lunes, 18 de febrero de 2013

La Paleontología - El Estudio de los Fósiles


Por Arlo E. Moehlenpah, D. Sc. © Todos los derechos reservados.
Traducido por Julio César Clavijo Sierra, año 2013.

Capítulo 21 del Libro Creación Versus Evolución – Consideraciones Científicas y Religiosas. Para descargar este libro competo, de clic en este enlace:
www.pentecostalesdelnombre.com/images/CvE_Spanish%206-21-13.pdf


¿Qué son los fósiles?

La paleontología es el estudio de los fósiles. Los fósiles son restos endurecidos de plantas y animales en la corteza terrestre. Literalmente, miles de millones de fósiles han sido descubiertos por todo el mundo. Por lo general, se encuentran en las rocas sedimentarias que han sido depositadas por el agua. La mayoría de los fósiles parecen corresponder a criaturas que todavía viven hoy en día, a pesar de que algunos fósiles muestran formas de vida extintas.[1] Al observar algunos fósiles de insectos, parecería que estos murieron el día de ayer.

¿Cómo se forman los fósiles?

Muy a menudo, el proceso de fosilización comienza cuando una planta o un animal es sepultado rápidamente.[2] Muchos fósiles se han formado a causa de las inundaciones, que vienen de manera súbita y arrastran el sedimento suficiente para sepultar a los seres vivos. El peso del sedimento mata a la criatura, pero generalmente sus restos se mantienen juntos. Los creacionistas creen que el diluvio causó la formación de la mayoría de los fósiles y que los animales y las plantas vivían todos al mismo tiempo, en vez de vivir en diferentes edades geológicas. Hoy, cuando un animal muere, ya sea en la tierra o en el mar, comienza de inmediato su putrefacción por la acción de las bacterias que tiene el cuerpo. Igualmente, los carroñeros, como por ejemplo los buitres, suelen comer el cadáver. Estos dos agentes evitan la fosilización de la mayoría de los animales. Para que la criatura pueda ser preservada, debe ser enterrada a una profundidad suficiente para que los carroñeros no puedan llegar hasta ella, y también esta sepultura debe ser tan suficientemente profunda para que quede excluido el oxígeno que las bacterias necesitan. Esto implica que el animal debe ser enterrado rápidamente, o no habrá nada que conservar. Las tasas ordinarias de deposición de sedimentos no serían adecuadas para esto. La deposición de sedimentos tuvo que haber sido miles de veces más rápida que las tasas normales de deposición, para que un fósil pudiera conservarse. Es razonable suponer que la rápida deposición de sedimentos ocasionada por el diluvio universal descrito por la Biblia, causó la fosilización de miles de millones de seres vivos por todo el mundo.

¿Por qué son importantes los fósiles?

Los fósiles proporcionan el registro principal de las plantas y de los animales que estuvieron presentes en los tiempos pasados. Así, el registro fósil es la única evidencia directa a favor o en contra de la evolución.[3]

¿Por qué los fósiles no revelan las formas de las partes blandas del cuerpo?

Por lo general, las partes blandas se pudren y sólo se conservan las partes duras, como los dientes, los huesos y las conchas.[4] Dado que por lo general los fósiles sólo han preservado las partes duras, entonces hay muchas cosas que no podemos decir de ellos, como por ejemplo si el animal era de sangre fría o de sangre caliente.[5] Tampoco podemos saber la forma de las partes blandas, como la nariz, los labios o el pelo. La mayor parte de lo que se ve en cuanto a la forma o las características de las reconstrucciones de los hombres o de los animales, es el producto de la imaginación de la persona que ha hecho la reconstrucción. La persona que realiza la reconstrucción de los fósiles, está a menudo sesgada, debido a sus ideas preconcebidas.

¿Por qué razón el registro fósil es una vergüenza para los evolucionistas?

Si la evolución fuera verdad, deberíamos encontrar los fósiles de muchas formas de transición. Sin embargo, el registro fósil da poca o ninguna evidencia de algún cambio gradual. El registro fósil, en vez de ser un registro de transformación, es un registro de destrucción masiva, muerte y sepultura por la acción del agua con los sedimentos en ella contenidos. Los fósiles de trilobites, braquiópodos, esponjas, gusanos, medusas y otros invertebrados complejos, se encuentran en rocas del periodo cámbrico. La aparición de esta gran variedad de criaturas complejas es tan repentina, al punto que comúnmente esto se ha denominado en la literatura geológica como la “explosión cámbrica”. No obstante, si las criaturas unicelulares dieron origen a la gran variedad de invertebrados complejos, entonces el registro de esa evolución debería ser encontrada en algún lugar de las rocas del periodo precámbrico. Sin embargo no se han encontrado en algún lugar de la tierra, formas intermedias entre los organismos unicelulares y los invertebrados complejos.[6]

El registro fósil tampoco muestra formas transicionales entre las más importantes especies de invertebrados, entre los invertebrados y los vertebrados, y entre las mayores clases de peces.[7] Por ejemplo, si los peces evolucionaron en anfibios, entonces deberían existir formas transicionales que mostraran un cambio lento y gradual desde las aletas de los peces hasta las patas de los anfibios. Pero no se ha encontrado ni siquiera una sola forma transicional, que muestre alguna etapa intermedia entre las aletas y las patas. Hay una diferencia básica entre la anatomía de los peces y los anfibios. En los peces, los huesos pélvicos son pequeños y están ligeramente incrustados en el músculo. Tampoco hay conexión entre los huesos de la pelvis y la columna vertebral, pero esta conexión no es necesaria debido a que los huesos de la pelvis no tienen por qué y tampoco podrían soportar el peso del cuerpo. Sin embargo, en los anfibios los huesos pélvicos son muy grandes y están fijados firmemente a la columna vertebral. Un animal debe tener este tipo de anatomía para poder caminar.[8] Además, si se supone que los mamíferos (con una sola mandíbula inferior y tres huesos en el oído) han evolucionado desde los reptiles (con seis huesos en cada mitad de la mandíbula inferior y un solo hueso en el oído), entonces ¿donde se encuentran las formas transicionales, ya sea entre los seres vivos o en el registro fósil? No se ha encontrado ninguna criatura viva y ni un sólo fósil que represente alguna etapa intermedia, tal como alguno que poseyera tres huesos en la mandíbula y dos huesos en el oído.[9] Otras diferencias entre los mamíferos y los reptiles son el modo de reproducción, las glándulas mamarias, la regulación de la temperatura, el pelo y la forma diferente de respiración. Los mamíferos tienen un diafragma, mientras que los reptiles no lo tienen.[10]

La capacidad para volar de los insectos, aves, mamíferos (murciélagos) y reptiles (los terosaurios, ahora extintos), tenía que haber evolucionado en cuatro sucesos separados, pero no se ha encontrado ni una sola forma transicional de cualquiera de estas supuestas cuatro series.[11] Hay muchas diferencias entre los seres voladores y los no voladores, tales como los músculos, los huesos huecos, etc. Si la evolución se hubiera producido, el desarrollo de las alas hubiera sido una clara desventaja para un reptil que tuviera que competir con otros animales destinados a la vida en el suelo, pues las mandíbulas y los dientes de ese reptil tenían que convertirse en un pico sin dientes. Sería un misterio lo que comería el animal durante esa transición y cómo lo masticaría. Esto muestra muy fácilmente que el escenario evolutivo es absurdo.

Esto también demuestra que el registro fósil no es una secuencia ininterrumpida de cambios graduales según lo propuesto por la evolución, sino más bien la presentación de formas definitivas. Estas “lagunas transicionales” en el registro fósil, son una verdadera vergüenza para cualquier persona que crea en la teoría de la evolución. En las rocas, simplemente aparecen diferentes tipos de criaturas, sin ninguna evidencia de cambios graduales entre ellas. Charles Darwin, autor del famoso libro sobre el Origen de las Especies en 1859, reconoció la falta de evidencia fósil para su teoría, pero pensó que ésta se iba a encontrar. Desde la época en que Darwin escribió, han sido descubiertos miles de millones de fósiles, pero todavía no hay evidencia alguna de que haya sucedido realmente algún cambio gradual desde los organismos más simples, hasta las plantas y los animales más complejos. En realidad, la evidencia fósil está en contra de la teoría de la evolución de Darwin.[12] La mayoría de las personas no son conscientes de que los oponentes más fuertes de Darwin no fueron los clérigos, sino los expertos en fósiles.[13]

¿Qué hay sobre el arqueoptérix (ark-ee-‘op-ter-iks)? (“ala antigua”) [14]

Fósil de arqueoptérix

Los evolucionistas afirman que este fósil volador, es una forma transicional entre los reptiles y las aves. Éste tiene muchas características similares a las de las aves, tales como un ala aviar, plumas como las de las aves modernas, pies de percha y un hueso de espoleta. También tiene algunas características de los reptiles, incluidas las garras en las alas, dientes y cola larga. Sin embargo, algunas aves actualmente vivas, tales como el avestruz, el hoacín de América del Sur y el turaco de África, tienen garras en sus alas. Dado que varias aves fósiles tenían dientes y muchos reptiles no tienen dientes, los dientes no parecen ser un buen indicador de si una especie es un ave o un reptil. También se han encontrado fósiles de las aves modernas, en las mismas capas de roca donde se ha hallado el arqueoptérix. ¿Cómo podría ser éste el antepasado de los tipos de aves modernas, si existió al lado de éstas?[15] Además, se han encontrado fósiles de aves en algunas capas que los evolucionistas afirman que son de unos 75 millones de años anteriores a las de donde se encontró el arqueoptérix.[16] ¿Cómo podría el arqueoptérix, ser el antepasado de criaturas que supuestamente vivieron 75 millones años antes que él? Los dientes del arqueoptérix eran claramente diferentes a los de los reptiles.[17] Todas las características del arqueoptérix estaban completamente formadas y eran totalmente funcionales. No hubo medias escamas y medias plumas (“escaplums”), o medias piernas y medias alas (“pielas”). Uno de los grandes argumentos en contra de la evolución, es que un animal no hubiera podido sobrevivir con estructuras parcialmente desarrolladas.[18] Así, el arqueoptérix era un ave al 100% y no una forma transicional reptil-ave. Simplemente se trata de otra ave extinta que tenía dientes.[19]

Reconstrucción del arqueoptérix


Referencias


[1] Richard B. Bliss, Gary E. Parker, Duane T. Gish, Los Fósiles: Clave para el Presente, Creation Life Publishers, PO Box 15908, San Diego, CA, 1980, 4, 5.
[2] Paul S. Taylor, Libro Ilustrado de Respuestas Sobre Los Orígenes, Eden Productions, P.O. Box 41644, Mesa, AZ, 1990, 110.
[3] Ricki D. Pavlu, Evolución, Cuando el Hecho se Convirtió en Ficción, Word Aflame Press, Hazelwood, MO, 1986, 63.
[4] Bliss, Parker, Gish, 6.
[5] Ibídem, 16.
[6] Duane T. Gish, Evolución, el Desafío del Registro Fósil, Creation Life Publishers, El Cajón, CA, 1985, 54-56.
[7] Ibídem, 69.
[8] Ibídem, 72-73.
[9] Duane T. Gish, “Los Reptiles Parecidos a un Mamífero”, Artículo de Impacto No. 102, Institute for Creation Research, El Cajón, CA, Diciembre de 1981.
[10] Gish, 102.
[11] Ibídem, 103.
[12] Lawrence Richards, Simplemente no Podría Suceder – Evidencias Para Edificar la Fe de los Jóvenes, Word Publishing, Dallas, TX, 1989, 84-85.
[13] Phillip E. Johnson, Proceso a Darwin, InterVarsity Press, Downers Grove, IL, 1993, 45.
[14] Ibídem, 80.
[15] Bliss, Parker, y Gish, 47-50.
[16] Taylor, 42, 103.
[17] Duane T. Gish, “Sorprendentes Descubrimientos Afirman la Creación”, Artículo de Impacto No. 171, Institute for Creation Research, El Cajón, CA, Septiembre de 1987.
[18] Henry M. Morris, Bases Bíblicas Para la Ciencia Moderna, Baker Book House, Grand Rapids, MI, 1984, 341-342.
[19] Henry M. Morris, Creacionismo Científico (Public School Edition), CLP Publishers, San Diego, CA, 1974, 85.

jueves, 14 de febrero de 2013

La Ley de la Biogénesis


Por Arlo E. Moehlenpah, D.Sc. © Todos los derechos reservados.
Traducido por Julio César Clavijo Sierra, año 2013.

Capítulo 16 del libro: Creación Versus Evolución – Consideraciones Científicas y Religiosas. Para descargar completo este libro, de clic en este enlace:
www.pentecostalesdelnombre.com/images/CvE_Spanish%206-21-13.pdf


¿De Qué Manera la Teoría de la Evolución Contradice a la Ley de la Biogénesis?

La ley de la biogénesis es que la vida sólo puede provenir de otra vida. La vida no surge de las cosas que no tienen vida. [1] Esto es lo que observamos y lo que la Biblia enseña en Génesis capítulo 1, donde las diversas formas de vida fueron creadas para reproducirse según su especie. Tal vez el problema más difícil que enfrentan los evolucionistas, es la cuestión de cómo los sistemas vivos auto-replicantes pudieron formarse desde la no-vida donde los sistemas no se replican. [2] Algunos evolucionistas proponen que al principio, pequeñas moléculas inorgánicas tales como el agua, el metano y el amoniaco, de algún modo y por medio de reacciones químicas aleatorias, formaron los aminoácidos. Estos aminoácidos se combinaron para formar proteínas y con el tiempo células vivas. [3] La idea de que los seres vivos se producen de forma natural a partir de sustancias no-vivientes se llama generación espontánea, pero esto nunca ha sido observado, repetido o verificado, y por lo tanto esta idea no es científica.


¿Qué Tan Cerca Han Estado los Científicos de Crear Vida?

Aunque los científicos han sintetizado los aminoácidos, nunca han estado cerca de crear vida. Esta situación se puede comparar con una persona que haya producido solamente tres o cuatro ladrillos y que esté asegurando que está cerca de la finalización de un rascacielos de cincuenta pisos. [4] Aún si los científicos pudieran sintetizar la vida, esto sería el resultado de una planificación con mucho esfuerzo y tiempo, pero no sería un caso en el que la materia inerte haya generado vida espontáneamente.


¿Cuáles son Algunos de los Problemas Encontrados en la Idea de Sintetizar la Vida? 

1. Cuando los químicos sintetizan aminoácidos en un laboratorio, producen una mezcla 50:50 de dos isómeros ópticos diferentes. Las dos formas son conocidas como L-aminoácidos y D-aminoácidos. La L y la D, indican la dirección en la que se hace girar la luz polarizada cuando pasa a través de las soluciones. Estos isómeros son imágenes especulares una de otra y no se pueden superponer, al igual que una mano izquierda no se puede superponer en una mano derecha. Aunque químicamente hay poca diferencia, biológicamente los L-aminoácidos soportan la vida, pero los D-aminoácidos producen la muerte. Todas las proteínas necesarias para la vida, se forman solamente a partir de los L-aminoácidos. La adición de un solo D-aminoácido a una cadena de L-aminoácidos, puede destruir toda la cadena. [5] [6] [7]

2. Las células vivas más simples, son mucho más complejas que cualquier aminoácido o cualquier máquina jamás inventada por el hombre. En el capítulo 19, muestro la improbabilidad matemática de que la vida ocurra por casualidad.


¿La Vida es Solamente Química?


La vida está hecha de átomos, moléculas, soluciones y reacciones químicas. Sin embargo, cuando uno muere, los átomos, las moléculas y las soluciones todavía están allí. Así que mientras que la vida implica la química, la vida es mucho más que química. La molécula de ADN, que almacena la información hereditaria codificada, es extremadamente compleja. Muchos científicos están convencidos de que estas células nunca podrían haber llegado a existir por la pura química, sin orientación. La mezcla de productos químicos no crea espirales de ADN o cualquier otro código inteligente. El ADN solo reproduce ADN. [8]


¿Cuáles Fueron los Dos Experimentos Científicos que Desmintieron la Idea de la Generación Espontánea de la Vida? 

Experimento de Francisco Redi que desmintió la idea de la generación espontánea a nivel macro

Francisco Redi refutó la idea de que los gusanos se generaban espontáneamente desde la carne en descomposición. Esto lo logró mediante la colocación de muestras de carne en tres matraces separados. Él dejó un frasco abierto, a otro lo cubrió con una tela porosa, y al tercero lo cubrió con papel. Dejó que las tres muestras de carne se pudrieran. El olor de la carne en los dos primeros matraces atrajeron moscas, las cuales pusieron huevos en la carne del matraz abierto, y sobre la tela porosa del segundo matraz porque no fueron capaces de llegar hasta la carne. El papel que cubrió al tercer matraz sirvió como barrera del olor, así que las moscas no pusieron sus huevos sobre o cerca de este tercer matraz. Los huevos eclosionaron en larvas. Así, Redi demostró que los gusanos procedían de los huevos que las moscas habían colocado (la vida provino de la vida) y no de la generación espontánea. Este experimento destruyó el concepto de la generación espontánea a un nivel macroscópico.

Experimento de Louis Paster para desmentir la idea de la generación espontánea a nivel micro

Incluso después de los experimentos de Redi, algunas personas pensaron que la generación espontánea sí podría ocurrir a nivel microscópico. Ellos observaron que un caldo nutritivo que había sido esterilizado, pero que se dejó expuesto al aire, pronto se llenó de microorganismos. Sin embargo, Louis Pasteur demostró que los organismos se habían introducido en la sustancia nutritiva por medio de partículas de polvo que fueron transportadas por el aire. Él estableció esto mediante la colocación de este caldo nutritivo en un matraz conectado al aire sólo a través de un tubo muy estrecho y fuertemente curvado. El polvo en suspensión y las bacterias fueron atrapados en la superficie interior del tubo curvado, y el caldo se mantuvo estéril indefinidamente aunque el aire tuvo libre acceso al mismo. El trabajo de Pasteur, resolvió permanentemente el asunto de la generación espontánea. Su experimento demostró que el caldo esterilizado sólo se llenaría de bacterias si el polvo podía llegar a él, pero no lo haría si las bacterias del aire contaminado no podían llegar hasta él. El experimento de Pasteur dio un golpe mortal a la teoría de la generación espontánea. [9]


¿Qué Otras Ideas se Han Propuesto Para el Origen de la Vida en la Tierra?

Debido a los problemas que surgen con la propuesta de que la vida se produce por casualidad, algunos han sugerido que la vida debe haberse originado en algún lugar del universo y que después fue enviada a la tierra por alguna civilización extraterrestre avanzada. [10] Estas especulaciones insensatas todavía no explican el origen de la vida, sino que simplemente trasladan el origen de la vida a una parte no observable del universo. ¿Cómo podría la vida haber sobrevivido ante las severas condiciones encontradas en un viaje espacial? Es mucho más factible creer que Dios creó la vida.


Referencias

[1] Ricki D. Pavlu, Evolución, Cuando el Hecho se Convirtió en Ficción, Word Aflame Press, Hazelwood, MO, 1986, 123.
[2] Henry M. Morris, Creacionismo Científico (Public School Edition), CLP Publishers, San Diego, CA, 1974, 46
[3] Gary E. Parker, “El Origen de la Vida en la Tierra”, Creation Research Society Quarterly, Septiembre de 1970, 97.
[4] Lawrence Richards, Simplemente no Podría Suceder – Evidencias Para Edificar la Fe de los Jóvenes, Word Publishing, Dallas, TX, 1989, 67.
[5] Duane T. Gish, “La Racemización de Aminoácidos – Método de Datación” Artículo de Impacto No. 23, Institute for Creation Research, El Cajón, CA, 1975.
[6] Paul S. Taylor, Libro Ilustrado de Respuestas Sobre Los Orígenes, Eden Productions, P.O. Box 41644, Mesa, AZ, 1990, 22-23
[7] Brian Grantham, “Mi Evidencia Favorita Para la Creación”, Creación Ex Nihilo, Vol. 12, No. 1, Diciembre 1989-Febrero 1990, 36.
[8] Taylor, Libro Ilustrado, 23.
[9] Pavlu, Evolución, 122-126.
[10] Phillip E. Johnson, Proceso a Darwin, InterVarsity Press, Downers Grove, IL, 1993, 110.

martes, 5 de febrero de 2013

Testimonio del Hno. Joel Pérez Herrera Sobre la Revelación de la Unicidad de Dios

Testimonio del hermano Joel Pérez Herrera (5 de febrero de 2013)


El Señor Jesús les bendiga y que su gracia esté sobre todos ustedes y en especial sobre la persona que lee este testimonio a través de la página web de nuestro hermano Julio César Clavijo que ha sido bendición para nosotros.

Quiero compartirles por la gracia de mi Señor Jesús, el testimonio de la revelación de su nombre, que ha sido un bello regalo que Dios me dio para comenzar una obra en Manzanillo, México.

Mi nombre es Joel Pérez Herrera, tengo 37 años, soy casado, con un hijo pequeño y me dedico a la asesoría de logística portuaria en el puerto de Manzanillo, México.

Conocí de Dios en una iglesia trinitaria a los 21 años, en Acambaro Gto México. De ahí tuve que viajar al puerto de Manzanillo Col México por cuestiones de trabajo, donde seguí congregándome en una iglesia trinitaria. En mi afán por servir a Dios en mi corazón, oré por mi esposa a las 28 años y Dios me llevó a conocerla en una iglesia del G12 donde estuve por 5 años (más o  menos) cursando el instituto de preparación en esa organización, con temas tales como escuela de líderes, escuela de maestros, y donde siempre nos enseñaban que los que creían en el nombre de Jesús no querían al Espíritu Santo ni al Padre, y nos enseñaban que ellos blasfemaban contra el Espíritu Santo. Aunque en mí no estaba del todo claro esa enseñanza, yo pensaba que estaba en lo correcto, pues empecé a buscar un instituto bíblico trinitario en Manzanillo, donde estuvimos con el propósito de graduarnos para pastores, pero en ese instituto me hablaron más fuerte en contra de los que creían en el nombre y decían muchas cosas malas sobre ellos.

En una ocasión, en horas de la noche, Dios me trajo la revelación de que preparara un lugar y que reuniera a los de mi casa porque les iba a dar agua, pero yo le pregunte qué era lo que yo iba a enseñarles, entonces me comenzó a dar la revelación acerca de su nombre y el propósito de la salvación, mostrándome así que Él se manifestó de muchas maneras, y para traer su gracia se manifestó como el Hijo de Dios, para darnos ejemplo y también para darnos a nosotros la potestad de ser hechos hijos de Dios.

Comencé a buscar en la Biblia y en Internet para ver si existía alguien que ya estuviera predicando esto, ya que un pastor trinitario de Mazanillo me decía que me fuera con los unitarios, pero yo no sentía que tuviera que ir ahí, sino mas bien que tenía que levantar una obra como Dios me lo había mostrado y basado en Efesios 4:5: “un Señor, una fe, un bautismo”. Esta fe es la que muchos rechazan, por creer en un perfil doctrinal de hombres, como es el dogma de la trinidad.

Encontré en Internet una iglesia llamada IPUC (Iglesia Pentecostal Unida de Colombia) y encontré la pagina de Julio César Clavijo, y me di cuenta que lo que Dios me había revelado ya otros habían recibido. Era la misma revelación. Así como también descubrí lo que es el misterio de la piedad (1. Timoteo 3:16)  y de la Unicidad de Dios (Marcos 12:29).

Al descubrir lo que Dios ya me había mostrado, hablé con mi esposa y le prediqué acerca de la revelación del nombre de Jesús, ya que ella también era muy creyente como trinitaria, pero gracias a Dios me escuchó y entendió. Al no haber de momento quien nos bautizara en el nombre de Jesús, ella y yo nos bautizamos por sí mismos, sabiendo que ella tiene autoridad sobre mi cuerpo y yo sobre el de ella. Yo la bauticé invocando el nombre de Jesús y ella me bautizo a mí. Poco tiempo después bautizamos a 6 personas, de las cuales 4 eran trinitarias. Desde entonces preparé el lugar para reunir a mi familia y a más personas nuevas que se unieron  a este ministerio de poder que Dios me dio, revelándome que Jesucristo dio una orden en Mateo 28:19 aclarando que toda autoridad le fue dada sólo a Él en el cielo y en la tierra, a fin de que nosotros vayamos y bauticemos en el nombre, que sin duda es el nombre de Jesús (Hechos 2:38), creyendo en una fe poderosa y un Señor glorioso que es Jesucristo, nuestro único y verdadero Dios. (1. Juan 5:20).



Recibí en cada área de enseñanza las respuestas directamente de Dios sobre las declaraciones de esta revelación, en cuanto a como adorar a Jesús nuestro Dios, en cuanto a honrar al Padre, y también en cuanto a la blasfemia en contra de Dios (el Espíritu Santo). Desde entonces dejé la iglesia trinitaria y ahora mi esposa y yo estamos trabajando para enseñar la verdad. Tenemos personas que eran trinitarias y a quienes Dios envió directamente a nuestro ministerio pentecostal del nombre de Jesús, revelándoles que tenían que estar apoyando en nuestro ministerio.

La iglesia se llama centro cristiano Yahveh-Mekaddesh - Un Señor, una fe, un bautismo (Iglesia Pentecostal de Manzanillo)


¡Dios les bendiga!

lunes, 4 de febrero de 2013

Creación Versus Evolución


Por Arlo Moehlenpah, D. Sc. © Todos los derechos reservados.
Traducido por Julio César Clavijo Sierra, año 2011.

En su libro: “Creación Versus Evolución: Consideraciones Científicas y Religiosas”, el Doctor en Ciencias Arlo Moehlenpah, presenta diez razones por las que debemos creer en la creación en vez de creer en la teoría de la evolución de las especies. Esta información es útil para todo aquel que desee hallar la verdad, y para los cristianos se convierte en un excelente material para consolidar en Dios y en su Palabra nuestro sistema de creencias. El presente artículo es una panorámica del libro del Dr. Moehlenpah [1]  Para descargar este libro, de clic en este enlace: www.pentecostalesdelnombre.com/images/CvE_Spanish%206-21-13.pdf


Este tema es muy importante. Jesús se refirió a Moisés (aquel que registró la creación en el libro del Génesis), cuando dijo: "Porque si creyeseis a Moisés, me creeríais a mí, porque de mí escribió él. Pero si no creéis a sus escritos, ¿cómo creeréis a mis palabras?" (Juan 5:46-47). En otras palabras, ¿cómo podrá una persona creer que Jesús es el camino, la verdad y la vida, si no puede creer en el relato de la creación?

El cerebro de la gente ha sido lavado, para hacerles creer que la teoría de la evolución cuenta con el apoyo de pruebas científicas. En la mayoría de los consejos escolares y en los tribunales, se ha considerado el debate Creación Versus Evolución, como una cuestión entre Religión Contra Ciencia. Se ha  argumentado que la creación no se debe enseñar en las escuelas públicas, ya que es religión, pero que la evolución puede ser enseñada porque es ciencia. Consideremos lo siguiente:

1. La teoría de la evolución no es ciencia

El Método Científico

Es importante que sepamos qué es la ciencia y que seamos capaces de distinguir entre la ciencia y lo que es la falsamente llamada ciencia. Usted puede ver la definición de ciencia en varios diccionarios, y encontrará que las palabras claves son "observación", "experimentación", "verificable", "comprobable" y "repetible". En otras palabras, si no podemos observar, repetir, verificar o someter a experimentación, entonces no estamos hablando de ciencia. La teoría de la evolución de las especies nunca se ha observado, repetido o verificado por medio de algún experimento. Por lo tanto, la evolución no es científica.

2. La teoría de la evolución contradice las siguientes leyes científicas

A. La ley de la biogénesis

Ley de la biogénesis: La vida solo puede provenir de otra vida

La ley de la biogénesis declara que la vida sólo puede venir de otra vida. La vida no surge de objetos inanimados. Esto es lo que observamos y lo que enseña la Biblia en Génesis 1, donde las diversas formas de vida fueron creadas para reproducirse. Tal vez el problema más difícil que enfrentan los evolucionistas, es el de ser incompetentes para presentar sistemas auto-replicantes que puedan formar vida desde la no-vida. Nunca se ha observado, repetido o verificado que alguna vida haya provenido de la no-vida, y por lo tanto esa idea no es científica.

B. La ley de tipos o de clases

Ley de tipos o de clases: la vida se reproduce según su especie

La ley de tipos o de clases, muestra que la vida se reproduce según su propia especie. La frase "según su especie", se utiliza por lo menos diez veces en el relato de la creación (Génesis 1:11, 12, 21, 24, 25). Esto se aplica a los reinos vegetal y animal. Específicamente se mencionan hierbas, árboles, peces, aves, bestias y reptiles. Lo que esto significa, es que los árboles de pera producen peras y no plátanos ni micos. Las vacas tienen terneros y los caballos engendran potros. En otras palabras, "lo semejante produce lo semejante." La teoría de la evolución contradice la ley de clases, al decir que una clase de animal evoluciona hasta convertirse en otra clase.

C. La segunda ley de la termodinámica

La segunda ley de la termodinámica dice que un sistema dejado a su propio haber, con el tiempo tenderá a un estado de mayor desorden 

La segunda ley de la termodinámica, demuestra que los sistemas dejados en libertad, y al propio curso espontáneo de sus manifestaciones particulares, probabilística y aleatoriamente tienden hacia un estado de mayor desorden. Esto contradice la teoría de la evolución, la cual supone que desde una serie de trastornos ocurridos en el mundo, las partículas evolucionaron con el tiempo a una forma de vida ordenada. La segunda ley de la termodinámica, también contradice la idea de que una gran explosión o Big Bang, podría haber producido por sí sola un universo ordenado. Para que un modelo ordenado sea producido, debe haber un diseñador y energía. El orden del universo y la complejidad de los organismos vivos, confirma la obra de un Creador Divino.

3. La evolución de la vida es matemáticamente improbable

Basados en la teoría de la probabilidad, podemos concluir con confianza, que la vida no pudo haber surgido por casualidad desde la no-vida

Una de las evidencias más fuertes de la creación especial, es la imposibilidad matemática de que los sistemas altamente complejos en el universo, puedan haber surgido por casualidad.

Las probabilidades matemáticas se pueden calcular con precisión. Por ejemplo, la probabilidad de organizar de manera aleatoria tres cartas en una secuencia predeterminada, es de 1 en 6 (3 x 2 x 1). La probabilidad de organizar diez cartas en un orden predeterminado, es de 1 en 3.628.800, mientras que la posibilidad de organizar 100 cartas en un orden predeterminado es 1 en 10158. (10158 es un 1, seguido de 158 ceros). Así, a medida que aumenta la complejidad de lo esperado, es mucho más probable que el azar conduzca al desorden que a un sistema ordenado. Una célula viva es mucho más compleja que la organización ordenada de 100 cartas. Se ha estimado que la probabilidad matemática de que los átomos espontáneamente formen una sola célula viva, es de 1 en 1040.000. Por lo tanto, matemáticamente es improbable que la vida se produzca por casualidad. Incluso, la probabilidad de que las células vivas más simples puedan formarse por el tiempo y el azar, es mucho menor que la probabilidad de que una explosión en una imprenta pueda producir un diccionario.

Cada vez que uno ve cualquier complejidad real ordenada en la naturaleza, en particular la que se encuentra en los sistemas vivos, uno puede estar seguro de que esta complejidad fue diseñada y que no se dio por casualidad. Sin un Dios vivo para crear la vida, esta nunca podría haber llegado a existir, como lo demuestran sin lugar a dudas las probabilidades matemáticas.

4. El registro fósil no muestra evidencia de la evolución

Fósil de arqueopterix. 

Los fósiles son los restos endurecidos o rastros de plantas y animales en la corteza terrestre. Miles de millones de fósiles han sido descubiertos por todo el mundo. Para que una criatura adquiera la forma de un fósil, tiene que ser sepultada rápidamente a fin de que los carroñeros no puedan llegar hasta ella, y la sepultura debe ser lo suficientemente profunda para que la acción del oxigeno y de las bacterias queden excluidas. El diluvio universal descrito en la Biblia, ofrece la mejor explicación para esta rápida sepultura por los sedimentos. El registro fósil es una memoria de destrucción en masa, muerte y sepultura por la acción del agua con la acumulación de sus sedimentos.

El registro fósil no muestra una secuencia ininterrumpida de evoluciones graduales partiendo desde las simples partículas hasta llegar al hombre, tal como se propone por la teoría de la evolución de las especies. Simplemente, diferentes tipos de criaturas aparecen en las rocas sin ningún tipo de pruebas que demuestren una transición paso a paso entre ellas. La falta de formas transicionales en el registro fósil, trae una vergüenza real para todo aquel que crea en la teoría de la evolución. El registro fósil muestra que cada tipo es independiente, diferenciando muy bien a una especie de otra, y no da ninguna evidencia de evolución de una especie a otra. El registro fósil confirma el relato bíblico de la creación.

5. No hubo primates-homínidos 

Las reconstrucciones de primates-homínidos que se encuentran en libros, revistas y demás, son nada más que producto de la imaginación de artistas, pero no son ninguna evidencia científica de alguna evolución de la especie humana 

Adán fue el primer hombre (I Corintios 15:45), y Eva fue la madre de todos los vivientes (Génesis 3:20). Adán fue hecho a la imagen de Dios y la imagen de Dios era Jesús. Prácticamente, cada historia evolutiva que anteriormente se enseñó en las escuelas, ahora se ha desmentido. Tal es el caso de las historias de "los hombres prehistóricos". Por ejemplo, " El Hombre de Nebraska", que fue presentado como la primera evidencia de los primeros hombres en el hemisferio occidental, cuyo registro fósil era un diente, que luego fue identificado como el diente de un cerdo salvaje. La evidencia fósil de "El Hombre de Piltdown", fue un cráneo roto y una mandíbula, de los cuales se comprobó posteriormente que no se correspondían el uno al otro (es decir que no pertenecían al mismo ser vivo). Dichos huesos fueron químicamente tratados para hacerlos parecer antiguos y los dientes fueron limados para darles un aspecto desgastado ¡Todo se trató de una broma pesada!

Fraude de los supuestos homínidos

Aunque se hayan gastado millones de dólares, todos los huesos que supuestamente vinculan al mono con el hombre, pueden ser colocados sobre una sola mesa. A partir de estos fragmentos de huesos  o de dientes, no se puede determinar la forma de la nariz, de los ojos, de los labios o de las orejas, o la cantidad de pelo. Así que las reconstrucciones sobre "el origen del hombre", que comúnmente se presentan en libros y museos, se basan en muy poca evidencia y mucha imaginación, y todo se trata de trabajos artísticos en lugar de ciencia. Al asumir que la evolución es verdad, los artistas dibujaron y esculpieron las supuestas expresiones y características primitivas. Luego, ellos presentaron estas reconstrucciones, producto de su imaginación, como evidencia de la evolución.

6. Los fósiles de dinosaurios confirman nuestra fe en la Biblia

Posible ilustración del behemot descrito en el libro de Job (Job 40:15-24)

Los cementerios de dinosaurios hallados por todo el mundo, dan pruebas de un diluvio universal. Los restos dinosaurios hallados en Alaska, declaran que antes del diluvio existía en el mundo un clima cálido y uniforme. Además, los fósiles de dinosaurios dan crédito y confirmación de los dragones, de los gigantes y de los leviatanes mencionados en la Biblia.

7. Dios formó la tierra para ser habitada (Isaías 45:18)


La tierra, con todas sus características únicas, es el único planeta donde la vida ha sido encontrada. La inclinación de la tierra, la rotación, la traslación alrededor del sol, el aire, el agua y la vegetación, no son productos del tiempo y del azar. Sin esta inclinación, los enormes continentes de hielo y nieve no se acumularían en las regiones polares, convirtiendo a la mayor parte de la tierra en un seco desierto, que no sería capaz de sostener la vida. Si la tierra girara más lentamente, los días y las noches serían más largos y la vida  se quemaría durante el día o se moriría de frío por la noche. Sin el aire y el agua, no puede haber vida de plantas o animales sobre la tierra. La composición del aire es perfecta para la vida. Si la atmósfera fuera mucho más delgada, muchos de los millones de meteoritos que ahora se queman en la parte alta de la atmósfera, llegarían a la superficie de la tierra causando muerte, destrucción e incendios. Ningún otro planeta tiene agua. El agua tiene propiedades inusuales tales como su dilatación al congelarse, lo que impide que los lagos se congelen por completo, evitando la muerte de todos los peces. Así como una casa es diseñada para vivir en ella, la tierra no fue producida por el azar, sino que fue diseñada como un lugar para que la gente viva en ella.

8. Todo el universo muestra diseño y propósito


El  sol suministra la luz del día y proporciona la energía para la continuidad de la vida sobre la tierra. La fuerza gravitacional de la luna sobre la tierra, causa las mareas regulares lo que limpia los litorales. "Los cielos cuentan la gloria de Dios" (Salmo 19:1). El cielo fue hecho para que la humanidad disfrutara de su belleza, pero la tierra fue hecha para ser habitada. La creación atestigua muy claramente acerca de su Creador, de modo que los incrédulos no tienen excusa (Romanos 1:20).

9. El cuerpo humano da testimonio de nuestro Creador

El cuerpo humano es una asombrosa e increíble máquina que tiene un milagroso funcionamiento, y en la que día a día trabajan alrededor de 100 trillones de células

Los evolucionistas no tienen ningún mecanismo para explicar cómo podrían haber evolucionado los sistemas o los órganos del cuerpo, como los ojos, los oídos y los pulmones.

Dios diseñó los ojos para ver, los oídos para escuchar y los pulmones para respirar. Hay una gran diferencia entre "el 5% de un ojo" y "un 5% de visión”. Para que el ojo funcione, debe tener a todas sus partes complejas trabajando juntas. Un ojo parcialmente desarrollado sería completamente inútil. La cámara fotográfica siguió el modelo del ojo, y se ha llamado "un ojo hecho por el hombre" Si la cámara fotográfica fue diseñada, ¿no parece razonable creer también en que el ojo tuvo un diseñador? Cuanto más se estudia el cuerpo humano, más se aprecia la declaración de David, "Te alabaré, porque formidables, maravillosas son tus obras" (Salmo 139:14). Esto es cierto si uno estudia la célula humana, los órganos individuales, los diversos sistemas del cuerpo, o el cuerpo como un todo.

10. La creación y la evolución son puntos de vista religiosos

La teoría de la evolución de las especies es una creencia religiosa, y no tiene nada de científica

El problema no es de religión contra ciencia, sino de religión contra religión. Cualquier concepto con respecto a los orígenes (el génesis) no es científico, dado que los orígenes no fueron observados por los hombres y actualmente no se pueden observar, repetir o verificar. Los científicos sólo pueden hacer frente a la evidencia actual. La elección de aceptar la teoría de la evolución se convierte en una cuestión de fe, pues aceptar algo sin pruebas requiere de fe. Hebreos 11:1-3, dice: "Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve... Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía." Los cristianos creemos que Dios creó el universo, la vida y el hombre, mientras que los evolucionistas creen que el universo, la vida y el hombre de alguna manera evolucionaron sin dirección sobrenatural. La evolución no puede ser probada o demostrada, sólo puede ser creída.

Teniendo en cuenta la majestuosidad, la belleza y la complejidad de la tierra y el universo, es relativamente fácil creer en la creación. Pero para creer que la materia muerta puede crear vida, y sin tener alguna evidencia absoluta, se requiere fe de otro orden. Algunos creen que un huevo cósmico de energía, explotó para formar los elementos químicos, las estrellas, las galaxias y finalmente a las personas. Algunos incluso tienen fe para creer que la vida fue plantada en la tierra por una civilización desconocida proveniente del espacio exterior.

Dado que la evolución no puede ser observada, repetida o verificada, no es más científica ni menos religiosa que la creación. Una persona fue cuestionada: "¿Por qué usted no es un evolucionista?" Su respuesta fue: "No tengo la suficiente fe para creer que las partículas se dispusieron por azar en una forma tan ordenada que conllevara a la vida."


Notas: 

[1] Arlo Moehlenpah, es ingeniero químico y doctor en ciencias. Ha enseñado en varios institutos bíblicos de la Iglesia Pentecostal Unida Internacional. Las referencias académicas no fueron incluidas en este artículo, pero dichas referencias pueden ser encontradas en el libro del Doctor Moehlenpah, “Creation versus Evolution: Scientific and Religious Considerations”, Doing Good Ministries, 217 Bayview Way, Chula Vista, CA, 91910.
www.doinggood.org