lunes, 19 de marzo de 2012

¿Hubo un Diluvio Universal y Existió Realmente el Arca de Noé?

Por Ken Ham & Tim Lovett


El relato acerca de Noé y el Arca, es uno de los eventos más conocidos de la historia de la humanidad. Por desgracia, al igual que otros relatos de la Biblia, a menudo se toma como un mero cuento de hadas.

Sin embargo, la Biblia es el libro de la verdadera historia del universo, y en base a esa luz, los muchos cuestionamientos surgidos en torno al diluvio y al Arca de Noé, se pueden responder con autoridad y confianza.

¿Cuán Grande Era el Arca de Noé?

“Y de esta manera la harás: de trescientos codos la longitud del Arca, de cincuenta codos su anchura, y de treinta codos su altura” (Génesis 6:15).

A diferencia de muchos dibujos caprichosos que representan al Arca como una especie de una gran casa flotante (con jirafas que sobresalen en su parte superior), el Arca que se describe en la Biblia era una enorme embarcación. No fue sino hasta finales del siglo XIX, que la construcción de una nave superó la capacidad del Arca de Noé.



Esta gráfica compara al Arca de Noé con otras cuatro embarcaciones emblemáticas. (1) La Santa María fue la nave capitana de la expedición española que al mando de Cristóbal Colón, partió del puerto de Palos (Huelva) el 3 de Agosto de 1.492. Meses más tarde (el 12 de Octubre de 1.492) esta expedición encontró lo que hoy se conoce como América. (2) Los dos acorazados clase Wyoming, fueron diseñados a finales de la primera década del S. XX. Eran casi un veinte por ciento mayores que sus predecesores y estaban más blindados. Fueron los últimos acorazados norteamericanos impulsados directamente por turbinas de vapor. Participaron en la Primera Guerra Mundial. (3) El Titanic, fue el buque más rápido, grande, moderno y lujoso de su época. El 10 de abril de 1.912, el Titanic inició su viaje inaugural partiendo desde Southampton (Inglaterra) con destino a Cherburgo, Queenstown y finalmente a Nueva York, pero se hundió el 15 de abril tras chocar contra un iceberg al sur de las costas de Terranova. (4) Queen Mary II fue construido en el año 2.003, y es el transatlántico más grande, más lujoso y más caro construido hasta ahora en la historia marítima.

Las dimensiones del Arca son convincentes por dos motivos: la proporción de sus dimensiones son similares a las de un moderno buque de carga, y es tan grande como se puede construir un barco de madera.

El codo nos da una buena indicación de su tamaño. [1] Con la medida del codo, sabemos que el Arca debe haber sido de por lo menos 450 pies (137 m.) de largo, 75 pies (23 m.) de ancho y 45 pies (14 m.) de alto. En el mundo occidental, los barcos veleros nunca fueron más largos que unos 330 pies (100 m.), sin embargo 2.000 años antes, los antiguos griegos construyeron navíos de un tamaño poco menor a este. En China se construyeron enormes barcos de madera en los años 1.400´s, que pueden haber sido tan grandes como el Arca. El Arca bíblica es uno de los mayores navíos de madera de todos los tiempos, pero es un buque de carga de tamaño mediano para los estándares actuales.

¿Cómo pudo Noé construir el Arca?

La Biblia no nos dice que Noé y sus hijos construyeron el Arca solos. Noé pudo haber contratado a trabajadores calificados, o pudo contar con la colaboración de otros familiares tales como Matusalén y Lamec para que le ayudaran a construir el navío. Sin embargo, nada indica que ellos no pudieron, o que ellos no hicieron el Arca por sí mismos en el tiempo asignado. La fuerza física y los procesos mentales de los hombres en los días de Noé, no fueron menores (incluso fueron muy probablemente superiores) a los nuestros. [2] Ellos seguramente contaron con medios eficientes para cortar y recolectar la madera, así como para la formación, el transporte y el levantamiento de las enormes tablas y vigas requeridas.

Si hoy en día uno o dos hombres pueden erigir una casa grande en tan sólo 12 semanas, ¿cuánto más podrían hacer tres o cuatro hombres en el periodo de unos años? Los descendientes de Adán estaban haciendo complejos instrumentos musicales, forjando metales y construyendo ciudades, por lo que sus herramientas, máquinas y técnicas no eran primitivas.

La historia ha demostrado que la tecnología se puede perder. En Egipto, China y el continente americano, las primeras dinastías construyeron los edificios más impresionantes o contaron con un arte más fino o con una ciencia más avanzada. Muchas de las llamadas invenciones modernas, en realidad llegaron a ser re-invenciones, como por ejemplo el concreto (u hormigón), que ya había sido utilizado por los romanos.

Aun tomando en cuenta la posible pérdida de la tecnología debido al diluvio, las primeras civilizaciones post-diluvianas exhibieron todo el conocimiento ingenieril necesario para realizar un proyecto como el Arca de Noé. Sólo unos pocos siglos después del diluvio, los egipcios forjaron y perforaron el granito, por lo cual es muy razonable que la gente del tiempo de Noé haya aserrado, forjado y perforado la madera. La idea de que civilizaciones más primitivas están mucho más atrás en el tiempo, es un concepto que viene de la teoría de la evolución de las especies.

En realidad, Adán era perfecto cuando fue creado por Dios. Hoy, el intelecto humano individual ha sufrido de 6.000 años de pecado y decadencia. El aumento repentino de la tecnología en los últimos siglos, no tiene nada que ver con una inteligencia cada vez mayor, sino que es una combinación de la publicación y el intercambio de ideas y la difusión de los inventos claves que se convirtieron en herramientas para la investigación y la fabricación. Una de las herramientas más recientes es la computadora, que compensa en mucho nuestro declive natural en la disciplina y funcionamiento mental, ya que nos permite recoger y almacenar información como quizás nunca antes.

¿Cómo Pudo Noé Reunir a Tantos Animales?

“De las aves según su especie, y de las bestias según su especie, de todo reptil de la tierra según su especie, dos de cada especie entrarán contigo, para que tengan vida” (Génesis 6:20).

Este versículo no nos dice que Noé tuvo que buscar o viajar a lugares lejanos para traer a los animales a bordo. El mapa del mundo era totalmente diferente antes del diluvio, y sobre la base de Génesis 1, puede haber existido un solo continente. Los animales simplemente llegaron al Arca como si atendieran a una "querencia" (un comportamiento implantado en los animales por su Creador) y marcharon por sí mismos a través de la rampa de acceso.

Aunque este fue probablemente un acontecimiento sobrenatural (que no puede ser explicado por la comprensión de la naturaleza), sí se puede comparar con el impresionante comportamiento migratorio que vemos en algunos animales de la actualidad. Todavía estamos lejos de comprender todos los maravillosos comportamientos exhibidos por los animales en la creación de Dios: la migración de los gansos canadienses y otras aves, los espectaculares vuelos de las mariposas monarca, los viajes anuales de las ballenas y los peces, los instintos de hibernación, la sensibilidad de los terremotos, y otras fascinantes e innumerables capacidades de reino animal que Dios creó.

¿Entraron Dinosaurios al Arca de Noé?

La historia de la creación de Dios (narrada en Génesis 1 y 2) nos dice que todas las criaturas terrestres fueron hechas en el 6º día  de la Semana de la Creación, el mismo día que Dios hizo a Adán y a Eva. Por lo tanto, es evidente que los dinosaurios (siendo animales terrestres) fueron hechos el mismo día que el hombre.

Además, dos de cada especie (siete de algunos) de los animales de la tierra subieron al Arca. Nada indica que cualquiera de los tipos de animales terrestres se hubiera extinguido antes del diluvio. Además la descripción del "behemot" en el capítulo 40 del libro de Job (Job vivió después del diluvio) sólo encaja con algo parecido a un dinosaurio saurópodo. El antepasado del "behemot" tiene que haber estado a bordo del Arca [3]

También encontramos a muchos dinosaurios que quedaron atrapados y fosilizados entre los sedimentos del diluvio. Las generalizadas leyendas sobre encuentros con dragones, dan otra indicación de que al menos algunos dinosaurios sobrevivieron al diluvio. La única manera para que esto haya podido pasar, es si los dinosaurios entraron en el Arca.

Los especímenes muy jóvenes no presentan un problema de tamaño, incluso si se trata de los animales terrestres que alcanzan los mayores tamaños, y al ser jóvenes tienen toda su vida fértil por delante. Sin embargo la mayoría de los dinosaurios no eran muy grandes, e incluso algunos eran del tamaño de un pollo (aunque esto no los relaciona en absoluto con las aves, como tratan de hacerlo ver muchos evolucionistas ahora). La mayoría de los científicos coinciden en que el tamaño promedio de un dinosaurio era en realidad el tamaño de una oveja.

Es probable que Dios trajera a Noé dos saurópodos jóvenes (por ejemplo, apatosaurios), en lugar de dos saurópodos completamente desarrollados. Lo mismo ocurre con los elefantes, las jirafas y con otros animales que crecen hasta llegar a ser muy grandes. Sin embargo, de todos modos no había espacio suficiente para la mayoría de los animales adultos con el tamaño completamente desarrollado.

En cuanto al número de los diferentes tipos de dinosaurios, se debe reconocer que aunque hay cientos de nombres para diferentes variedades (especies) de dinosaurios que se han descubierto, hay probablemente sólo unos 50 tipos diferentes en la realidad.

¿Cómo Pudo Noé Acomodar a Todos los Animales Dentro del Arca?

“Y de todo lo que vive, de toda carne, dos de cada especie meterás en el Arca, para que tengan vida contigo; macho y hembra serán” (Génesis 6:19).

En el libro “El Arca de Noé: Un Estudio de Factibilidad” [4], el investigador creacionista John Woodmorappe, sugiere que como máximo 16.000 animales era todo lo que se necesitaba para preservar a todos los tipos de animales creados, que Dios trajo al Arca.

No fue necesario que el Arca llevara todo tipo de animales, ni tampoco Dios lo ordenó. Llevaba sólo los que respiraban aire: animales terrestres, reptiles y animales alados como los pájaros. La vida acuática (peces, ballenas, etc.) y otras muchas criaturas anfibias, podrían sobrevivir en un número suficiente fuera del Arca. Esto reduce significativamente el número total de animales que se necesitaba que estuvieran a bordo.

Otro factor que reduce en gran medida las necesidades de espacio, es el hecho de que la enorme variedad de razas que vemos hoy, no existía en los días de Noé. Sólo los padres "tipos" de estas razas, requirieron estar a bordo con el fin de repoblar la tierra. [5] Por ejemplo, sólo era necesaria una pareja de perros para dar lugar a todas las razas de perros que existen en la actualidad.

Estimaciones creacionistas para el número máximo de animales que habría sido necesario llevar a bordo del Arca, han oscilado desde unos pocos miles hasta unos 35.000, pero podrían ser tan pocos como dos mil, si el tipo bíblico es aproximadamente el mismo que la clasificación de la familia moderna.

Como se dijo antes, Noé no habría tomado a los animales más grandes para meterlos en el Arca, sino que lo más probable es que él llevó a bordo a animales jóvenes de poco tamaño, para repoblar la tierra después de que el diluvio terminara. Estos animales más pequeños requerían de menos espacio, de menos comida y producían menos residuos.

Siendo conservador y usando un codo corto de 18 pulgadas (46 cm.) para el Arca, Woodmorappe concluye que "menos de la mitad de la superficie total de los tres pisos del Arca habrían sido ocupadas por los animales y sus recintos". [6] Esto significa que había mucho espacio para llevar alimentos frescos, agua e incluso a muchas otras personas.

¿Cómo Hizo Noé Para Atender a Todos los Animales?

Así como Dios trajo los animales a Noé utilizando algún medio sobrenatural, Él seguramente también los preparó para este acontecimiento asombroso. Los científicos creacionistas sugieren que Dios le dio a los animales la capacidad de hibernar, tal como podemos verlo en muchas especies de hoy. La mayoría de los animales reaccionan ante los desastres naturales en las maneras en que fueron diseñados para ayudarlos a sobrevivir. Es muy posible que muchos animales realmente hibernaran, incluso con una acción sobrenatural intensificada por Dios.

Ya fuera sobrenaturalmente, o simplemente como una respuesta normal a la oscuridad y al confinamiento en un barco que se balanceaba, el hecho de que en Génesis 6:14 esté registrado que Dios le dijo a Noé que construyera habitaciones (hebreo "qen", que literalmente traduce "nidos"), implica que los animales fueron sometidos a anidar. Dios también le dijo a Noé que llevara comida para ellos (Génesis 6:21), lo que nos dice que ellos tampoco estuvieron en estado de coma durante un largo año.

Si hubiéramos podido caminar a través del Arca cuando se estaba construyendo, indudablemente nos sorprenderíamos de los ingeniosos sistemas con que se contaba a bordo para el almacenamiento de agua y para la distribución de los alimentos. Como lo explica Woodmorappe en “El Arca de Noé: Un Estudio de Factibilidad”, hoy en día un pequeño grupo de agricultores puede confinar miles de cabezas de ganado y de otros animales en un espacio muy pequeño. Es fácil imaginar todo tipo de dispositivos en el Arca, que hubieran permitido a un pequeño número de personas alimentar y cuidar a los animales, desde el suministro de alimentos y agua, hasta la eliminación de residuos.

Como Woodmorappe señala, ningunos dispositivos especiales se necesitan para que ocho personas atiendan a 16.000 animales. Sin embargo, en caso de que existieran, ¿cómo serían impulsados estos dispositivos? Hay muchas posibilidades. ¿Qué tal un sistema de tuberías por gravedad para el agua potable, un sistema de ventilación impulsado por el viento o por el movimiento de las olas, o tolvas para distribuir el grano para que los animales lo comieran? Ninguno de estos sistemas requiere de una mayor tecnología de la que sabemos que existió en las culturas antiguas. Y sin embargo, estas culturas probablemente estuvieron muy por debajo de la habilidad y la capacidad de Noé y del mundo pre-diluviano.

¿Cómo Pudo el Diluvio Destruir a Todo Ser Viviente?

“Y murió toda carne que se mueve sobre la tierra, así de aves como de ganado y de bestias, y de todo reptil que se arrastra sobre la tierra, y todo hombre. Todo lo que tenía aliento de espíritu de vida en sus narices, todo lo que había en la tierra, murió” (Génesis 7:21-22).

El diluvio de Noé fue mucho más destructivo de lo que cualquier tormenta de 40 días podría llegar a ser. La Escritura dice que "las fuentes del grande abismo" se abrieron. En otras palabras, los terremotos, los volcanes y los géiseres de lava fundida y agua hirviendo, fueron expulsados de la corteza terrestre en una agitación violenta y explosiva. Estas fuentes no se detuvieron sino hasta 150 días después de que empezara el diluvio, por lo que la tierra literalmente se revolvió debajo de las aguas por alrededor de cinco meses. La duración del diluvio fue extensa, y Noé y su familia estuvieron a bordo del Arca por más de un año.

Las inundaciones locales relativamente recientes, los volcanes y los terremotos, aunque son claramente devastadores de la vida y de la tierra, son pequeños en comparación con la catástrofe mundial que destruyó "el mundo de entonces" (2. Pedro 3:6). Todos los animales terrestres y las personas que no abordaron el Arca fueron destruidos por las aguas, y miles de millones de animales fueron preservados en el gran registro fósil que vemos hoy.

¿Cómo Pudo el Arca Sobrevivir al Diluvio?

La descripción del Arca es muy breve y básicamente se encuentra en Génesis 6:14-16. Estos tres versículos contienen la información crítica que incluye sus dimensiones globales, pero con toda seguridad Noé recibió más detalles acerca de esta. Otras construcciones divinamente ordenadas en la Biblia, están meticulosamente detalladas, tales como las descripciones del tabernáculo de Moisés o el templo de la visión de Ezequiel.

La Biblia no dice que el Arca fuera una caja rectangular. De hecho la Escritura no da ninguna pista sobre la forma del Arca de Noé, que no sea la proporción de su longitud, su anchura y su profundidad. Los barcos han sido durante mucho tiempo descritos así, sin que esto implique un casco en forma de bloque.

Moisés usó un término oscuro “tebah”, el cual es una palabra que sólo se utiliza de nuevo para la cesta que llevó al bebé Moisés (Éxodo 2:3). Uno de ellos era un enorme barco de madera y el otro era una pequeña cesta de mimbre. Ambos flotaron, preservaron la vida y estuvieron cubiertos, pero la similitud termina ahí. Podemos estar bastante seguros de que la cesta del bebé no tenía las mismas proporciones que el Arca, y las cestas egipcias de aquella época eran típicamente redondas. Quizás “tebah” signifique "bote salvavidas".

Durante muchos años, los creacionistas bíblicos simplemente han representado al Arca como una caja rectangular. Esta forma ayudó a ilustrar su tamaño evitando las distracciones sobre la curvatura del casco. También facilitó la comparación de su volumen. Mediante el uso de un codo corto y el número máximo de animales "tipo", los creacionistas, como hemos visto, han demostrado la facilidad con la que el Arca pudo ajustarse a su capacidad de carga. [7] En ese momento, el espacio fue el tema principal, y otros factores fueron considerados secundarios.

Sin embargo, la siguiente fase de investigación, indagó sobre el cuidado en el mar (el comportamiento y el confort cuando el barco está en el mar), la resistencia del casco y la estabilidad. Esto comenzó con un estudio coreano realizado en el Centro de Investigación de Barcos de Categoría Mundial (KRISO) en 1992. [8] El equipo de nueve investigadores KRISO fue dirigido por el Dr. Hong, quien ahora es el director general del centro de investigación.

El estudio confirmó que el Arca podría sortear olas tan altas como de 98 pies (30 m.), y que las proporciones del Arca bíblica son casi óptimas, lo cual es una admisión interesante del Dr. Hong, quien cree en las ideas evolucionistas y ha reclamado abiertamente que "la vida proviene del mar". [9] El estudio combinó el análisis de la prueba del modelo por las olas y las normas de barcos, pero el concepto era simple: comparar al Arca bíblica con otros 12 buques del mismo volumen, pero modificando la longitud, la anchura o la profundidad. Tres cualidades fueron analizadas: la estabilidad, la resistencia del casco y la comodidad.

Cualidades de un Buque Promedio, en el Estudio Coreano de 1992 

Mientras que el Arca de Noé tuvo un rendimiento promedio en cada una de las cualidades investigadas, por lo general estuvo entre los mejores diseños. En otras palabras, las proporciones mostraron un equilibrio cuidadoso de diseño, que se perdían fácilmente cuando las proporciones se modificaron de forma incorrecta. No es de extrañar que los barcos modernos tengan similares proporciones en sus dimensiones.

Es interesante señalar el hecho de que este estudio ha conducido a la insensatez de reclamar que el Génesis fue escrito sólo unos pocos siglos antes de Cristo y que se basa en leyendas del diluvio como la Epopeya de Gilgamesh. Pero el Arca de Babilonia tiene forma cúbica, algo que se aleja tanto de lo razonable, que incluso el casco más corto del estudio coreano no estuvo nada cerca. Pero nosotros sabemos que los errores de las otras versiones sobre el diluvio como la de Gilgamesh, son distorsiones de la verdadera historia de Noé que se dieron en la medida en que esta se fue transmitiendo a través de las diferentes culturas.

Sin embargo permaneció un misterio. El estudio coreano no ocultó el hecho de que algunos cascos cortos superaron ligeramente al Arca bíblica de Noé. Un trabajo adicional hecho por Tim Lovett, uno de los autores de este capítulo, y dos arquitectos navales, Jim King y el Dr. Allen Magnuson, centró su atención en el tema del abordaje – siendo mirado de reojo el tema de las olas.

¿Cómo sabemos qué tal fueron las olas? Si no hubo ningunas olas, estas no tendrían importancia en la estabilidad, la comodidad o la resistencia, y las proporciones no importarían. Entonces un casco más corto daría un volumen más eficiente, necesitando menos madera y menos trabajo. Sin embargo, podemos hallar pistas partiendo de las propias proporciones del Arca. El estudio coreano había asumido que las olas llegaron desde todas las direcciones, dando una ventaja a los cascos más cortos. Pero por lo general, las olas reales del océano tienen una dirección dominante debido al viento, lo que está a favor de un casco corto, incluso más amplio.

Otro tipo de olas también pueden haber afectado al Arca durante los tsunamis del diluvio. Los maremotos pueden crear tsunamis que arrasan las costas. Sin embargo cuando un tsunami viaja en aguas profundas, es imperceptible para un barco. Durante el diluvio, la profundidad del agua fue grande: actualmente no hay suficiente agua en los océanos para cubrir la tierra a una profundidad de cerca de 1,7 millas (2,7 km). La Biblia dice que el Arca "se elevó sobre la tierra" (Génesis 7:17). Lanzada hacia arriba por las aguas crecientes, el Arca evitó la devastación inicial de las costas y de las zonas bajas, y en todo el trayecto se mantuvo a salvo de los tsunamis.

Después de varios meses en el mar, Dios envió un viento (Génesis 8:1), lo que podría haber producido olas muy grandes, ya que estas olas pueden ser producidas por un viento fuerte y constante. Las pruebas en aguas abiertas, confirman que cualquier embarcación a la deriva girará naturalmente hacia el lado por la acción de las olas. Cuando las olas se acercan al costado del buque (mar de través), un navío largo como el Arca quedaría atrapado en una situación incómoda, y con el inclemente clima esto podría llegar a ser peligroso. Sin embargo, esto podría ser superado si el buque contaba con un sistema que capturara al viento (Génesis 8:1) en la proa, y que capturara al agua en la popa, alineándolo como una veleta. Estas características parecen haber inspirado una serie de diseños de barcos antiguos. Una vez que analizamos este punto de las olas sobre el Arca, comprendemos que las largas proporciones similares a las de un barco moderno, crearon un viaje más confortable y controlado. Viajando lentamente con el viento, no tenían urgencia de ser veloces, pero la Biblia realmente dice que el Arca se movía sobre la superficie de las aguas (Génesis 7:18).

Tomando como base la proa y la popa de un barco, sabemos que los extremos romos no son tan fuertes, tienen bordes que son vulnerables a los daños durante el arranque y la parada, y proporcionan un viaje más áspero. Ya que la Biblia da unas proporciones como las de un barco real, tiene sentido que debió verse y actuar como los buques. El diseño presentado a continuación, es un intento para desarrollar el esquema bíblico con los experimentos de la vida real y la evidencia arqueológica de los barcos antiguos.

Si bien la Biblia no señala una función para capturar el viento en la proa, el relato abreviado que se nos da en el Génesis tampoco hace mención del agua potable, del número de animales o de la forma en que ellos salieron del Arca.

Ninguna representación de esta propuesta del Arca contradice la Escritura, ¡de hecho muestra cómo la Escritura es correcta!

Una propuesta del posible diseño del Arca de Noé. Cada uno de los detalles marcados con los números 1-5 son desarrollados a continuación

1. Algo para atrapar el viento

Impulsadas por el viento, las olas podrían causar que un barco a la deriva girara peligrosamente de costado y pudiera voltearse. Sin embargo, estas olas podrían manejarse de forma segura, haciendo que el Arca contara con un obstáculo sobre el arco para atrapar el viento. Para ser eficaz, este obstáculo debía ser lo suficientemente grande como para superar el efecto de giro de las olas. Si bien, se podrían trabajar muchos diseños, el ejemplo que se muestra aquí, refleja los tallos altos que eran un sello distintivo de los barcos antiguos.

2. Un codo de elevación por la parte de arriba


Cualquier abertura sobre la cubierta de un barco necesita de una pared para evitar que el agua penetre, especialmente cuando el barco navega. En esta ilustración, la ventana termina "a un codo de elevación por la parte de arriba", como se describe en Génesis 6:16. La posición central de la claraboya es elegida para reflejar la idea de "una luz de mediodía". Esto también significa que la ventana no tiene por qué ser exactamente de un codo. Tal vez la claraboya tenía un techo transparente (adicional a "una luz de mediodía"), o el techo de la claraboya se podía abrir (que podría corresponder a cuando "Noé quitó la cubierta del Arca"). Mientras que las variaciones son posibles, una ventana sin pared no es la solución más lógica.

3. La mortaja y el tablaje de espiga



Las construcciones de barcos antiguos, por lo general iniciaron con una capa de tablones (tracas) y luego se construyó el entramado interno (estructura) para que cupiera por dentro. Esto es completamente inverso al método conocido en Europa, donde el tablaje fue añadido al marco. En el primer método constructivo, los tablones debían unirse entre sí de algún modo. Algunos utilizaron la superposición, donde los tablones fueron enclavijados o clavados, otros utilizaron cuerdas para coser y juntar los tablones. Los antiguos griegos utilizaron un sofisticado sistema donde los tablones estaban entrelazados con miles de mortajas y precisas uniones de espiga. El casco resultante era lo suficientemente fuerte como para embestir a otra nave, y sin embargo era lo suficientemente ligero para ser transportado hasta una playa por la tripulación. Si esto es lo que los griegos pudieron hacer siglos antes de Cristo, pensemos lo qué pudo ser capaz de hacer Noé siglos después de que Tubal-Caín inventó y forjó instrumentos metálicos (Génesis 4:22).

4. Rampas

Las rampas ayudaron a que los animales y las cargas pesadas pudieran trasladarse entre las cubiertas. La traslación de ellos a través del casco, evitó cortar las vigas importantes de la cubierta, y esta posición está lejos del sector medio del casco, donde los esfuerzos de flexión son mayores. (Esta ubicación también utiliza mejor el espacio irregular entre la proa y la popa).

5. Algo para atrapar el agua

Para ayudar a estabilizar la nave cuando fuera golpeada por el viento, la popa debía resistirse a ser empujada hacia los lados. Esta es una acción similar a la de un timón fijo (o talón) que proporciona el control direccional. Hay muchas maneras en que esto podría hacerse, pero aquí estamos reflejando las "misteriosas" extensiones de la popa vistas en los más antiguos barcos grandes del Mediterráneo.

¿De Dónde Provino Toda el Agua?

“El año seiscientos de la vida de Noé, en el mes segundo, a los diecisiete días del mes, aquel día fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas de los cielos fueron abiertas, y hubo lluvia sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches.” (Génesis 7:11-12).

La Biblia nos dice que el agua provino de dos fuentes: las aguas que estaban por debajo de la tierra y las aguas que estaban por encima de la tierra. Evidentemente las aguas que estaban debajo de la tierra se encontraban en grandes piscinas subterráneas o "fuentes" de agua dulce que se abrieron con la actividad volcánica y sísmica. [10]

¿A Dónde se Fue Toda el Agua?

“Y las aguas decrecían gradualmente de sobre la tierra; y se retiraron las aguas al cabo de ciento cincuenta días” (Génesis 8:3).

En pocas palabras, las aguas del diluvio se encuentran en los océanos y mares que vemos hoy. Tres cuartas partes de la superficie terrestre están cubiertas por agua.

Como lo observan incluso los geólogos seculares, parece que los continentes estuvieron "juntos" alguna vez, y no separados por los vastos océanos de hoy, y a esta antigua unión se le ha llamado pangea. Las inmensas fuerzas que participaron en el diluvio, fueron sin duda suficientes para cambiar todo esto.

La Escritura indica que Dios formó las cuencas oceánicas, levantando la tierra sobre el agua, de modo que las aguas volvieron a un lugar seguro. (Algunos teólogos creen que el Salmo 104 se refiere a este evento). Algunos científicos creacionistas, creen que esta ruptura del megacontinente de pangea, fue la parte del mecanismo que finalmente causó el diluvio. [11]

Debido al contenido de Génesis 10:25, algunos han especulado que la ruptura continental se produjo durante la época de Peleg. Sin embargo, esta división se menciona en el contexto de la división lingüística acontecida en la Torre de Babel y que afectó a toda la tierra (Génesis 10 - 11). Así que el contexto indica una división de las lenguas y de los grupos de personas, y por lo tanto de un “rompimiento” de la tierra.

Si se hubiese  dado un movimiento masivo de los continentes durante el tiempo de Peleg, habría ocurrido otra inundación en todo el mundo. La Biblia indica que finalizado el diluvio, ya existían los montes de Ararat sobre los cuales se posó el Arca (Génesis 8:4), de modo que la placa indo-australiana y la placa euro-asiática ya tendrían que haber chocado, indicando que los continentes ya se habían separado antes de Peleg.

¿El Diluvio Fue Universal?

La ilustración, refuta la idea de un diluvio local

“Y las aguas subieron mucho sobre la tierra; y todos los montes altos que había debajo de todos los cielos, fueron cubiertos. Quince codos más alto subieron las aguas, después que fueron cubiertos los montes” (Génesis 7:19-20).

Hoy en día muchos cristianos demandan que el diluvio del tiempo de Noé fue sólo un diluvio local. Estas personas generalmente creen en un diluvio local, porque han aceptado la posición de la visión evolutiva y secular de la tierra, que interpreta a las capas fósiles como una historia de la aparición secuencial de la vida durante millones de años. [12]

Los científicos han entendido que los fósiles están sepultados en sedimentos de lodo y arena que fueron transportados por el agua, siendo en su mayoría el resultado de una gran inundación. Aquellos que aceptan millones de años de acumulación gradual de los fósiles, temen enfrentar la evidencia del diluvio universal. De ahí que muchos para no comprometerse con los cristianos, insisten en la idea de una inundación local.

Los secularistas niegan rotundamente la posibilidad de un diluvio mundial. Sin embargo, si ellos pensaran desde una perspectiva bíblica, podrían ver la abundante evidencia de la inundación global. Como alguien dijo alguna vez: "Yo no lo habría visto si no lo hubiera creído".

Los que aceptan los millones de años de la teoría de la evolución de las especies con su acumulación de fósiles, también le restan importancia a la caída de Adán y sus graves consecuencias. Ellos han tomado a los fósiles, los cuales dan testimonio de la enfermedad, el sufrimiento y la muerte, y han asumido que estos son anteriores al momento en que Adán y Eva pecaron trayendo la muerte y el sufrimiento al mundo. Al creer esto, también han socavado el significado de la muerte y resurrección de Cristo. Tal argumento también se roba todo el sentido de la descripción de la creación terminada de Dios, como "buena en gran manera".

Si el diluvio sólo afectó a la zona de Mesopotamia, como dicen algunos, ¿por qué Noé tuvo que construir un Arca? Él simplemente podría haber viajado hacia las montañas de otros lugares, escapándose así de la inundación. Pero lo más importante, es que debemos considerar que si el diluvio fue local, entonces las personas que vivían en las cercanías del área afectada por el diluvio no se habrían visto afectadas, escapando del juicio de Dios sobre el pecado.

Adicionalmente, Jesús creyó que el diluvio mató a todas las personas que no estuvieron en el Arca ¿Qué otra cosa podría pensar Cristo, cuando comparó el juicio que viene sobre el mundo, con el juicio sobre todos los hombres de los días de Noé? (Mateo 24:37-39).

En 2. Pedro 3, el próximo juicio por medio del fuego, se asemeja al primer juicio por medio del agua en el diluvio de Noé. Si uno cree que hubo un juicio parcial en los días de Noé, por ende tiene que creer que el juicio por venir también es parcial.

Pero si el diluvio sólo fue local, ¿cómo es que las aguas pudieron subir 20 pies (6 m.) por encima de las montañas? (Génesis 7:20) El agua busca su propio nivel, por lo que no podría llegar a cubrir solamente unas montañas locales, dejando intacto al resto del mundo.

Incluso lo que ahora es el monte Everest, estuvo alguna vez cubierto con agua y después fue elevado. [13] Si alzáramos las cuencas oceánicas y aplanáramos las montañas, hay suficiente agua para cubrir a toda la tierra con un nivel de 1,7 millas (2,7 km). [14] También es importante destacar que con la nivelación de los océanos y de las montañas, el Arca no tendría por qué haber estado por encima de la altura actual del monte Everest, por lo tanto no eran necesarias tales cosas como las máscaras de oxígeno.

Hay más. Si el diluvio fue una inundación local, entonces Dios ya habría roto repetidamente su promesa de no enviar otra vez un diluvio. Dios puso al arco iris en el cielo, como un pacto de Dios con el hombre y los animales, de que nunca se repetiría tal evento. En los últimos tiempos han habido enormes inundaciones locales (por ejemplo, en Bangladesh), pero nunca ha habido otro diluvio universal que haya matado a toda la vida en la tierra.

¿Dónde Está la Evidencia Terrestre del Diluvio de Noé?

“Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua” (2. Pedro 3:5-6).

La evidencia del Diluvio de Noé se puede ver por toda la tierra, desde los fondos marinos hasta las cimas de las montañas. Ya sea que usted viaje en carro, en tren o en avión, los rasgos físicos de la superficie de la tierra claramente indican un pasado catastrófico, con cañones y cráteres, yacimientos de carbón y cavernas. Algunas capas de estratos se extienden a través de los continentes, revelando los efectos de una enorme catástrofe.

La corteza terrestre tiene grandes cantidades de rocas sedimentarias en capas de a veces ¡millas (kilómetros) de profundidad! Estas capas de arena, tierra y materiales –en su mayoría establecidas por el agua– alguna vez fueron blandos como el barro, pero ahora son piedra dura. En estas capas sedimentarias se encuentran encerradas miles de millones de criaturas muertas (fósiles de plantas y animales) que fueron sepultadas con gran rapidez. Estás pruebas están ante nuestros ojos en todas las partes de la tierra.

¿Dónde Está Actualmente el Arca de Noé?

“Y reposó el arca en el mes séptimo, a los diecisiete días del mes, sobre los montes de Ararat” (Génesis 8:4).

El Arca se detuvo en unas montañas. El antiguo nombre de estas montañas puede referirse a varias áreas del Medio Oriente, tales como el Monte Ararat en Turquía, o a otras cadenas montañosas de los países vecinos.

El Monte Ararat en Turquía, ha atraído la mayor atención ya que tiene hielo permanente, y algunas personas reportan haber visto el Arca. Muchas expediciones han ido allí a buscar el Arca. No hay ninguna prueba concluyente de la supervivencia y ubicación del Arca, aunque después de todo, esta reposó sobre las montañas hace unos 4.500 años atrás. También podría fácilmente haberse deteriorado o destruido, o haber sido utilizada como madera aserrada por Noé y sus descendientes.

Sin embargo algunos científicos y estudiosos de la Biblia creen que el Arca pudo ser preservada, quizás para ser dada a conocer providencialmente en un momento futuro como un recordatorio del juicio del pasado y del juicio venidero, aunque lo mismo podría decirse de otras cosas como el Arca del Pacto u otros íconos bíblicos. Jesús dijo: "Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos" (Lucas 16:31).

Es poco probable que el Arca haya sobrevivido sin la intervención sobrenatural, pero de todos modos la Escritura no ha prometido que ésta sea hallada en un tiempo futuro. Sin embargo, es una buena idea comprobar si todavía existe.

¿Por qué Dios Destruyó a la Tierra que Él Había Hecho?

“Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal... Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová” (Génesis 6:5, 8).

Estos versículos hablan por sí mismos. Cada ser humano que estaba sobre la faz de la tierra había dado lugar a la maldad en su corazón, pero Noé debido a su justicia delante de Dios, se salvó de aquel juicio junto con su esposa, sus hijos y las esposas de sus hijos. Como resultado de la maldad del hombre, Dios envió un juicio sobre toda la humanidad. La destrucción fue pavorosa, pero ninguno de los hombres que estaban vivos era sin excusa.

Dios también usó el diluvio para separar y purificar a los que creyeron en Él, de los que no lo hicieron. A lo largo de la historia y por toda la Biblia, este ciclo ha ocurrido vez tras vez: separación, purificación, juicio y redención.

Sin Dios y sin un verdadero conocimiento y comprensión de la Escritura, la cual proporciona la verdadera historia del mundo, el hombre está condenado a repetir los mismos errores una y otra vez.

¿Cómo se Parece Cristo al Arca?

“Porque el Hijo del Hombre ha venido para salvar lo que se había perdido” (Mateo 18:11).

Como Hijo de Dios, el Señor Jesucristo es como el Arca de Noé. Jesús vino a buscar y a salvar a los perdidos. Así como Noé y su familia fueron salvados por el Arca siendo rescatados por Dios de las aguas del diluvio, cualquier persona que crea en Jesús como su Señor y Salvador será salvo del juicio que viene sobre la humanidad, y será rescatado por Dios del fuego que destruirá a la tierra en los últimos días (2. Pedro 3:7).

Para salvarse, Noé y su familia tuvieron que entrar por la única puerta que tenía el Arca, y el Señor cerró la puerta detrás de ellos (Génesis 7:16). Así que si nosotros también queremos ser salvos, y no estar eternamente separados de Dios, tenemos que pasar por una "puerta". Jesús, el Hijo de Dios, Dios manifestado en carne, entró en la historia para pagar por el castigo de nuestro pecado de rebelión. Jesús dijo: "Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos" (Juan 10:9).

Referencias

[1] El codo se define como la longitud medida desde el codo hasta la punta de los dedos. Los codos antiguos variaron desde 17.5 pulgadas (45 cm.) hasta 22 pulgadas (56 cm.). Los tamaños más largos dominan a las más importantes construcciones antiguas. Si se toma el mayor valor, entonces el Arca tendría 168 m. de largo, 28 m. de ancho y 16,8 m. de alto. A pesar de ello, incluso un codo conservador de 18 pulgadas (46 cm.), describirá al Arca de Noé como un navío de tamaño considerable (es decir de 138 m. de largo, 23 m. de ancho y de 13,8 m. de alto).
[2] Para las pruebas, consulte al Dr. Donald Chittick, “El Rompecabezas del Hombre Antiguo”, Creation Compass, Newberg, Oregon, 1998. Este libro trae datos que prueban la inteligencia del hombre en las primeras civilizaciones post-diluvio.
[3] Para una evidencia notable de que los dinosaurios vivieron hasta tiempos relativamente recientes, véase el artículo:
"¿Qué la Pasó Realmente a los Dinosaurios?"
http://unicodios.blogspot.com/2012/03/que-le-paso-realmente-los-dinosaurios.html
Lea también:
“El Gran Misterio de los Dinosaurios Resuelto”, New Leaf Press, Green Forest, Arkansas, 2000.
http://www.answersingenesis.org/PublicStore/product/Great-Dinosaur-Mystery-Solved-The,4481,224.aspx
También puede visitar:
http://www.answersingenesis.org/get-answers/topic/dinosaurs
[4] John Woodmorappe, “El Arca de Noé: Un Estudio de Factibilidad”, Instituto de Investigación de la Creación, Santee, California, 2003.
http://www.answersingenesis.org/PublicStore/product/Noahs-Ark-A-Feasibility-Study,4605,354.aspx
[5] Aquí hay un ejemplo: En la actualidad existen más de 200 razas diferentes de perros, desde el caniche miniatura hasta el San Bernardo, todas las cuales han descendido de una "clase" de perro  original (al igual que el lobo, el dingo, etc.). Otros muchos tipos de animales –la especie gato, la especie caballo, la especie vaca, etc.– de modo natural así como por la crianza selectiva, también han logrado la maravillosa variación en las especies que tenemos hoy en día. ¡Dios "programó" esta variedad en el código genético de todos los tipos de animales, incluso de la humanidad! Dios también hizo imposible que los diversos "tipos" de animales pudieran criar y reproducirse entre sí. Por ejemplo, los gatos y los perros no pueden reproducirse para hacer un nuevo tipo de criatura. Esto es por diseño de Dios, y es un hecho que hace que la evolución de las especies sea imposible.
[6] John Woodmorappe, “El Arca de Noé: Un Estudio de Factibilidad”, 16.
http://www.answersingenesis.org/PublicStore/product/Noahs-Ark-A-Feasibility-Study,4605,354.aspx
[7] Para leer un estudio profundo sobre esta investigación, vea “El Arca de Noé: Un Estudio de Factibilidad” de John Woodmorappe. (Ver referencia No. 5)
http://www.answersingenesis.org/PublicStore/product/Noahs-Ark-A-Feasibility-Study,4605,354.aspx
[8] Hong, et al., “Investigación Sobre Seguridad del Arca de Noé en una Ruta Marítima”, TJ 8 (1):26-36, abril de 1994.
www.answersingenesis.org/tj/v8/i1/noah.asp
[9] Seok Won Hong, Saludos cordiales del Director General de MOERI (antiguo KRISO), Director General de MOERI/KORDI,
http://www.moeri.re.kr/eng/about/about.htm
[10] Para un estudio más profundo sobre este tema, por favor vea Nozomi Osanai, “Una Comparación de Confiabilidad Científica, Un Estudio Comparativo de los Relatos del Diluvio en el Poema de Gilgamesh y el Génesis”
http://www.answersingenesis.org/articles/csgeg/introduction
[11] Ver el Capítulo 14 de “Las Catastróficas Placas Tectónicas” por el Dr. Andrew Snelling, para más detalles sobre este asunto.
[12] Para hallar pruebas de que la tierra no tiene millones de años, lea “La Tierra Joven” escrito por el Dr. John Morris y “Miles … no Millones” escrito por el Dr. Don DeYoung.
http://www.answersingenesis.org/PublicStore/product/Thousands-Not-Billions,4563,224.aspx
Ver también
http://www.answersingenesis.org/get-answers/topic/young-age-evidence
[13] El monte Everest tiene más de 5 millas (8 km.) de altura. Entonces, ¿cómo podría el diluvio haber cubierto "todas las montañas bajo el cielo"? Antes del diluvio, las montañas no eran tan altas. Las montañas de hoy, se formaron sólo hacia el final y después del diluvio, debido a la colisión de las placas tectónicas y el empuje asociado a estas. En apoyo de esto, las capas que forman las partes superiores de monte Everest, están compuestas por fosilíferos, depositados por el agua encamada. Para más información, véase el capítulo 14 de “Las Catastróficas Placas Tectónicas”.
[14] AR Wallace, “El Lugar del Hombre en el Universo”, McClure, Phillips & Co, New York, 1903, 225-226;
www.wku.edu/~smithch/wallace/S728-3.htm