lunes, 11 de julio de 2011

El Nuevo Nombre de Dios (Apocalipsis 3:12)


Por Julio César Clavijo Sierra
© 2011 Todos los Derechos Reservados.
No se puede publicar en otro sitio web sin el permiso del autor


“Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, y mi nombre nuevo” (Apocalipsis 3:12).

“Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea. Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino Él mismo” (Apocalipsis 19:11-12).

En los versículos anteriores del libro de Apocalipsis, podemos apreciar que el Señor Jesús ha prometido que Él tendrá un nombre nuevo, que dará a conocer a todo aquel que venciere alcanzando la salvación provista por Dios. Esto es corroborado por los siguientes hechos.

1. Dios ha Utilizado Diferentes Títulos y Nombres Para Darse a Conocer a Sí Mismo.

Recordemos que en la Biblia (sobre todo en el Antiguo Testamento), los nombres que llevaban las personas, reflejaba algunas características de su personalidad o de su historia. De la misma manera, Dios usó diferentes nombres y títulos para dar a conocer aspectos importantes de sí mismo, a fin de que el hombre pudiera conocerle. Por ejemplo, un título que demuestra que Dios es Todopoderoso, es "El-Shaddai" (Génesis 17:1), y otro título que demuestra que él es el Dios Eterno, es "El-Olam" (Génesis 21:33), etcétera, etcétera.

Incluso, Él se dio a conocer por el nombre YHWH [Yahvé o Jehová] que significa el Autoexistente o el Eterno, el único que tiene vida en sí mismo, y que tiene el poder de salvar.

Habiendo revelado ese nombre, Dios usó algunos nombres compuestos con el único fin de darse a conocer aún más a los hombres. Estos nombres compuestos, llevaban el nombre YHWH acompañado de una cualidad o característica especial de nuestro Dios. Por ejemplo, YHWH-Jiré (Génesis 22:14), que significa Jehová Proveerá o Jehová es el proveedor; YHWH-Shalom (Jueces 6:24), que significa Jehová es la Paz, o Jehová es nuestra Paz; YHWH-Sama (Ezequiel 48:35), que significa Jehová está presente, o Jehová es el Dios que está presente en medio de su pueblo; y así usó otros muchos más nombres compuestos, a fin de darse a conocer más y más a los hombres que en Él esperan.

2. Dios Dio a Conocer su Gran Nombre Salvador. Ese Nombre es Jesús.

“Por tanto, mi pueblo sabrá mi nombre por esta causa en aquel día; porque yo mismo que hablo, he aquí estaré presente” (Isaías 52:6).

Cuando Dios se manifestó en carne, y se hizo presente en medio de su pueblo de esa forma tan particular, Él dio a conocer su gran nombre salvador. Jesús significa YHWH Salva, o Jehová es el Salvador.

"Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque Él salvará a su pueblo de sus pecados" (Mateo 1:21).

Jesús es el nombre que incluye todas las características particulares de Dios, y lo revela totalmente ¡Jesús es el nombre sobre todo nombre!

“Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra” (Filipenses 2:9-10).

En efecto, toda rodilla se doblará y confesará su nombre, y todo el mundo reconocerá que Jesús es el Señor. En otras palabras, reconocerán que Jesús es el único Dios Eterno, aunque algunos lo harán demasiado tarde.
Jesús es el precioso nombre por el cual tenemos perdón de pecados.

“De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre” (Hechos 10:43).

3. Dios Dará a Conocer su Nombre Nuevo, a los Redimidos que Entren a su Reino Eterno 

Como se puede apreciar, Jesús es el gran nombre salvador que Dios ha revelado a la humanidad en el tiempo de la gracia, pero además es el precioso nombre que incluye o revela todo lo que Dios es.

No obstante, y siguiendo el mismo orden de ideas expuesto anteriormente, podemos afirmar que cuando estemos en la gloria eterna de Dios, cuando hayamos obtenido la victoria completa sobre el pecado y la muerte, Dios nos revelará un nombre nuevo para darnos a conocer algo más acerca de sí mismo, algo que nosotros todavía no conocemos de Él, pero esto no quiere decir que necesariamente dejemos de utilizar el nombre de Jesús para referirnos a Él, pues el versículo por ninguna parte dice eso.

Incluso, a modo muy personal, yo pienso que así como actualmente el nombre de Jesús revela plenamente a Dios (debido a que reúne todas las cualidades y características de Dios), una vez revelado ese nombre nuevo, entenderemos que el nombre de Jesús también incluye a ese nuevo nombre que Dios nos revelará, por lo cual jamás dejaremos de usar el nombre de Jesús, porque Jesús es el nombre más grande que existe y existirá por siempre y siempre.

Como dato adicional, vale la pena terminar mencionando, que la Palabra de Dios también nos enseña que en la gloria eterna, Dios nos dará a nosotros un nombre nuevo.

“Entonces verán las gentes tu justicia, y todos los reyes tu gloria; y te será puesto un nombre nuevo, que la boca de Jehová nombrará” (Isaías 62:2).

“El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, daré a comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita escrito un nombre nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe” (Apocalipsis 3:12).