miércoles, 14 de septiembre de 2016

Resumen de la Obra “Bosquejo de Dogmática” de Karl Barth


Por Julio César Clavijo Sierra
© 2016 Todos los Derechos Reservados.
No se puede publicar en otro sitio web sin el permiso del autor

Karl Barth (1886 – 1968)

Karl Barth (1886 – 1968), es considerado uno de los principales teólogos del siglo XX. Se rebeló contra la teología liberal en la cual se había formado, y fundó una corriente que se ha conocido como la neo-ortodoxia, ya que enfatizó nuevamente en doctrinas fundamentales que la teología liberal había negado, tales como la soberanía de Dios, la revelación de Dios en Cristo, el pecado de la humanidad, la gracia de Dios, y la necesidad de un encuentro personal con Dios. En contraste con la teología liberal, Barth dijo que la base del cristianismo es la revelación y no la razón. Pero a pesar de lo anterior, la neo-ortodoxia al igual que la teología liberal, no reconoció por completo el mensaje sobrenatural de la Biblia, no creyó en la infalibilidad plena de la Biblia, construyó sobre la filosofía existencial y se convirtió en motor del ecumenismo.

Karl Barth mostró un buen entendimiento acerca de la Unicidad de Dios, y aunque utilizó el término “trinidad”, no lo hizo para hablar de “tres personas divinas y distintas”, sino que lo hizo para decir que los conceptos de Padre, Hijo y Espíritu Santo se refieren a tres “modos de ser” en Dios. Aun así, Karl Barth nunca estuvo asociado con el movimiento pentecostal unicitario, que es la corriente que en el tiempo actual ha sido la más representativa en la proclamación de la doctrina de la Unicidad de Dios.

Karl Barth publicó una obra titulada Bosquejo de Dogmática (o Esbozo de Dogmática), que corresponde a la puesta por escrito de unas conferencias sobre el llamado Credo de los Apóstoles, que impartió en la Universidad de Bonn, en Alemania, en el verano de 1946, poco tiempo después de terminada la segunda guerra mundial. [Dicha obra se puede conseguir gratuitamente en formato pdf]. En ella se puede apreciar claramente el pensamiento unicitario (modalista) de Barth y por ello he querido presentar este resumen de dicha obra, a fin de animarle a que la lea completa.  

-.-.-.-

Dogmática es la ciencia por la cual la Iglesia, según el estado actual de su conocimiento, expone su mensaje críticamente, esto es, midiéndolo por medio de las Sagradas Escrituras (autoridad absoluta) y guiándose por sus escritos confesionales (autoridad relativa). Ahora nos proponemos estudiar la Dogmática en bosquejo, guiándonos por el texto clásico conocido como El Credo Apostólico, aunque es bien sabido que no fueron los apóstoles quienes pronunciaron primero esta confesión de fe, ya que su texto procede del siglo III, pero goza de gran importancia en el sentido de que llegó a imperar en la iglesia cristiana en general.

Creo: Yo creo... Sí; pero no creo en mí, sino en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, y la libertad para toda esa amplísima confianza es la fe. Dios implanta su Palabra, su revelación en la razón humana, y por eso  creer es conocer. Allí donde se cree cristianamente, tiene lugar de un modo ineludible una confesión pública de esa fe.

En Dios: Dios mismo se nos da a conocer.

Padre: El único Dios es el Padre, y al llamarlo así nos referimos a su modo de ser paternal, ya que nosotros somos criaturas suyas.

Todopoderoso: Dios no conoce límites. Él puede todo aquello que Él quiere.

Creador: Dios, sin necesitar de nosotros, ha creado el cielo y la tierra y así también me ha creado a mí por pura bondad y misericordia paternales.

Del cielo y de la tierra: La alianza entre Dios y el hombre es el sentido y la gloria, el fundamento y el fin de los cielos y de la tierra.

Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor: Cristiano es el hombre que confiesa a Jesucristo como su Señor, es decir como el único Dios que se hizo hombre para nuestro bien, y que seguirá siendo hombre eternamente para nuestro bien. Jesucristo es la realidad del pacto entre el hombre y Dios, y por eso la cristología es la piedra angular de todo conocimiento de Dios. Al llamar Hijo al único Dios, nos estamos refiriendo a su modo de ser humano. Así es como vio la Iglesia antigua a Jesucristo, y por lo tanto suspirar de ortodoxia tomando como referente a la filosofía griega, es sencillamente pueril.

Que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de santa María Virgen: Jesucristo hombre no tiene padre terrenal, sino que Él tiene su origen decididamente en Dios, esto es; su principio histórico consiste en que Dios en persona se hizo hombre.

Padeció bajo el poder de Poncio Pilato: Pilato representa la degeneración del Estado, la injusticia, la condena de un hombre inocente. El hombre Jesús padeció en cuerpo y alma la ira de Dios contra el pecado de la humanidad entera.

Fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos: En la muerte de Jesucristo, Dios mismo se humilló y se prestó a ejecutar su derecho, tomando sobre sí el castigo que merecía el hombre pecador, librándolo de todo ello.

Al tercer día resucitó entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre, Todopoderoso: Dios no se humilló en vano en su Hijo, antes bien lo hizo para la propia confirmación de su gloria y para la exaltación del hombre.

Desde allí vendrá a juzgar a vivos y a muertos: Cristo vendrá poseyendo y ejercitando la omnipotencia divina; vendrá como Aquel en cuyas manos está determinada nuestra existencia entera.

Creo en el Espíritu Santo: El Espíritu Santo es el único Dios en su modo de ser actuante en el hombre. El Espíritu Santo no es distinto de Jesucristo, ya que el Espíritu Santo es el Espíritu de Jesucristo, y por lo tanto es imposible separar al Espíritu y a Jesucristo. Pablo dice: "El Señor es el Espíritu". El nuevo nacimiento del Espíritu, se trata de que Cristo toma posesión de mí, para poder vivir cristianamente.

La Santa Iglesia Católica, la comunión de los santos: Aquí el concepto de católico se toma en su sentido antiguo, refiriéndose a universal, y no se refiere a la Iglesia Romana. Se refiere a la Iglesia fundada por Jesucristo que se deja gobernar únicamente por Él; a la congregación de aquellos que están unidos a Jesucristo mediante el Espíritu Santo, y que independientemente de cualquier diferencia denominacional, constituyen la única y santa iglesia universal.

El perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida perdurable. Amén: El cristiano, a pesar de su pecado, recibe la justificación divina por el testimonio del Espíritu. El bautismo en agua nos recuerda que somos propiedad de Jesucristo por medio de la fe en Él. El cristiano recibe por la Santa Cena el testimonio que se refiere a la resurrección de Jesucristo y así también a la promesa de la participación del hombre en el reino eterno glorioso, cuando Dios sea todo en todas las cosas.