lunes, 23 de abril de 2012

David y Jonatán No Eran Homosexuales

Por Julio César Clavijo Sierra


Recientemente, los activistas homosexuales han tomado ciertos pasajes de la Escritura para intentar demostrar que David y Jonatán eran amantes, sugiriendo que la Biblia justifica la homosexualidad. De igual manera, “En respuesta a la creciente aceptación cultural de la homosexualidad, unos pocos líderes religiosos ahora están releyendo la Escritura y generando el apoyo para la hipótesis de que David y Jonatán eran realmente amantes homosexuales”. [1] Algunos han sostenido que David tuvo una inclinación homosexual solo durante una etapa pasajera de su adolescencia, y que esa inclinación homosexual fue desapareciendo cuando Jonatán murió y David tomó esposas y tuvo hijos.

Cuando los activistas homosexuales citan los textos bíblicos que hablan de la relación entre David y Jonatán para justificar su homosexualismo, están cometiendo dos errores. En primera instancia están tergiversando la Escritura al desligar a los textos de su respectivo contexto, y en segunda instancia están citando al Texto Sagrado que se vuelve contra ellos, pues existen porciones de la Escritura que son bastante claras contra la práctica homosexual.

Ninguna parte de la Escritura declara o insinúa que David y Jonatán fueran amantes homosexuales. Lo que estos textos están demostrando es que David amó a Jonatán como uno amaría a un hermano, incluso con una lealtad que superó a la de una relación puramente erótica. Analicemos de manera integral aquellas porciones de la Escritura.

Jonatán y el Pueblo de Israel Amaron a David, Pues David Demostró Ser el Hombre a Quien Dios Escogió Para Liberarlos del Yugo Filisteo

“Aconteció que cuando él [David] hubo acabado de hablar con Saúl, el alma de Jonatán quedó ligada con la de David, y lo amó Jonatán como a sí mismo” (1. Samuel 18:1).

Lo narrado en 1. Samuel 18:1, acontece inmediatamente después de que David venció al gigante Goliat. Jonatán había quedado impresionado de que David derrotara al que estaba asediando a Israel, por lo tanto su actitud fue de mucha admiración y respeto por David, y su amor fue motivado por el sentimiento que uno podría sentir hacia alguien que sea capaz de exponer su vida por la de uno mismo y por la de todo nuestro pueblo. Este es un tipo de adhesión que no está ligada a la demanda de sexo o a la unión carnal. El vocablo hebreo que aquí se ha traducido como amor es ahab, que en otras porciones de la Escritura implica un amor filial o una relación entre amigos, como por ejemplo cuando se dice que Jacob amaba a José más que a todos sus hijos (Génesis 37:3).

Este hecho es mucho más evidente cuando un poco más adelante leemos: “Mas todo Israel y Judá amaba a David, porque él salía y entraba delante de ellos” (1. Samuel 18:16). Todo Israel y Judá amaban a David, pero es totalmente absurdo concluir que todo el pueblo de Israel y de Judá tenía inclinaciones homosexuales o que todo el pueblo tenía deseos sexuales por David. Simplemente ellos estaban confiados de que un líder como David fuera el que los guiara, porque se habían dado cuenta que Jehová el Señor estaba con David (1. Samuel 18:14), y por eso las mujeres cantaban y danzaban diciendo: “Saúl hirió a sus miles, y David a sus diez miles” (1. Samuel 18:7). Esta es la razón por la cual 1. Samuel 18:5, dice: “Y salía David a dondequiera que Saúl le enviaba, y se portaba prudentemente. Y lo puso Saúl sobre gente de guerra, y era acepto a los ojos de todo el pueblo, y a los ojos de los siervos de Saúl”. Esa es también la razón por la cual ese capítulo 18 concluye diciendo: “Y salieron a campaña los príncipes de los filisteos; y cada vez que salían, David tenía más éxito que todos los siervos de Saúl, por lo cual se hizo de mucha estima su nombre” (1. Samuel 18:30).

Jonatán Homenajeó Públicamente a David, Luego de que David Derrotó al Gigante Goliat

“E hicieron pacto Jonatán y David, porque él le amaba como a sí mismo. Y Jonatán se quitó el manto que llevaba, y se lo dio a David, y otras ropas suyas, hasta su espada, su arco y su talabarte” (1. Samuel 18:3-4).

Esta porción está inmersa dentro del mismo capítulo que acabamos de analizar, es decir 1. Samuel 18, y que como lo vimos habla de la admiración de Jonatán (y de todo el pueblo de Israel) por David, pues David demostró ser el hombre a quien Dios escogió para liberarlos del yugo filisteo. Ciertos activistas homosexuales insisten en que estos textos sugieren que Jonatán se desnudó delante de David estimulándolo sexualmente e incluso teniendo relaciones homosexuales con él. [2] Pero aquella porción no dice que Jonatán se haya desnudado por completo delante de David, o que la entrega de aquellas prendas haya sido hecha en la intimidad que requieren dos amantes para la actividad sexual.

Al estudiar las costumbres antiguas, nos damos cuenta que el comportamiento de Jonatán no implicaba ningún significado sexual. “Los regalos de ropajes, o ricas túnicas, como señal de respeto y amistad, es algo frecuente en el Oriente. Y puede verse en Homero y los escritores de la antigüedad, con cuánta frecuencia eran presentadas las armas y prendas de vestir del uno al otro entre los guerreros, como una muestra de amistad”. [3] “El recibir cualquier parte de la vestimenta que hubiera sido usada por un soberano, o hijo mayor y heredero [como es el caso de Jonatán], es considerado en el Oriente como el más alto honor que pueda ser conferido a un sujeto. El cinturón, al estar conectado con la espada y el arco, puede ser considerado como parte de la vestimenta militar, y se le confiere un gran valor en el Oriente”. [4] De manera que con su acción, Jonatán estaba rindiendo un tributo al hombre que había acabado de matar a Goliat y por supuesto este fue un acto público y no íntimo.

Jonatán Protegió la Vida de David, Evitando que Saúl lo Asesinara

“Habló Saúl a Jonatán su hijo, y a todos sus siervos, para que matasen a David; pero Jonatán hijo de Saúl amaba a David en gran manera” (1. Samuel 19:1).

La Historia bíblica nos enseña claramente que el éxito de David desagradó al rey Saúl (padre de Jonatán), pues desde el día que las mujeres cantaron: “Saúl hirió a sus miles y David a sus diez miles”, Saúl se enojó en gran manera, no miró con buenos ojos a David, y vio a David como alguien que le iba a usurpar el reino (1. Samuel 18: 7-9). Además, “Saúl estaba temeroso de David, por cuanto Jehová estaba con él, y se había apartado de Saúl” (1. Samuel 18:12).

Saúl intentó asesinar a David atacándolo con una lanza, pero David lo evadió dos veces (1. Samuel 18:12). Luego lo puso por jefe de mil y lo animó a combatir pensando así que los filisteos lo asesinarían, pero David ganaba todas las guerras (1. Samuel 18:13-17). Después lo desposó con Merab su hija mayor, pero cuando llegó el momento en que debía entregársela, faltó a su pacto y se la entregó a otro hombre llamado Adriel (1. Samuel 18:17-19). [5] Es evidente que Saúl estaba provocando la ira de David, pero David actuó sabiamente tomando las cosas con calma. Posteriormente le prometió que le entregaría a su otra hija llamada Mical, si le traía los prepucios de cien filisteos. Saúl pensó que esta vez los filisteos matarían a David, pero nuevamente David obtuvo la victoria (1. Samuel 18:20-27). De otro lado, la estima de David se acrecentaba dentro del pueblo y dentro de la propia familia de Saúl  (1. Samuel 18:28, 19:1). Por todo esto, Saúl tuvo aún más temor de David y fue su enemigo todos los días (1. Samuel 18:29). (La promesa de Saúl de dar por mujer a David, primero a su hija Merab y luego a su hija Mical, demuestra que Saúl no consideraba a David un homosexual).

1. Samuel 19, dice que Saúl ordenó a todos sus siervos e incluso a Jonatán que asesinaran a David. Debido a que Jonatán amaba a David, le dio aviso para que se refugiara y además intercedió ante Saúl para que retirara esta orden y le recibiera nuevamente en su palacio (1. Samuel 19:1-7). Este es un gran ejemplo de amistad y amor filial que es común entre los hombres heterosexuales que harían lo posible para proteger la vida de un ser querido de su mismo sexo. De manera que no hay que añadirle al Texto Sagrado una supuesta relación homosexual para poder explicar el comportamiento de Jonatán.

Pero los perversos deseos de asesinar a David no se alejaron de Saúl, y muy pronto trató nuevamente de atravesar a David con una lanza, pero David huyó (1. Samuel 19:10). Luego Saúl envió hombres para que lo asesinaran en su casa, pero Mical lo descolgó por una ventana ayudándolo a escapar (1. Samuel 19:11-18).

En 1. Samuel 20, David buscó a Jonatán para tratar de entender la razón por la cual Saúl deseaba darle muerte. Jonatán le dice que por ahora no conoce de ningún nuevo plan de parte de Saúl para asesinarlo, pero David le dice: -Tu padre sabe bien que tú me estimas y por eso no te contará nada al respecto- (1. Samuel 20:1-3). Jonatán le promete que en caso de que llegue a saber de algo malo, se lo hará saber inmediatamente (1. Samuel 20:9). Pero más interesante aún, Jonatán demuestra que ha entendido que la voluntad de Dios es que David reine sobre Israel, y eso nos lleva a entender mucho mejor el comportamiento de Jonatán respecto a David. Por eso Jonatán confesó: “esté Jehová contigo, como estuvo con mi padre” (1. Samuel 20:13), deseando que el Espíritu de Dios estuviera con David tal como estuvo con Saúl mientras que éste permaneció fiel a Dios durante su reinado. Jonatán también le hizo prometer a David que cuando alcanzara el reino, tuviera misericordia de él y de su descendencia (1. Samuel 20:14-17). Si Jonatán hubiera pensado con un corazón carnal no hubiera hecho esto, pues nominalmente él era el heredero al trono de Saúl su padre. Pero Jonatán sabía que Dios había ungido a David por rey sobre Israel por medio del profeta Samuel (1. Samuel 16:1-13). Esta es la razón por la cual encontramos las siguientes palabras.

“Así hizo Jonatán pacto con la casa de David, diciendo: Requiéralo Jehová de la mano de los enemigos de David. Y Jonatán hizo jurar a David otra vez, porque le amaba, pues le amaba como a sí mismo” (1 Samuel 20:16-17).

Jesucristo dijo: “El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos” (Marcos 12:29-31). Jonatán supo renunciar a su propio orgullo para aceptar la voluntad de Dios con respecto a que David tomara el trono de Israel, y esto no le fue difícil porque amaba a su prójimo David como a sí mismo.  “…amar al prójimo como a uno mismo, es más que todos los holocaustos y sacrificios” (Marcos 12:33). Jonatán estaba acatando el mandamiento de Levítico 19:18, y estaba cumpliendo la Ley, “porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Gálatas 5:14). El apóstol Jacobo también escribió que la Ley real conforme a la Escritura se cumple al amar al prójimo como a uno mismo (Santiago 2:8).

Uno no tiene por qué convertirse en un homosexual para obedecer el segundo más grande de todos los mandamientos, y por eso es un error craso sostener que Jonatán era homosexual por el simple hecho de haber amado a David como a sí mismo, obedeciendo la Ley de Dios.

“Entonces se encendió la ira de Saúl contra Jonatán, y le dijo: Hijo de la perversa y rebelde, ¿acaso no sé yo que tú has elegido al hijo de Isaí para confusión tuya, y para confusión de la vergüenza de tu madre? Ahora pues, manda a traérmelo, porque ciertamente ha de morir.” (1. Samuel 20:30-31).

1. Samuel 20:30-31, simplemente testifica que Jonatán se puso del lado de David y no del lado de Saúl (quien era su padre), y por eso Saúl maldijo a Jonatán. En esta porción de la Escritura no se dice que Jonatán escogió a David como pareja homosexual o alguna cosa por el estilo, así que añadir aquellas cosas al Texto Sagrado es hacer violencia contra su contenido.

“Cuando el muchacho se fue, David se levantó del lado del sur, y cayendo rostro en tierra, se postró tres veces. Y se besaron el uno al otro y lloraron juntos, pero David lloró más.” (1 Samuel 20:41).

1. Samuel 20:41 está mostrando la huída de David hacia tierras lejanas, y por ende muestra también la despedida de dos grandes amigos que sabían que era muy difícil que volvieran a verse otra vez y por esa razón lloraron. No hay que ser homosexual para conmoverse y llorar al despedir a un gran amigo. Además, el hecho de que David y Jonatán se hayan besado no los convierte en homosexuales, porque aquí no se está hablando de besos de erotismo. Actualmente es muy común que los hombres del Medio Oriente se besen en las mejillas para saludarse y despedirse. En los tiempos bíblicos la costumbre era similar. La palabra hebrea usada aquí para besarse es nashaq, a la cual la Biblia usa en otras ocasiones para describir el saludo cultural de aquellas tierras. Por ejemplo Labán abrazó, besó y trajo a su casa a su sobrino Jacob (Génesis 29:13); Esaú abrazó y besó a su hermano Jacob y ambos lloraron (Génesis 33:4); Samuel besó a David y lo ungió por rey (1. Samuel 10:1); y David besó a Barzilai y lo bendijo (2. Samuel 19:39).

La Endecha de David en Honor a Jonatán

“Angustia tengo por ti, hermano mío Jonatán, que me fuiste muy dulce.  Más maravilloso me fue tu amor que el amor de las mujeres” (2. Samuel 1:26).

Una endecha es una canción triste o de lamento. En este caso la endecha fue compuesta por David en honor a Jonatán y a Saúl, tras haberse enterado de que los filisteos les habían dado muerte. Si uno lee toda la endecha podrá percibir que se trata de un lamento por la pérdida de dos grandes, de dos valientes. Lo que David quiere transmitir, es que él amó a Jonatán con un sentimiento que supera a una relación basada puramente en el erotismo, pues estos dos hombres ciertamente estaban unidos como hermanos. “Es importante notar que no fue una carta de amor lo que David le escribió a Jonatán. Fue una endecha poética ante el dolor, y no fue hecha para uno sino para dos personajes que para David eran amados. ¡Note el verso 23: A ambos endechó David! En una composición poética caben exageraciones verbales o escritas como las que David expresó en el verso 26”. [6]

Conclusión

Cuando los homosexuales citan la Escritura, especialmente los textos que hablan de la entrañable amistad entre David y Jonatán para intentar justificar la práctica abominable de la homosexualidad, se están metiendo en un gran problema, pues al citar una porción de la Biblia, entonces se están comprometiendo a citarla toda. Cuando se tiene una visión integral sobre la relación entre David y Jonatán, se hace evidente que ellos no eran homosexuales. Además, la Biblia se vuelve contra los homosexuales y condena su práctica homosexual, pues existen porciones bastante claras que solo necesitan de una simple lectura para entenderlo. Por ejemplo Levítico 18:22, 20:13, Romanos 1:26-27, 1. Corintios 6:9-10, 1. Timoteo 1:9-10, Judas 1:6-7 y 2. Pedro 2:6-10.


Referencias

[1] Anónimo. ¿Eran David y Jonatán Amantes Homosexuales?
http://obrerofiel.s3.amazonaws.com/wp-content/uploads//2010/10/Eran-David-y-Jonatan-Amantes-Homosexuales.pdf
[2] Por ejemplo en el sitio Opción Gay®, aparece un artículo titulado: “David y Jonatán”, donde un autor anónimo hace las siguientes tergiversaciones una vez que ha desligado a 1. Samuel 18:1:4 de su contexto. Dice: “Es evidente que se quitó la ropa para hacer el amor con David, y así sellar su pacto de amor; no hay duda de esta relación entre dos hombres que se aman "como a sí mismo," se amaban fuertemente; incluso, vivieron los dos, es indudable que Jonatán antes de partir a la guerra se casó con David, recibió la aprobación y bendición por parte de su padre Saúl, antes de morir pasó un momento de intimidad con David; luego, hicieron algo parecido como a un intercambio de ropa”.
http://opciongay.blogspot.com/2011/01/david-y-jonatan.html?zx=316e68e01dab05d
[3] Adam Clarke. Comentario de la Santa Biblia. Citado en:
http://obrerofiel.s3.amazonaws.com/wp-content/uploads//2010/10/Eran-David-y-Jonatan-Amantes-Homosexuales.pdf
[4] Jamieson, Fausset y Brown. Comentario Exegético y Explicativo de la Biblia. Citado en:
http://obrerofiel.s3.amazonaws.com/wp-content/uploads//2010/10/Eran-David-y-Jonatan-Amantes-Homosexuales.pdf
[5] En las costumbres hebreas había una marcada diferencia entre el desposorio y el matrimonio mismo. Había por lo menos un periodo de un año entre el uno y el otro evento. Para el desposorio, se reunían las familias del novio y de la novia los cuales servían como testigos, mientras que el joven daba a la joven ya sea un anillo de oro o algún otro artículo de valor, o simplemente un documento en que prometía casarse con ella. Desde el momento en que una mujer se desposaba con un hombre, ya se consideraba como casada con él, a pesar de que el matrimonio todavía no se hubiera consumado. Por esa razón, si durante el tiempo del desposorio una mujer tenía intimidad con otro hombre diferente a su desposado, era considerada una adúltera. La Ley hacía diferencia entre los dos eventos, al decir: "¿Y quién se ha desposado con mujer y no la ha tomado?" (Deuteronomio 20:7).
[6] David Zúñiga. Aporte en el sitio de facebook Pentecostales Apostólicos del Nombre de Jesucristo, el 5 de abril de 2012
http://www.facebook.com/groups/119852081377402/


Ver También:

¿Homofobia? ¡De Ningún Modo!
Reflexión Bíblica Sobre el Homosexualismo
La Homosexualidad y La Biblia
David y Jonatán No Eran  Homosexuales
Razones Sociales y Científicas para Oponerse al "Matrimonio" Homosexual
Consecuencias Imprevistas del "Matrimonio" Homosexual
Lesbiana Embarazada fue Presentada como el Primer "Hombre" Embarazado (No Hay un Tercer Sexo)