jueves, 14 de febrero de 2013

La Ley de la Biogénesis


Por Arlo E. Moehlenpah, D.Sc. © Todos los derechos reservados.
Traducido por Julio César Clavijo Sierra, año 2013.

Capítulo 16 del libro: Creación Versus Evolución – Consideraciones Científicas y Religiosas. Para descargar completo este libro, de clic en este enlace:
www.pentecostalesdelnombre.com/images/CvE_Spanish%206-21-13.pdf


¿De Qué Manera la Teoría de la Evolución Contradice a la Ley de la Biogénesis?

La ley de la biogénesis es que la vida sólo puede provenir de otra vida. La vida no surge de las cosas que no tienen vida. [1] Esto es lo que observamos y lo que la Biblia enseña en Génesis capítulo 1, donde las diversas formas de vida fueron creadas para reproducirse según su especie. Tal vez el problema más difícil que enfrentan los evolucionistas, es la cuestión de cómo los sistemas vivos auto-replicantes pudieron formarse desde la no-vida donde los sistemas no se replican. [2] Algunos evolucionistas proponen que al principio, pequeñas moléculas inorgánicas tales como el agua, el metano y el amoniaco, de algún modo y por medio de reacciones químicas aleatorias, formaron los aminoácidos. Estos aminoácidos se combinaron para formar proteínas y con el tiempo células vivas. [3] La idea de que los seres vivos se producen de forma natural a partir de sustancias no-vivientes se llama generación espontánea, pero esto nunca ha sido observado, repetido o verificado, y por lo tanto esta idea no es científica.


¿Qué Tan Cerca Han Estado los Científicos de Crear Vida?

Aunque los científicos han sintetizado los aminoácidos, nunca han estado cerca de crear vida. Esta situación se puede comparar con una persona que haya producido solamente tres o cuatro ladrillos y que esté asegurando que está cerca de la finalización de un rascacielos de cincuenta pisos. [4] Aún si los científicos pudieran sintetizar la vida, esto sería el resultado de una planificación con mucho esfuerzo y tiempo, pero no sería un caso en el que la materia inerte haya generado vida espontáneamente.


¿Cuáles son Algunos de los Problemas Encontrados en la Idea de Sintetizar la Vida? 

1. Cuando los químicos sintetizan aminoácidos en un laboratorio, producen una mezcla 50:50 de dos isómeros ópticos diferentes. Las dos formas son conocidas como L-aminoácidos y D-aminoácidos. La L y la D, indican la dirección en la que se hace girar la luz polarizada cuando pasa a través de las soluciones. Estos isómeros son imágenes especulares una de otra y no se pueden superponer, al igual que una mano izquierda no se puede superponer en una mano derecha. Aunque químicamente hay poca diferencia, biológicamente los L-aminoácidos soportan la vida, pero los D-aminoácidos producen la muerte. Todas las proteínas necesarias para la vida, se forman solamente a partir de los L-aminoácidos. La adición de un solo D-aminoácido a una cadena de L-aminoácidos, puede destruir toda la cadena. [5] [6] [7]

2. Las células vivas más simples, son mucho más complejas que cualquier aminoácido o cualquier máquina jamás inventada por el hombre. En el capítulo 19, muestro la improbabilidad matemática de que la vida ocurra por casualidad.


¿La Vida es Solamente Química?


La vida está hecha de átomos, moléculas, soluciones y reacciones químicas. Sin embargo, cuando uno muere, los átomos, las moléculas y las soluciones todavía están allí. Así que mientras que la vida implica la química, la vida es mucho más que química. La molécula de ADN, que almacena la información hereditaria codificada, es extremadamente compleja. Muchos científicos están convencidos de que estas células nunca podrían haber llegado a existir por la pura química, sin orientación. La mezcla de productos químicos no crea espirales de ADN o cualquier otro código inteligente. El ADN solo reproduce ADN. [8]


¿Cuáles Fueron los Dos Experimentos Científicos que Desmintieron la Idea de la Generación Espontánea de la Vida? 

Experimento de Francisco Redi que desmintió la idea de la generación espontánea a nivel macro

Francisco Redi refutó la idea de que los gusanos se generaban espontáneamente desde la carne en descomposición. Esto lo logró mediante la colocación de muestras de carne en tres matraces separados. Él dejó un frasco abierto, a otro lo cubrió con una tela porosa, y al tercero lo cubrió con papel. Dejó que las tres muestras de carne se pudrieran. El olor de la carne en los dos primeros matraces atrajeron moscas, las cuales pusieron huevos en la carne del matraz abierto, y sobre la tela porosa del segundo matraz porque no fueron capaces de llegar hasta la carne. El papel que cubrió al tercer matraz sirvió como barrera del olor, así que las moscas no pusieron sus huevos sobre o cerca de este tercer matraz. Los huevos eclosionaron en larvas. Así, Redi demostró que los gusanos procedían de los huevos que las moscas habían colocado (la vida provino de la vida) y no de la generación espontánea. Este experimento destruyó el concepto de la generación espontánea a un nivel macroscópico.

Experimento de Louis Paster para desmentir la idea de la generación espontánea a nivel micro

Incluso después de los experimentos de Redi, algunas personas pensaron que la generación espontánea sí podría ocurrir a nivel microscópico. Ellos observaron que un caldo nutritivo que había sido esterilizado, pero que se dejó expuesto al aire, pronto se llenó de microorganismos. Sin embargo, Louis Pasteur demostró que los organismos se habían introducido en la sustancia nutritiva por medio de partículas de polvo que fueron transportadas por el aire. Él estableció esto mediante la colocación de este caldo nutritivo en un matraz conectado al aire sólo a través de un tubo muy estrecho y fuertemente curvado. El polvo en suspensión y las bacterias fueron atrapados en la superficie interior del tubo curvado, y el caldo se mantuvo estéril indefinidamente aunque el aire tuvo libre acceso al mismo. El trabajo de Pasteur, resolvió permanentemente el asunto de la generación espontánea. Su experimento demostró que el caldo esterilizado sólo se llenaría de bacterias si el polvo podía llegar a él, pero no lo haría si las bacterias del aire contaminado no podían llegar hasta él. El experimento de Pasteur dio un golpe mortal a la teoría de la generación espontánea. [9]


¿Qué Otras Ideas se Han Propuesto Para el Origen de la Vida en la Tierra?

Debido a los problemas que surgen con la propuesta de que la vida se produce por casualidad, algunos han sugerido que la vida debe haberse originado en algún lugar del universo y que después fue enviada a la tierra por alguna civilización extraterrestre avanzada. [10] Estas especulaciones insensatas todavía no explican el origen de la vida, sino que simplemente trasladan el origen de la vida a una parte no observable del universo. ¿Cómo podría la vida haber sobrevivido ante las severas condiciones encontradas en un viaje espacial? Es mucho más factible creer que Dios creó la vida.


Referencias

[1] Ricki D. Pavlu, Evolución, Cuando el Hecho se Convirtió en Ficción, Word Aflame Press, Hazelwood, MO, 1986, 123.
[2] Henry M. Morris, Creacionismo Científico (Public School Edition), CLP Publishers, San Diego, CA, 1974, 46
[3] Gary E. Parker, “El Origen de la Vida en la Tierra”, Creation Research Society Quarterly, Septiembre de 1970, 97.
[4] Lawrence Richards, Simplemente no Podría Suceder – Evidencias Para Edificar la Fe de los Jóvenes, Word Publishing, Dallas, TX, 1989, 67.
[5] Duane T. Gish, “La Racemización de Aminoácidos – Método de Datación” Artículo de Impacto No. 23, Institute for Creation Research, El Cajón, CA, 1975.
[6] Paul S. Taylor, Libro Ilustrado de Respuestas Sobre Los Orígenes, Eden Productions, P.O. Box 41644, Mesa, AZ, 1990, 22-23
[7] Brian Grantham, “Mi Evidencia Favorita Para la Creación”, Creación Ex Nihilo, Vol. 12, No. 1, Diciembre 1989-Febrero 1990, 36.
[8] Taylor, Libro Ilustrado, 23.
[9] Pavlu, Evolución, 122-126.
[10] Phillip E. Johnson, Proceso a Darwin, InterVarsity Press, Downers Grove, IL, 1993, 110.