jueves, 5 de diciembre de 2013

La Gloria Que el Hijo de Dios Tuvo Con el Padre Antes que el Mundo Fuese (Juan 17:5)


Por Julio César Clavijo Sierra
© 2013 Todos los Derechos Reservados.
No se puede publicar en otro sitio web sin el permiso del autor


Juan 17:5 es uno de los textos que mejor enseña la Unicidad de Dios. Este pasaje dice:

“Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese” (Juan 17:5).

Este texto está promulgando dos grandes verdades:

- La primera es la verdad de la manifestación de Dios en carne (Isaías 9:6, Mateo 1:23, 1. Timoteo 3:16), pues para que Jesús necesitara y pudiera orar debía ser un auténtico ser humano.

- La segunda es la presciencia de Dios, es decir que Dios conoce todo de manera anticipada.

La Verdad Sobre la Encarnación

Cuando vemos a Juan 17 dentro del contexto bíblico de la encarnación, estamos listos para hallar el verdadero significado de ese capítulo. De lo contrario no podríamos entender (y nos desviaríamos tal como lo hacen los trinitarios y los arrianos).

Siendo humano, Jesús oró por la misma razón por la cual los seres humanos necesitamos orar. (Salmos 65:2). [1] Note que en Juan 17:1 JESÚS ORA PIDIÉNDOLE AL PADRE QUE LE DE GLORIA (o que lo glorifique). Note también que “Jesús está orando por la glorificación que aún es futura en lo que al tiempo se refiere”. [2]  Esto nos demuestra que se trata de una gloria que ÉL RECIBIÓ como Hijo (es decir como un ser humano auténtico y victorioso). [3] Por eso Jesús también pudo decir en Juan 17:22: “LA GLORIA QUE ME DISTE, yo les he dado”. Note que esa gloria que Jesús recibió del Padre, también la dio a todos sus seguidores. Esto nos enseña que aquí no se está hablando de la gloria divina. “Dios es enfático en que Él nunca compartirá su gloria divina (Isaías 42:8; 48:11). Cristo no pudo dar su gloria divina a nadie, ni siquiera a los apóstoles. Pero Él les concedió la gloria de su ministerio terrenal, y la gloria que como hombre iba a recibir tras morir en la cruz para redimirnos de nuestros pecados”. [4] Esa gloria sí la puede compartir con sus seguidores y por eso nos ha prometido que Él “transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas” (Filipenses 3:21).

La Presciencia de Dios

La razón por la cual se habla de esa gloria como existiendo en la eternidad antes que el mundo fuese, obedece a la presciencia de Dios. Así como EN LA MENTE (o el plan) de Dios el Cordero fue inmolado desde antes de la fundación del mundo (Apocalipsis 13:8), asimismo EN LA MENTE de Dios, el Hijo tuvo gloria antes de que el mundo fuese, aunque esa inmolación y esa gloria del Hijo se materializaron cuando derramó su sangre en el Calvario, resucitó al tercer día y ascendió a los cielos, hace unos 2.000 años. “Si Jesús, el Cordero, pudo morir antes de que el mundo fuese hecho, entonces Él también pudo tener la gloria con el Padre antes de que el mundo fuese. Lo uno requiere de lo otro”. [5]

"Luego de su resurrección, Cristo ya no está sometido a las fragilidades y debilidades humanas pues dejó de ser un siervo sufrido. Ahora Él es el rey de gloria y posee todo el poder de Dios, siendo Señor de todos y el juez justo. La exaltación, glorificación y revelación completa de Cristo se dieron cuando ascendió a los cielos". [6] (Vea Efesios 4:8-10, Filipenses 2:9-11).

Las Expresiones: “Al Lado Tuyo” y “Contigo”

El “lado de Dios” al cual se refiere Juan 17:5 no es un lado físico, ya que Dios es el Espíritu omnipresente que no tiene un lado que pueda confinarlo. (Vea el Salmo 139:7-12). Así que aquí el “lado de Dios” tiene el mismo sentido que la diestra o poder de Dios. [7] La expresión que en Juan 17:5 se ha traducido: “contigo”, viene de las palabras griegas “para soi”. "Cuando ‘para’ se utiliza en el caso dativo, tiene una gama más amplia de significados que simplemente "con" o "al lado". Como lo señala el Léxico Louw-Nida, ‘para’ con el dativo incluye dentro de su gama de significados "en la opinión de", desde el punto de vista de un participante, marcando a un participante cuyo punto de vista es relevante para un evento. Así, ‘para’ se puede traducir "en la vista de, en opinión de, en el juicio de". Ciertamente Jesús, que comprendió más claramente que nadie que Dios es Espíritu, no quiso decir con ‘para soi’ que el Padre ocupa un espacio físico o que tiene una ubicación física y que Él, Jesús, se colocó a un lado físico del Padre antes de que el mundo fuese. Sin embargo, nada impediría la traducción "la gloria que yo tuve en tu punto de vista", "en tu opinión" o "en tu juicio" antes de que el mundo fuese". [8]

De manera que ese versículo puede ser interpretado así:

Ahora pues, Padre, glorifícame tú [con tu poder] con aquella gloria que tuve [en tu opinión o en tu mente] antes que el mundo fuese”.


Referencias

[1] Para una disertación más amplia acerca de las oraciones de Jesús, vea el artículo “La Herejía Trinitaria de Las Conversaciones Entre Tres "Personas Divinas” por Julio César Clavijo Sierra.
http://unicodios.blogspot.com/2011/06/la-herejia-trinitaria-de-las.html
[2] Ralph Vincent Reynolds. La Verdad de la Unicidad de Dios. 
http://unicodios.blogspot.com/2011/06/la-verdad-de-la-unicidad-de-dios.html
[3] Para un mayor entendimiento acerca del significado bíblico de Hijo de Dios aplicado al Señor Jesús, vea el artículo: “Explicando a los Trinitarios el Significado Bíblico de Hijo de Dios” por Julio César Clavijo Sierra.
http://unicodios.blogspot.com/2011/06/explicando-los-trinitarios-el_7475.html
[4] David K. Bernard. La Unión Entre el Padre y el Hijo.
http://unicodios.blogspot.com/2012/07/la-union-entre-el-padre-y-el-hijo.html
[5] Daniel L. Segraves. Reflexiones Sobre Juan 17:5
http://unicodios.blogspot.com/2011/06/reflexiones-sobre-juan-175.html
[6] Julio César Clavijo Sierra. "Un Dios Falso Llamado Trinidad”, primera edición, pág. 372.
[7] Para una comprensión acerca del significado bíblico de la diestra de Dios, vea el artículo: “La Diestra de Dios” por Julio César Clavijo Sierra.
http://unicodios.blogspot.com/2011/07/la-diestra-de-dios.html
[8] Daniel L. Segraves. Reflexiones Sobre Juan 17:5
http://unicodios.blogspot.com/2011/06/reflexiones-sobre-juan-175.html