martes, 25 de marzo de 2014

¿El Big Bang Encaja en la Biblia?

Por Jason Lisle (Dr. en Astrofísica). © Todos los derechos reservados
Capítulo 10 del Libro: Las Nuevas Respuestas 2 (The New Answers, Book 2)
Traducido por Julio César Clavijo Sierra, año 2014


El "Big Bang" es una versión acerca de cómo llegó a existir el universo. Se propone que hace miles de millones de años, el universo empezó en un pequeño punto infinitamente caliente y denso llamado singularidad. Esta singularidad, supuestamente contenía no sólo toda la masa y la energía que se convertiría en todo lo que vemos hoy en día, sino también el "espacio" en sí. Según este relato, la singularidad se expandió rápidamente, extendiendo la energía y el espacio.

Se supone que a través de grandes períodos de tiempo, la energía de la gran explosión se enfrió a medida que el universo se expandía. Alguna de ésta, se convirtió en materia de gases de hidrógeno y helio. Estos gases colapsaron para formar estrellas y galaxias de estrellas. Algunas de las estrellas crearon a los elementos más pesados en su núcleo y luego explotaron, distribuyendo estos elementos por el espacio. Algunos de los elementos más pesados, supuestamente comenzaron a juntarse y formaron la Tierra y los otros planetas.

Esta historia de los orígenes es completamente ciencia ficción, pero lamentablemente muchas personas dicen creer el modelo del Big Bang. Es particularmente preocupante que muchos cristianos profesantes hayan acogido a la gran explosión, tal vez sin darse cuenta de sus bases ateas. Ellos han optado por reinterpretar las claras enseñanzas de las Escrituras, en un intento de hacer que engranen con las creencias seculares sobre los orígenes.

Los Compromisos Seculares

Hay varias razones por las qué simplemente no podemos añadir el Big Bang a la Biblia. En última instancia, el Big Bang es una historia secular de los orígenes. Cuando se propuso por primera vez, fue un intento de explicar cómo pudo haberse originado el universo sin Dios. En realidad, se trata de una alternativa a la Biblia, por lo que no tiene sentido tratar de "añadirlo" a la Biblia. Vamos a examinar algunas de las profundas diferencias entre la Biblia y la visión secular sobre los orígenes expuesta por el Big Bang.

La Biblia enseña que Dios creó el universo en seis días (Génesis 1; Éxodo 20:11). Por el contexto del Génesis, es claro que éstos fueron días en el sentido ordinario (es decir, días de 24 horas), ya que estuvieron limitados por una noche y una mañana, y se presentan en una lista ordenada (el segundo día, el tercer día, etc.) Por el contrario, el Big Bang enseña que el universo ha evolucionado durante miles de millones de años.


La Biblia dice que la Tierra fue creada antes que las estrellas, y que los árboles fueron creados antes que el Sol. [1] Sin embargo, la visión del Big Bang enseña exactamente lo contrario. La Biblia nos dice que la Tierra fue creada como un paraíso, pero el modelo secular enseña que fue creada como una gota fundida. Ciertamente el Big Bang y la Biblia no están de acuerdo sobre el pasado.

Muchas personas no se dan cuenta de que el Big Bang no es solamente una versión del pasado, sino también del futuro. La versión más popular del Big Bang, enseña que el universo se expandirá para siempre y con el tiempo se quedará sin energía utilizable. Según esa historia, permanecerá así para siempre, en un estado que los astrónomos llaman "muerte térmica". [2] Pero la Biblia enseña que el mundo será juzgado y rehecho. El paraíso será restaurado. El Big Bang niega esta enseñanza bíblica fundamental.


Los problemas Científicos con el Big Bang

El Big Bang tiene también una serie de problemas científicos. Los partidarios del Big Bang se ven obligados a aceptar en "fe ciega", una serie de nociones que son totalmente incompatibles con la ciencia observacional real. Vamos a explorar algunas de las inconsistencias entre la historia del Big Bang y el universo real.

Monopolos Desaparecidos

La mayoría de la gente sabe algo acerca de los imanes - como el tipo de imanes que se encuentran en las agujas de las brújulas o el tipo de los se pegan en un refrigerador. A menudo decimos que los imanes tienen dos "polos" - un polo norte y un polo sur. Los polos que son iguales se repelen entre sí, mientras que los opuestos se atraen. Un "monopolo" es una partícula hipotética masiva que sería como un imán, pero sólo tendría un polo. Así, un monopolo tendría ya sea un polo norte o un polo sur, pero no ambos.

Los físicos de partículas, afirman que muchos monopolos magnéticos deben haber sido creados bajo las condiciones de la alta temperatura del Big Bang. Ya que los monopolos serían estables, deberían haber durado hasta nuestros días. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos de búsqueda, no se han encontrado monopolos. ¿Dónde están los monopolos? El hecho de que no encontremos ningún monopolo, sugiere que el universo nunca fue tan caliente. Esto indica que nunca hubo una gran explosión, y que lo actual es perfectamente coherente con la historia bíblica de la creación, ya que el universo no comenzó siendo infinitamente caliente.

El Problema de la Planitud


Otro grave problema del modelo del Big Bang, se llama el problema de la planitud. La tasa de expansión del universo parece estar muy finamente equilibrada con la fuerza de la gravedad, y esta condición se conoce como plana. Si el universo fuera el subproducto accidental de un Big Bang, es difícil imaginar cómo podría producirse esta fantástica coincidencia. La cosmología del Big Bang no puede explicar por qué la densidad de la materia en el universo no es mayor, provocando que se colapse sobre sí mismo (universo cerrado); o menor, haciendo que en el universo las partículas se aparten muy rápidamente (universo abierto).

El problema es aún más grave cuando extrapolamos hacia el pasado. Dado que cualquier desviación de planitud perfecta tiende a aumentar a medida que avanza el tiempo, sigue lógicamente que el universo debe haber sido aún más precisamente equilibrado en el pasado de lo que lo es hoy. Por lo tanto, en el momento del Big Bang, el universo habría sido prácticamente plano a una precisión extremadamente alta. Este debería haber sido el caso (suponiendo que se dio el Big Bang), a pesar del hecho de que las leyes de la física permiten una infinita gama de valores. Esta es una coincidencia que estira la credulidad al punto de ruptura. Por supuesto, en el modelo de la creación se espera que se de tal "equilibrio", ya que el Señor ha puesto a punto el universo para la vida.

Inflando las Complejidades

Muchos astrónomos seculares han llegado con una idea llamada "inflación", en un intento de solucionar los problemas de planitud y monopolo (así como otros problemas que no se abordan en detalle aquí, como el problema del horizonte). La inflación propone que el universo pasó temporalmente a través de un periodo de expansión acelerada. Sorprendentemente, no hay evidencia de apoyo real para la inflación, sino que parece ser nada más que una conjetura - al igual como su propio fundamento del Big Bang. Por otra parte, la idea de la inflación tiene sus propias dificultades, como por ejemplo lo que la inició y lo que la detuvo sin problemas. Además, incluso si la inflación fuera cierta, no se resuelven otros problemas del Big Bang. Estos se examinan a continuación.

¿Dónde Está la Antimateria?

Considere el "problema del número bariónico". Recordemos que el Big Bang supone que la materia (de hidrógeno y helio) fue creada a partir de la energía, cuando el universo se expandía. Sin embargo, la física experimental nos dice que cada vez que se ha creado materia desde la energía, esta reacción también produce antimateria. La antimateria tiene propiedades similares a la materia, con la diferencia de que las cargas de las partículas se invierten. (Por lo tanto, mientras que un protón tiene una carga positiva, un antiprotón tiene una carga negativa). Cualquier reacción donde la energía se transforma en materia, produce una cantidad exactamente igual de antimateria; no hay excepciones conocidas.

El Big Bang (que para empezar no tendría materia, sino solo energía) debería haber producido cantidades exactamente iguales de materia y antimateria, y eso debería ser lo que viéramos hoy en día, ¡pero no lo hacemos! El universo visible está compuesto casi en su totalidad de materia - con sólo pequeñas cantidades de antimateria en cualquier lugar.

Este problema que es devastador para el Big Bang, en realidad es compatible con la creación bíblica; éste es un rasgo de diseño. Dios creó el universo para ser esencialmente solo materia - y es una buena cosa la que Él hizo. Cuando la materia y la antimateria se juntan, violentamente se destruyen mutuamente. Si el universo tuvo cantidades iguales de materia y antimateria (como el Big Bang requiere), la vida no sería posible.

Omisión de las Estrellas de la Población III

El modelo del big-bang, solo puede dar alguna cuenta de la existencia de los tres elementos más ligeros (hidrógeno, helio y trazas de litio). Esto deja a unos 90 y tanto de los otros elementos presentes en la naturaleza sin poder ser explicados naturalmente. Dado que las condiciones en el Big Bang no serían las adecuadas para formar estos elementos más pesados (como los partidarios Big Bang lo reconocen fácilmente), los astrónomos seculares creen que las estrellas produjeron en su interior los elementos restantes por la fusión nuclear. Ellos creen que estos otros elementos se producen en las etapas finales de una estrella masiva que explota (una supernova). Luego la explosión distribuiría los elementos más pesados por el espacio. Las estrellas de segunda y tercera generación, estarían así: "contaminadas" con pequeñas cantidades de estos elementos más pesados.

Si esta historia fuera cierta, entonces las primeras estrellas se habrían conformado solamente por los tres elementos más ligeros (ya que éstos habrían sido los únicos elementos existentes inicialmente). Algunas de esas estrellas [3] aún deberían existir hoy, ya que su esperanza de vida potencial se ha calculado excediendo la (gran explosión) edad del universo. Estas estrellas se denominan estrellas de la "Población III" [4]. Sorprendentemente (para aquellos que creen en el Big Bang), en ningún lugar se han encontrado estrellas de la Población III. Todas las estrellas conocidas, tienen al menos pequeñas cantidades de elementos pesados en ellas. Es increíble cuando pensamos que en nuestra galaxia se estima que hay más de 100 mil millones de estrellas, y sin embargo, no se ha descubierto ni una sola estrella que se componga de solamente los tres elementos más ligeros.

El Colapso del Big Bang

Con todos los problemas mencionados anteriormente, así como muchos otros que son demasiado numerosos para incluirlos, no es de extrañar que un buen número de astrónomos seculares estén empezando a abandonar la teoría del Big Bang. A pesar de que sigue siendo el modelo dominante en la actualidad, un número creciente de físicos y astrónomos se están dando cuenta de que el Big Bang, simplemente no es una buena explicación de cómo empezó el universo. El 22 de mayo 2004, apareció en la revista New Scientist, una carta abierta a la comunidad científica escrita principalmente por científicos seculares [5] que desafiaron al Big Bang. Estos científicos señalaron que los copiosos supuestos arbitrarios y la falta de éxito de las predicciones del Big Bang, desafían la legitimidad del modelo. Entre otras cosas, afirmaron:

“Actualmente, el Big Bang se basa en un número creciente de argumentos hipotéticos, cosas que nunca hemos observado, tales como la inflación, la materia oscura y la energía oscura, que son los ejemplos más destacados. Sin ellos, habría una contradicción fatal entre las observaciones realizadas por los astrónomos y las predicciones de la teoría del Big Bang. En ningún otro campo de la física, este recurso continuo hacia nuevos objetos hipotéticos sería aceptado como una forma de cerrar la brecha entre la teoría y la observación. Esto por lo menos, plantearía serias dudas sobre la validez de la teoría subyacente”. [6]

Esta afirmación ya ha sido firmada por cientos de otros científicos y profesores de diversas instituciones. El Big Bang parece estar perdiendo popularidad considerable. Los científicos seculares rechazan cada vez más a la gran explosión en favor de otros modelos. Si se abandona el Big Bang, ¿qué le va a pasar a todos los cristianos que se comprometieron y afirmaron que la Biblia es compatible con el Big Bang? ¿Qué van a decir? ¿Van a decir que la Biblia en realidad no enseña el Big Bang, sino que más bien enseña el último modelo secular que se haya inventado? Los modelos seculares van y vienen, pero la Palabra de Dios no necesita ser cambiada, porque Dios lo expresó muy bien desde la primera vez.

Conclusión

El Big Bang tiene muchos problemas científicos. Estos problemas son sintomáticos de su cosmovisión subyacente incorrecta. El Big Bang asume erróneamente que el universo no fue creado sobrenaturalmente, sino que surgió por procesos naturales hace miles de millones de años. Sin embargo, la realidad no se alinea con esta noción. La historia bíblica  de la creación, explica la evidencia de una manera más directa y sin las especulaciones ubicuas que prevalecen en los modelos seculares. Pero en última instancia, la mejor razón para rechazar el Big Bang, es que va en contra de lo que el Creador del universo ha enseñado por sí mismo: "En el principio creó Dios los cielos y la tierra" (Génesis 1:1).


Notas al Pie

[1] El Sol y las estrellas fueron hechas en el 4º día (Génesis 1:14-19). La Tierra fue hecha en el día 1º (Génesis 1:1-5). Los árboles fueron creados en el día 3º (Génesis 1:11-13).
[2] A pesar del nombre de muerte térmica, actualmente el universo es extremadamente frío.
[3] Ciertas estrellas pequeñas (de la secuencia roja principal) no consumen su combustible rápidamente. Teóricamente, estas estrellas tienen suficiente combustible para durar mucho más tiempo que la edad estimada del (Big Bang) universo.
[4] Si una estrella tiene una muy pequeña cantidad de elementos pesados, se llama una estrella de la "Población II". Las estrellas de la Población II, se encuentran principalmente en el bulbo central de las galaxias espirales, en los cúmulos globulares de estrellas y en las galaxias elípticas. Si una estrella tiene una cantidad relativamente grande de elementos pesados (como el Sol), se llama de "Población I." Estas estrellas se encuentran principalmente en los brazos de las galaxias espirales. Las (hipotéticas) estrellas de la Población III, no tendrían en lo absoluto, elementos pesados.
[5] Las alternativas al Big Bang que estos científicos han sugerido, son igualmente anti-bíblicas. Estas incluyen la teoría del estado estacionario y la cosmología del plasma.
[6] E. Lerner y otros. Una carta abierta a la comunidad científica. New Scientist 182 (2448):20, 22 de mayo de 2004. Disponible en línea en www.cosmologystatement.org


Nota: Este artículo fue publicado originalmente en idioma inglés en Answer in Genesis, y se puede llegar a él siguiendo este enlace: http://www.answersingenesis.org/articles/nab2/does-big-bang-fit-with-bible