veamos una porción del Didaché

"VII. En cuanto al bautismo, he aquí cómo hay que administrarle: Después de haber enseñado los anteriores preceptos, bautizad en el agua viva, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Si no pudiere ser en el agua viva, puedes utilizar otra; si no pudieres hacerlo con agua fría, puedes servirte de agua caliente; si no tuvieres a mano ni una ni otra, echa tres veces agua sobre la cabeza, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Antes del bautismo, debe procurarse que el que lo administra, el que va a ser bautizado, y otras personas, si pudiere ser, ayunen. Al neófito, le harás ayudar uno o dos días antes." [2]

5. El Didaché también hace referencia al bautismo en el nombre de Jesús solamente, pues afirma que nadie puede tomar la Santa Cena a menos que haya sido bautizado en el nombre del Señor y hace claridad que a quien se refiere como Señor, es a Jesús.

"Que nadie coma ni bebe de esta eucaristía, sin haber sido antes bautizado en el nombre del Señor; puesto que el mismo dice sobre el particular: "No déis lo santo a los perros."... "El Señor vendrá con todos sus santos" ¡Entonces el mundo verá al Señor viniendo en las nubes del cielo!" [3]

6. Escritores unitarios (que al igual que los trinitarios niegan que Jesús sea Dios el Padre manifestado en carne), también se apoyan en la Didaché para intentar negar el mandamiento bíblico en el nombre de Jesús. [4] Ellos sólo tendrán esperanza de salir de su error hasta que puedan comprender que la enseñanza sólida de la Escritura no tiene comparación con los textos apócrifos antiguos, ni con las enseñanzas postapostólicas que tergiversaron la clara y verdadera enseñanza de los apóstoles como se encuentra en la Biblia.

7. El Didaché es un tratado muy pequeño, pero en muchas de sus porciones se aparta de las Sagradas Escrituras. Por ejemplo, en el capítulo IV sostiene que los pecados pueden ser redimidos por medio del dinero obtenido del trabajo, al decir: “Si adquieres algo por el trabajo de tus manos, da de ello como rescate de tus pecados” [5].

En el capítulo VIII dice que para no ser hipócritas, debemos ayunar los miércoles y los viernes en lugar de ayunar los lunes y los jueves. “VIII. Es preciso que vuestros ayunos no sean parecidos a los de los hipócritas, puesto que ellos ayunan el segundo y quinto día de cada semana. En cambio vosotros ayunaréis el día cuatro y la víspera del sábado” [6]

El Capítulo XI habla de asuntos completamente alejados de la verdad bíblica, como por ejemplo, que un profeta viajero es un verdadero profeta de Dios si permanece con uno ya sea uno o dos días, pero “el que se quedare durante tres días, es un falso profeta” [7]. También menciona otra forma antibíblica para supuestamente identificar a un falso profeta, y es que si alguien que se dice ser profeta come de los alimentos que él mismo mandó a poner sobre una mesa, es un falso profeta. “El profeta, que hablando por el espíritu, ordenare la mesa y comiere de ella, es un falso profeta” [8]

Aunque el Didaché "es conocido más literalmente en su forma más extensa y pretensiosa como «La enseñanza del Señor a los gentiles por medio de los doce apóstoles». Magro e incorrecto, sirve para poner de manifiesto el melancólico y rápido desvío del segundo siglo respecto de la verdad revelada en el primero." [9]

En conclusión, el Didaché es un testigo nada creíble en contra de la enseñanza bíblica del bautismo en el Nombre de Jesús.


Notas

[1] Luisa Jeter de Walker. ¿Cual Camino? Edición Ampliada y Revisada. p 200. Capitulo 11. Solo Jesús. Editorial Vida.
[2] La Didache (La Doctrina de los Doce Apóstoles). Cap. VII.
http://www.upasika.com/docs/apocrifos/Miscelanea/Didache.pdf
[3] Ídem. Caps. IX y XVI.
[4] Vea por ejemplo el artículo titulado: "El Bautismo en Agua. ¿En qué Nombre?, por Javier Rivas Martínez.
http://endefensadelafecristiana.blogspot.com/2010/03/el-bautismo-en-agua-en-que-nombre.html
[5] Varios Autores. Didaché: Enseñanza de los apóstoles. Cap. IV.
http://www.desarrollocristiano.com/articulo.php?id=149&c=all
[6] La Didache (La Doctrina de los Doce Apóstoles). Cap. VIII.
http://www.upasika.com/docs/apocrifos/Miscelanea/Didache.pdf
[7] Ídem. Cap. XI.
[8] Ídem. Cap. XI.
[9] William Kelly. La Enseñanza de los Doce Apóstoles o Didaché.
http://mujercristianaylatina.wordpress.com/2010/07/12/%C2%ABla-ensenanza-de-los-doce-apostoles%C2%BB-o-%C2%ABdidache%C2%BB/